cancer colon causas

Causas y etapas del cáncer de colon

El cáncer de colon ha tenido un alto repunte en los últimos años y se cree que esto es debido a factores genéticos así como tienen un peso significativo dietas poco saludables con deficiencia de fibra, obesidad, alcoholismo, tabaquismo y una predisposición al sedentarismo.

A continuación conoceremos las causas más comunes que originan este padecimiento, además de sus etapas, lo cual ofrece una mejor comprensión del estado del cáncer y cómo debemos tratarlo.  

¿Qué es el cáncer de colon y recto? 

A menudo también llamado cáncer colorrectal, es una afección que tiene origen cuando células dañinas empiezan a crecer en la zona del intestino grueso, canal específico por el que son expulsados los desechos del organismo. 

Es muy común que en el interior de las paredes del colon empiecen a crecer pólipos, que son regularmente benignos, aunque los mismos se convierten en un factor de riesgo, puesto que más adelante, con los años, pueden devenir en cáncer.

Síntomas 

Al principio, cuando los pólipos son pequeños, no generan síntoma alguno. Por lo que se recomienda, en aras de la prevención, chequeos periódicos después de los 50 años, que es la edad en que este tipo de cáncer tiene mayor recurrencia.

Ya cuando hay un crecimiento notable del pólipo pudiera generar los siguientes síntomas: 

Cambios constantes en la consistencia de las heces, que llegan a incluir diarrea o estreñimiento. Además puede evidenciarse sangrado en estas deposiciones.  

Hay una tendencia a padecer malestar estomacal, que incluye dolor, calambres o gases.

Otro de los síntomas comprende, al defecar, sensación de que se hace a medias. 

Asimismo, la persona padece fatiga y debilidad generalizada, así como una injustificada pérdida de peso.

Causas del cáncer de colon 

Si bien no se ha determinado con exactitud la causa que provoca el cáncer de colon, hay avances que indican determinados factores de riesgo a tener en cuenta. Por ejemplo, los antecedentes personales y familiares son dos de ellos.

En lo personal contará: si el organismo tiende a desarrollar pólipos en cantidad, si ya se sobrepasa los 50 años y si son padecidas enfermedades intestinales inflamatorias, como colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn.

Lo familiar está ligado al ADN, y es que en él se haya contenida información específica que permite conocer el desenvolvimiento de las células del organismo. Es así que si se tienen familiares que hayan tenido esta enfermedad se corre el riesgo de sufrirla también. 

Y es que hay síndromes congénitos específicos que pueden desencadenar el cáncer de colón, como el síndrome de Lynch o cáncer colorrectal hereditario no polipósico (HNPPCC) y la poliposis adenomatosa familiar (PAF).

Por otra parte, estudios concuerdan en que la raza afroamericana posee un mayor riesgo de presentar este tipo de cáncer.

Una dieta con deficiencia en fibra y alta en grasas saturadas, igualmente, aumentaría los riesgos, así como también las personas con obesidad y con estilo de vida sedentario.

Enfermedades como la diabetes pueden propiciar el cáncer de colon.

Finalmente, tanto el exceso de alcohol y de cigarrillo son factores nocivos que pueden desencadenar cáncer de colon.

Etapas del cáncer de colon 

Para seguir el tratamiento más conveniente así como la gravedad del cáncer, conviene conocer la etapa en que se encuentra. Esto se hace a través de un proceso de estadificación.

Según la página web https://www.cancer.org, el sistema de estadificación TNM del American Joint Committee on Cáncer (AJCC), es el que se emplea para el cáncer de colon.

En el mismo se atiende a las características del tumor (T), su propagación hacia los ganglios linfáticos (N) o hacia otros órganos (M). La combinación de estas tres variables dará como resultado la etapa específica en que se encuentra el cáncer.

Estas fases suelen ser identificadas con números, que van desde el 0, que se refiere a una fase inicial, e incluso, cuando se puede identificar el crecimiento de células anormales hasta la etapa IV, en la que ya se ha producido metástasis. Entonces a medida en que sube la etapa, habrá una mayor gravedad.

En la descripción de la etapa 0 el cáncer también es denominado como carcinoma intramucoso, puesto que no ha trascendido la capa interna del colon, llamada mucosa. Mientras que la etapa I nos informa que el tumor ha crecido hasta la submucosa y hasta la muscular propia.

A partir de la etapa II todo se torna más complejo y este II se puede dividir en IIA, IIB y IIC, va detallando la propagación del cáncer al tejido adyacente, aunque todavía no se mueve hacia los ganglios linfáticos ni tampoco a otros órganos. 

En la etapa III, también dividida en A B y C, da cuenta de la propagación de células cancerígenas hacia los ganglios linfáticos, sean adyacentes o distantes. Mientas que la etapa IV también denominada metastásica, es en la que el cáncer ha conseguido instalarse en un órgano distante.

Cáncer de colon: tratamiento 

El tratamiento para el cáncer colorrectal va a depender de la etapa en que éste se halle, del estado físico del paciente, así como otras dificultades de salud que se padezcan. Por lo general, el objetivo es combatir el tumor cancerígeno, lo cual se puede hacer mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia.

Si el cáncer se encuentra en una etapa inicial y los nódulos son pequeños, es altamente recomendada la extirpación de pólipos durante una colonoscopia, procedimiento que se denomina polipectomía. 

Si se trata de pólipos más grandes se utilizará un mecanismo, igualmente durante la colonoscopia, que se llama resección endoscópica de mucosa. 

Otra forma de cirugía es la laparoscópica, en ella se hacen pequeñas incisiones en el abdomen y aparte de extirpar pólipos, se pueden tomar muestras de los ganglios linfáticos en la zona, para su posterior análisis. 

Ya en los casos en los que el cáncer de colon esté más avanzado, el paciente podría someterse a una colectomía parcial, en la que se extirpará parte del colon que esté afectado. Y en caso de que no sea posible conectar las partes sanas del intestino es probable que se prosiga con una colostomía.

Esta cirugía se propone conseguir que el paciente pueda eliminar sus desechos artificialmente, al menos hasta que sanen las partes del colon y se puedan unir nuevamente.

La quimioterapia, por su parte, suele utilizarse después de la cirugía, para eliminar cualquier germen de células cancerígenas, además de que ayuda a reducir significativamente los riesgos de que vuelvan a presentarse.

Otro de los métodos para combatir el cáncer que puede, incluso, reducir el tumor para prepararlo para la cirugía es la radioterapia, que puede combinarse con las quimioterapias. Así como también encontramos los medicamentos de terapia dirigida y la inmunoterapia.

Es importante que después de los 50 años se realicen exámenes periódicos para conocer el estado del colon, para así identificar si se han desarrollado pólipos y mantenerlos vigilados, con lo cual se estaría previniendo algún crecimiento anormal.

El estilo de vida influye en gran medida en la posibilidad de padecer el cáncer de colon, por lo que es preponderante incluir dietas que incluyan fibra, así como hacer ejercicio y mantener un peso saludable. Sin olvidar que es un deber alejarse de otros factores de riesgo, como fumar o beber alcohol en exceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s