proteina-suplementos

¿Los suplementos de proteína ayudan a agrandar los músculos?

Cuando asistimos a los gimnasios suele ocurrir que al no obtener resultados inmediatos surja el desespero y entonces se recurra a diversos suplementos para intentar cambiar esta situación. Es así que se abre un amplio abanico de productos elaborados a base de proteína, que son los recomendados por muchos para ganar músculo.  

Es por ello que a continuación te ofreceremos un panorama de lo que implica emplear estos suplementos de proteínas. Con lo que esperaremos responder a la inquietud de si de verdad funcionan o sólo se quedan en mitos de pasillo. Asimismo es conveniente saber si subyacen riesgos o efectos colaterales cuando hay un uso indiscriminado.

¿Para qué sirven los suplementos de proteína?

Dentro de la propaganda deportiva, los suplementos de proteína son empleados principalmente para ganar masa muscular. Aunque también son aconsejados para aumentar el rendimiento de la acción física, ya que, los mismos actuarán mejorando las respuestas de los músculos tras una sesión de entrenamiento o después de una competición. 

Con el fin de no alterar el estado de salud, deben evaluarse distintos factores a la hora de hacer uso de dichos suplementos, tales como el deporte que se practica, la alimentación, el gasto energético, los objetivos a conseguir y lo más importante, si es estrictamente necesario su implementación o no.

Por lo que conviene no usar esta clase de productos de forma indiscriminada, sino consultar a un especialista para que evalúe el suplemento que se va a ingerir, así como los factores antes mencionados.

Mitos de los suplementos deportivos

Son muchos los mitos que corren en el mundo deportivo acerca del uso de los suplementos. A continuación reseñamos algunos de ellos:

Sobre la marca: en realidad no hay marcas mejores que otras, ya que en todos los productos se pueden presentar diferentes grados de contaminación y por tanto de riesgo para la salud. Es significativo en este caso un estricto control de calidad.

Sobre los expendios: muchos de estos productos son vendidos por personas que no tienen ni el permiso sanitario ni la autoridad nutricional para recomendarlos. Por lo que se requiere una regulación más clara y efectiva que cuente con sitios especializados que brinden orientación sin la presión de las empresas.  

Sobre la dieta: resulta inadecuado creer que los suplementos son milagrosos y que no se debe prestar atención a la dieta que se lleva. Es conveniente recordar que para que estos productos aporten su “granito de arena” resulta conveniente monitorear la alimentación, el ejercicio y el descanso físico.

Sobre los costos: aunque los productos anuncien los mismos componentes, la diferencia de costo supone la concentración del nutriente. Por lo que se entiende que los productos más baratos contienen otras sustancias prescindibles, como grasa, lactosa o albúminas.

¿Los suplementos de proteína ayudan a agrandar los músculos?

¿Será que sí es posible ganar músculos con proteínas o se trata de otro mito?, la idea clave en la que se basa esta asociación es que los músculos contienen proteínas, entonces ¿a mayor cantidad de proteínas mayores músculos?

Para responder a esta pregunta se han hecho numerosos experimentos, uno de ellos puso en tela de juicio la capacidad del suero de leche, que, según especialistas, representa una proteína de alta calidad. Siendo su uso extendido por muchos fisicoculturistas y deportistas en general.

Según el portal web bbc.com, tras la implementación del suero de leche en un programa que incluía un grupo de individuos (20 a 67 años) por 8 semanas, los resultados arrojaron que no hubo especial diferencia entre quienes la consumieron y los que no. 

Aclaran, más adelante, que quienes no tomaron el suplemento igual mantuvieron un nivel adecuado de proteína durante la prueba. Queda implícito que el organismo toma la proteína que necesita para su cabal funcionamiento y el resto la desechada en la orina o se quema como energía, por ejemplo.

De esto se infiere que las personas que no consumen la proteína adecuada diaria, al ingerir estos suplementos creen que los mismos actúan eficazmente para ganar músculo. 

Suplementos de proteína: efectos sobre la salud

Al igual que cualquier componente que forme parte de la dieta, los suplementos de proteína producen efectos fisiológicos que se han de manifestar en los distintos procesos que se llevan a cabo habitualmente en el organismo.

Uno de los consensos al respecto es que dichos suplementos pueden ser beneficiosos si se utilizan adecuadamente, o traer riesgos para la salud si su uso no está supervisado por un profesional que evalúe varios de los factores en el individuo y el producto. 

Por ello la interacción con estos suplementos será positiva si va acorde con una ingesta moderada de proteína, entonces puede funcionar como un complemento; o puede traer consecuencias negativas, si no está bien controlada la dieta o si se usa el suplemento para enmascarar déficits en la alimentación. 

Por otra parte, según el espacio web efesalud.com, hasta le fecha no hay estudios que comprueben que el consumo de suplementos proteicos en personas sanas pueda traer patologías en los riñones o hígado a largo plazo.

Ventajas y desventajas de la proteína en polvo

Dentro de las ventajas de consumir proteína en polvo tenemos:

Comodidad: hay momentos en que no es apetecible comer carnes u otros alimentos proteicos, como antes de una competición, por ejemplo. Es así que hacerse de un suplemento que cumpla con los requerimientos diarios de proteína es la solución.

Saciedad: la proteína es un nutriente que aparte de preservar los músculos y mantener un buen funcionamiento del metabolismo promueve un estado de saciedad, lo que ayuda a no estar picoteando demasiado fuera de las comidas.

Complemento: existen aminoácidos esenciales que el cuerpo no es capaz de producir y se hallan en proteínas de alta calidad, provenientes de suero o soya. Estos componentes son usuales en los suplementos en polvo.

Mientras que las desventajas son las siguientes:

Exceso de proteína: sin supervisión suele ser fácil sobrepasar la ingesta de proteína aconsejada para el consumo diario. Lo cual puede tener consecuencias como dolores de cabeza, fatiga y náuseas. También este exceso puede hacer que los riñones trabajen más para eliminar los desechos o que se aumente la excreción de calcio, lo que afecta la pérdida ósea.

Deshidratación: otro de los riesgos que suelen padecer las personas habituadas a un consumo alto de proteínas es la deshidratación. Por lo que convienen ingerir suficiente agua al día, colaborando de esta forma con los riñones.

Aumento de peso: varios de estos suplementos, aparte de proteína, contienen otros muchos componentes, como azúcares, aceites, aminoácidos o probióticos. Lo que se traduce en un posible aumento de peso, no precisamente saludable. Es importante prestar atención a los ingredientes, aunque es difícil saber las proporciones reales de los mismos.

Ingredientes desconocidos: hay esteroides, estimulantes especiales o sustancias peligrosas que pueden no enlistarse en la hoja de ingredientes. En este sentido, conviene ser muy selectivo y escuchar la opinión de los especialistas sin dejarse llevar por ofertas. 

Riesgos de su consumo inadecuado

Como se dijo anteriormente, un consumo inadecuado de proteínas pudiera desencadenar más problemas de los que intenta solucionar. Se habla de inflamación abdominal, aparición repentina de acné y si se produce pérdida de calcio, más tarde vendrían serios problemas de osteoporosis.

Esto último sucede debido a que el pH de las proteínas es ácido, por tanto, el organismo para contrarrestar y equilibrar las funciones del cuerpo toma el calcio de los huesos (alcalino) haciéndolos más débiles y propensos a sufrir lesiones.  

Es importante que las personas con hipotiroidismo se alejen de la proteína de soya, ya que pudiera ser peligroso. Otro de los riesgos es que se suba de peso, debido a que la mayoría de productos de este tipo no son puros. Por lo que es mejor, aunque sean más costosos, comprar sólo los que digan 100% proteína. Que a la larga pueden ser los más seguros. 

Algunas altas dosis de proteína pudiesen originar problemas en los riñones como la retención de líquidos, por ello, si se tiene problemas en estos órganos, por mínimos que sean, es aconsejable evitar el consumo excesivo de proteína. 

Entre otros riesgos, también sobresale que esta proteína en abundancia dificultaría, eventualmente, el proceso de digestión, afectando al estómago; así como incidiría en alteraciones de los mecanismos hepáticos. A propósito de ello, según la página web infobae.com, últimamente han salido a la luz casos de hepatitis aguda provocados por reconocidos suplementos.

Es relevante saber que si queremos utilizar suplementos de proteínas en nuestras dietas con el fin de ganar músculo es preciso, definitivamente, acudir a un profesional para que evalúe todos los factores personales que sean necesarios y supervise los efectos que puedan producirse.

Recordemos que la clave para ganar músculo va más allá de un suplemento de proteínas, pues se deben considerar factores como: llevar una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico aeróbico y anaeróbico. Además de descansar el tiempo suficiente para que se repongan los músculos.

Finalmente, de los productos escogidos exige prestar especial cuidado a la etiqueta y decantarse por aquellos que tengan menos ingredientes accesorios, porque muchas veces lo que hacen es incitar el sobrepeso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s