apendicitis

Apendicitis ¿cómo desinflamar el apéndice de forma natural?

A diferencia de otras afecciones, la apendicitis se caracteriza por aparecer repentinamente y acompañada de un dolor que en breve tiempo se intensifica. Por consiguiente, si al penetrante dolor se suman otros síntomas es urgente acudir al médico.

El punto de partida de la apendicitis es la inflamación del apéndice. Si impedimos que este componente del aparato digestivo se inflame o si logramos desinflamarlo mediante mecanismos naturales, nos evitaremos el sobresalto de ingresar a quirófano para que sea extirpado el apéndice. 

¿Qué es la apendicitis?

Ubicado en el lado inferior derecho del abdomen y contiguo al intestino grueso, el apéndice es la parte que se inflama cuando hay apendicitis. La inflamación del apéndice es producto de la obstrucción del mismo, pues por formar parte del colon, o intestino grueso, los residuos fecales pueden tapar el apéndice, lo que multiplicaría las bacterias en él. 

La apendicitis calificada por especialistas como una enfermedad inflamatoria infecciosa es poco habitual, pero en caso de surgir amerita de revisión médica inmediata, dado que el apéndice puede estallar y acarrear graves consecuencias.  

¿Cómo detectarla a tiempo?

Advertir o detectar a tiempo la apendicitis será determinante en su tratamiento. Para ello el especialista precisará de los síntomas señalados por el paciente; manipulará su abdomen, solicitando el movimiento de la pierna derecha, especialmente, y atenderá al factor tiempo para el diagnóstico.  

La apendicitis alcanza elevados niveles de dolor en breve tiempo. Suele ocurrir que en la medida que transcurren las horas el dolor se incrementa, especialmente al caminar o toser. Por ello si el dolor no se detiene en doce horas, es señal de apendicitis. 

Ante el súbito y punzante dolor en la zona baja derecha del abdomen, resulta contraproducente automedicarse analgésicos, puesto que en lugar de cooperar en el temprano diagnóstico de la apendicitis, el medicamento ocultará temporalmente la afección. 

Síntomas

El dolor abdominal enfocado en la parte inferior derecha del abdomen es el signo más notable, sin embargo, muchos pacientes refieren un dolor en todo el abdomen iniciado en el ombligo. Según lo acotado en el espacio hospitalaleman.org.ar esta dolencia se vuelve más intensa cuando se fija en la fosa ilíaca derecha. 

Manifestar náuseas, vómito, meteorismo (gases) e incremento de la temperatura, también son señales que pueden indicar apendicitis. Asimismo, presentar modificaciones en el tracto digestivo ya sea estreñimiento o diarrea orienta al momento de detectar esta afección. 

Se suma a la sintomatología la disminución del apetito; la distención o abultamiento del abdomen y temblores. 

¿Por qué se inflama el apéndice? 

Por ser una pequeña bolsa sin salida y pertenecer al espacio intestinal, el apéndice es un órgano susceptible de sufrir bloqueos. El principal motivo adjudicado a la inflamación del apéndice es la infección originada por alguna obstrucción en su interior. 

La multiplicación rápida de bacterias, consecuencia de la mezcla de mucosidad más restos fecales, hacen que el apéndice se inflame, aumente de tamaño y que aparezca pus en él. Mientras dicha bolsa se va agrandando, la presión generada tanto en sus paredes como en  sus vasos sanguíneos ocasiona su ruptura.

Pero además de residuos de excrementos, el crecimiento de tejidos linfáticos motivado por una infección de origen bacteriano o viral es señalado como posible causa de la inflamación del apéndice. También, un organismo extraño, parásitos intestinales o un tumor podrían saturar el apéndice llevando a su inflamación.  

Tratamiento

En vista de la función, hasta cierto punto, accesoria del apéndice y debido a la magnitud de sus consecuencias en caso de desbordarse, el tratamiento más recurrente es su extracción mediante una cirugía. Este procedimiento quirúrgico se conoce como apendicetomía y en la gran mayoría de veces se realiza de emergencia.

Igualmente, una intervención laparoscópica resulta adecuada siempre y cuando haya certeza en el diagnóstico. La ventaja de este mecanismo reside en que como son incisiones pequeñas, el dolor postoperatorio será menor. 

¿Cómo desinflamar el apéndice de forma natural?

Hemos comunicado tanto la complejidad como la rápida respuesta clínica que requiere la apendicitis. No obstante, si sospecha que su apéndice está inflamado y siempre que el dolor abdominal en el lado derecho no sea constante ni penetrante, podrían ser de utilidad algunas prácticas naturales para desinflamarlo.

Dada la adyacencia del apéndice con el intestino grueso, es recomendable limpiar este último. Para ello será necesario ingerir abundante agua y omitir, en la medida de lo posible y durante un tiempo prudencial los alimentos sólidos y de difícil digestión. 

Tomar jugos de vegetales resultará beneficioso, no sólo porque el líquido es necesario para la limpieza y el tránsito intestinal sino porque los vegetales aportan nutrientes. Por ejemplo, el jugo de zanahoria, remolacha más pepino es muy aconsejable, especialmente, por el poder diurético y liberador de toxinas del pepino.

Conocidas por sus cualidades medicinales muchas plantas podrían contrarrestar la inflamación del apéndice, sobre todo, aquellas con rasgos antibacterianos, recordemos que una de las causas de la apendicitis podría ser, precisamente, una infección de origen bacteriano. Así, las infusiones de tomillo, de romero o de menta serían opciones favorables. 

Otra práctica que podría funcionar en la desinflamación del apéndice es la acupuntura, cuya condición, en este caso, es que el abdomen no se halle ni contraído ni distendido. También es importante que este tratamiento de la medicina china sea llevado a cabo por un profesional.

Por último, es aconsejable aplicarse cataplasmas de arcilla. Tanto los minerales del barro así como su fría temperatura, cooperarían en la disminución del dolor e inflamación del apéndice. 

La inmediatez de atención médica que exige la apendicitis, una vez diagnosticada, es señal de la gravedad que puede ocasionar. Por ello es necesario vigilar atentamente los síntomas, la intensidad y el tiempo en que los mismos se manifiestan. 

Pero en aras de esquivar una intervención quirúrgica, con antelación podemos desarrollar acciones que impidan la inflamación del apéndice como consumir alimentos que dispongan de alto contenido de fibra: cereales integrales, verduras y frutas.  

Además de ingerir suficiente agua, facilitadora del tránsito intestinal, separar semillas sólidas de líquidos (colar el jugo de guayaba) reduce el riesgo de que se acumulen desechos en el apéndice y en consecuencia que sufra alguna obstrucción. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s