cancer de pulmon fumar

¿En cuánto tiempo da cáncer de pulmón por fumar?

Son muchos los aspectos específicos que intervienen al momento de calcular el tiempo que transcurrirá para contraer cáncer de pulmón en caso de fumar, por tanto, es posible que haya variaciones en la determinación. Ahora, lo que no cambia es la mayor propensión que tienen los fumadores para desarrollar cáncer de pulmón.

Pero además de fumar, acción motivadora de otros tipos de cáncer, valdría la pena saber que existen otras actividades que pueden ser desencadenantes de cáncer pulmonar. 

Relación de fumar con el cáncer 

Sabemos que los efectos del cáncer pueden alcanzar niveles devastadores tanto físicamente como en el plano anímico. Pero lo que muchos desconocemos es que el hecho de fumar potencia enormemente la posibilidad de contraerlo en sus diferentes tipos. 

Ante la presencia de cáncer lo más aconsejable es decirle adiós al cigarrillo, pues fumar no sólo origina múltiples complicaciones durante la enfermedad sino que impide que el organismo se defienda y responda al desbordamiento anormal de las células.

Las investigaciones señalan que el tabaquismo se encuentra asociado a más de una decena de tipos de cáncer, de allí la imperiosa necesidad de evitarlo o abandonarlo, bien sea porque es un factor de riesgo o porque no conviene mantenerlo una vez diagnosticado el cáncer.

No fumar o evitar estar expuestos al humo del cigarrillo, disminuye las probabilidades de padecer cáncer de pulmón, de laringe, de esófago, de páncreas, de cavidad oral, de riñón, de estómago, de cuello uterino e incluso de leucemia mielógena aguda, caracterizada por la presencia abundante de glóbulos blancos inmaduros.  

De modo que el hecho de fumar y padecer cáncer es casi un acto suicida o no recomendable, entre otras razones, porque acelera la muerte.   

Riesgo de cáncer de pulmón en fumadores 

Como hemos visto, son muchos los tipos de cáncer vinculados con el hábito de fumar, pero sin duda, son los pulmones los órganos que más sufren de cerca los efectos de esta perniciosa práctica. 

Al recaer en los pulmones la función vital que posibilita la respiración (para lo cual ellos reciben, transforman y suministran a la sangre el oxígeno necesario para vivir) no es difícil concluir que sus lesiones inician cuando el humo tóxico del cigarrillo ingresa a ellos a través de las vías respiratorias. 

Por consiguiente, no es casual que la mayor cantidad de cáncer pulmonar sea diagnosticado en personas fumadoras, como tampoco lo es hallar cáncer de garganta o de la cavidad oral, igualmente, en fumadores.

Y es tan recurrente el enunciado anterior que grupos de especialistas se han dado a la tarea de diseñar herramientas de cálculo y programas que permitan aproximarse a las probabilidades de que un fumador padezca, en el futuro, cáncer de pulmón. 

En estas pruebas son varios los factores considerados para predecir el riesgo de cáncer pulmonar, algunos de ellos son: la edad del fumador, cantidad de años fumando, el número de cigarrillos fumados al día y en caso de haber abandonado el hábito de fumar, el tiempo de abstinencia.  

Uno de los estudios llevado a cabo en Estados Unidos encontró que el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, durante los 10 años venideros será de casi 1% en fumadores con menos complicaciones pero podría alcanzar 16% en los fumadores con elementos de riesgo extra como tener otras enfermedades, llevar una alimentación no balanceada, tener sobrepeso, entre otros. 

En cualquier escenario, la utilidad de programas estadísticos de esta índole radica en que suponen una oportunidad para identificar y ayudar a tiempo a posibles víctimas del cáncer pulmonar.

Hasta ahora hemos esbozado la posibilidad de cáncer de pulmón en fumadores, pero sería inadecuado no llamar la atención sobre el peligro que corren los no fumadores al verse rodeados del humo de segunda mano. 

Los fumadores pasivos, como se conoce a estas figuras, son aquellas personas que por encontrarse cerca de quienes fuman se ven expuestos y casi obligados a inhalar tanto el humo proveniente del cigarrillo como el exhalado por quien fuma. En consecuencia, al igual que los fumadores, los no fumadores podrían sufrir afecciones pulmonares, incluyendo el cáncer. 

Factores de riesgo del cáncer de pulmón 

Fumar encabeza la lista como principal factor de riesgo de padecer cáncer pulmonar. Como es señalado en el espacio virtual cdc.gov, el humo del tabaco es una combinación que alberga centenares de sustancias, cuya mayoría son dañinas. Y se tiene conocimiento de al menos 70 sustancias tóxicas presente en el cigarrillo que ocasionan cáncer en humanos y en animales.  

A su vez, el riesgo va creciendo si con el paso de los años la persona no abandona el hábito de fumar y si incrementa la cantidad de cigarrillos durante el día. 

Inhalar, sin ser fumador, el humo emanado por quienes fuman también propicia la aparición de cáncer pulmonar, dado que los pulmones al recibir el aire venido del exterior lidian y entran en contacto con esas sustancias tóxicas. 

El gas natural radón, procedente del suelo y de rocas, también puede ser un detonante de esta enfermedad. Puede quedarse atrapado en construcciones, incluyendo casas, y pasar desapercibido porque carece de olor. Después del tabaquismo, esto podría ser el segundo factor de riesgo en el cáncer pulmonar. 

El contacto de fumadores, especialmente, con otros elementos como el asbesto o el arsénico acrecientan dicho riesgo. Ocurre lo mismo con las personas que previamente han recibido radioterapia en el tórax como tratamiento para combatir algún tipo de cáncer.  

En vista de que fumar destaca como la principal causa asociada al cáncer de pulmón y de otros tipos más, es necesario saber que no es el mero acto de fumar en sí lo que afecta a los pulmones, sino que el humo emanado por la persona fumadora ataca, casi en la misma proporción, todo el sistema respiratorio de quienes estén cerca del fumador, por ello se convierten en fumadores pasivos.

Por último e independientemente de si son muchos los años que puede tardar en aparecer el cáncer pulmonar, lo más idóneo es tratar de socavar los factores de riesgo, pues con ello estaríamos abogando por nuestra salud y por la de quienes nos rodean. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s