cancer-mama

¿Qué es el cáncer de mamá y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es el cáncer de mama? 

Este tipo de cáncer es entendido como una alteración en las células mamarias, que crecen desproporcionadamente y sin control, trayendo como consecuencia la formación de tumores, que pueden ser percibidos mediante el tacto a partir de pequeños bultos. 

Aunque ya cuando ha avanzado la enfermedad también estos nódulos se hacen evidentes a la vista. Si bien existe la posibilidad de que los tumores que crezcan en esta zona sean benignos, también son altas las probabilidades de que se lleguen a producir células cancerígenas.   

Asimismo, es importante destacar que este tipo de cáncer puede ser diagnosticado tanto a hombres como mujeres, aunque claras estadísticas reflejan que afecta en mayor proporción a las féminas.   

Síntomas del cáncer de mama 

El síntoma más evidente indica que hay cambios significativos relativos al seno o mama, en cuanto a la forma, tamaño y aspecto en general. Incluso, puedes llegar a palpar un nódulo de tamaño variable, cuya composición difiere del resto del tejido que le rodea.

Igualmente, esta parte del cuerpo afectada pudiera sufrir enrojecimiento, pequeños hoyos, costras y hasta un continuo desprendimiento de la piel. En otros casos puedes visualizar una inversión del pezón. 

Causas 

Para muchos el cáncer de mama podría ser el resultado de la interacción que tienes con tu entorno social, familiar o laboral y tu composición genética. 

Y a pesar de que no haya una serie de causas estrictamente definida, estudios han evidenciado diferentes factores que inciden en el riesgo de contraer la enfermedad y que te contamos a continuación. 

El factor genético pudiese ser señalado como una de las posibles causas de que se desarrolle esta patología. Por lo que si tienes antecedentes familiares resulta preponderante que estés atenta a los cambios que se puedan producir en tus senos. 

Según el portal web mayoclinic.org, los estudios médicos aclaran que hasta un 10 % de este tipo de padecimiento se relaciona con mutaciones genéticas heredadas. Detallan, más adelante, que los genes que se han identificado y que presentan alteraciones inciden tanto en el cáncer de mama, como en el de ovario, estos son el BRCA1 y el BRCA2.

Existen, además, otros factores de riesgo como haber padecido alguna afección en las mamas, por ejemplo una hiperplasia atípica de mama o un carcinoma lobulillar. También el hecho de haber sido expuesta a la radiación durante la niñez o adolescencia.

La obesidad, menstruar antes de los 12 años, ser madre después de los 30 años y por último decidir no querer tener hijos, se suman a los factores de riesgo. Aunque otras investigaciones se refieren constantemente a desórdenes hormonales producidos, sobre todo, cuando llega la menopausia.

De igual forma y no menos importante, el estilo de vida pudiera incidir en el desarrollo de esta patología, pues un tipo de alimentación poco saludable y con excesos, aunado a una falta de ejercicio físico y situaciones estresantes mal enfrentadas tendrían consecuencias dentro del organismo.  

¿Cómo se propaga el cáncer de seno? 

Al continuar avanzando la enfermedad sin tomarse las medidas necesarias, se van extendiendo las células cancerosas hasta llegar  al torrente sanguíneo o al sistema  linfático, que vendría a ser como un pasadizo por el cual éstas pueden acceder a otros otras partes del cuerpo y afectar a otros órganos.

Se entenderá que el sistema linfático implica toda una red interconectada a lo largo del cuerpo y es responsable de protegerlo ante agentes extraños, puesto que en él se encuentran células del sistema inmunitario.

Las células dañinas pueden crecer allí y sencillamente movilizarse fácilmente. Por ello extirpar los ganglios infectados suele ser de las cirugías más comunes en aras de detener la enfermedad. 

En el cáncer de mama, los vasos linfáticos del seno se comunican directamente con los ganglios que rodean la clavícula, con los que se encuentran cerca del esternón, también con los del interior del tórax y con los de debajo de los brazos.

¿Cómo prevenir el cáncer de mama? 

Como siempre, prevenir es mejor que lamentar, reza el adagio popular. Existe una serie de medidas que puedes llevar a cabo para eludir esta tortuosa enfermedad. 

Después de cierta edad, son importantes los exámenes periódicos para conocer el estado de tus senos y así evaluar cualquier anormalidad que se manifieste en el tiempo.

Así como debes habituarte a palpar al menos una vez por semana los senos para detectar si se han producido cambios significativos en ellos. 

Las bebidas alcohólicas pueden ser contraproducentes, por lo que conviene beber con mucha moderación. 

El ejercitarte mantiene tu cuerpo y mente  en permanente actividad. Con lo que consigues, además, alejarte del estrés y mantener un peso saludable.

Evita en la medida de lo posible las terapias con hormonas. Si es la única solución aconsejada por tu médico, trata de que todo sea en menores proporciones, tanto con respecto al tiempo de uso como a la dosis.

Una dieta saludable también puede formar parte de la respuesta. Cada vez es más frecuente escuchar hablar de la dieta mediterránea, aunada a ciertos frutos secos y al aceite de oliva virgen. Forman parte de esta dieta pescados, cereales integrales, vegetales y legumbres, todo en partes proporcionales.

En caso de tener antecedentes familiares y de que sea diagnosticado un alto riesgo de contraer la enfermedad, puede convenir una quimioprofilaxis. 

Estas son terapias preventivas cuya función consisten en inhibir el estrógeno y la aromatasa que según mayoclinic.org, aunque con efectos segundarios, reducirían la posibilidad de contraer cáncer de mama. 

Siguiendo con esta idea, también se puede practicar cirugía preventiva, si el riesgo de contraer la enfermedad es muy alto. 

Detección 

En los últimos años ha disminuido considerablemente la tasa de mortalidad en pacientes con cáncer de seno, esto es debido a la implementación de medidas que permiten detectarlo en su etapa inicial.

De allí que resulta fundamental el chequeo médico frecuente y estar muy atenta a cambios producidos en la mamas, para lo cual son muy significativos los autochequeos frente al espejo. 

Además, cuentas con pruebas específicas que arrojarían resultados esclarecedores sobre la presencia de células cancerígenas en los senos, como las mamografías, ecografías de seno y la resonancia magnética en las mamas.

De obtener indicios de cáncer en estos estudios, se procederá a realizar una biopsia para alcanzar la certeza necesaria.

Cáncer de mama, tratamiento 

El tratamiento para el cáncer de mama dependerá de la etapa en que éste se encuentre o, mejor aún, cuánto el mismo haya avanzado.

De la etapa I a la etapa III el tratamiento conveniente contempla el uso de radioterapias y también cirugía. En este último caso se garantizarán medicamentos apropiados antes y después de la intervención quirúrgica.

Mientras que la etapa IV, ya producida la metástasis: las células cancerígenas se han propagado por el cuerpo, será tratada a partir de quimioterapias de forma sistémica.

Resulta un asunto importante, de vida o muerte, tener conocimiento de los síntomas más frecuentes reflejados por el cáncer de mama, para así conseguir una temprana detección de esta enfermedad que se ensaña mayormente con el género femenino.

También existen medidas tanto físicas como alimenticias que puedes seguir para prevenirlo, así como es necesario estar consciente de los factores de riesgo que pueden más adelante originar esta patología.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s