ovarios, mioma, utero, lq

¿Qué son los miomas uterinos y cuáles son sus tipos?

Aunque pueda ser legítimo que las mujeres, en tanto dueñas de su cuerpo, no deseen ser madres, una gran mayoría anhela vivir la experiencia de la maternidad. De allí la importancia de conocer circunstancias o factores que puedan poner en riesgo este hecho, como por ejemplo tener miomas uterinos

Pese a que en algunos casos los miomas uterinos son asintomáticos pueden generar efectos que, dependiendo del tipo, podrían perjudicar la salud femenina. La invitación, por consiguiente, es acudir al médico cada cierto tiempo. 

¿Qué es un mioma? 

También llamados fibromiomas o leiomomas, los miomas son tumores benignos que crecen en el útero, específicamente brotan en el tejido muscular. Tanto la cantidad como su tamaño puede variar, de hecho, algunos alcanzan pesos que superan los 500 gramos.

A pesar de que no existe un consenso sobre su origen, algunos estudios adelantan que su aparición está asociada con factores hormonales, pues se sabe que las hormonas femeninas, estrógeno y progesterona, fortalecen el desarrollo e incitan el crecimiento de los miomas uterinos. 

Aunque se considera que puede haber mayor recurrencia entre los 40 y 50 años de la mujer, los miomas suelen aparecer en su edad reproductiva, generando fuertes sangrados, dolencias pélvicas e incluso puede interferir en la fertilidad. 

Síntomas

Si bien algunos estudios afirman que aproximadamente el 30% de la población femenina no presenta síntomas de miomas uterinos, muchas mujeres sí manifiestan señales que acusan la presencia de los mismos y que, además, alteran su salud sexual y reproductiva.   

Aparte del dolor e inflamación abdominal notable, quizás sea el sangrado abundante el indicio más claro de tener miomas en el útero. No correspondiente al período menstrual, dicho sangrado suele ser profuso y extenderse por lapsos prolongados, dando origen a lo que se conoce como menorragia.  

En la sintomatología también destaca presentar molestia durante la actividad sexual y sentir ganas de orinar frecuentemente, debido a la presión ejercida de estos tumores en las adyacencias de la uretra y la vejiga. 

Aumentar de peso es un hecho que podría vincularse con los miomas y en caso de estar embarazada podrían surgir dificultades durante la gestación o en el parto.  

Tipos de miomas 

Los criterios a los que recurren los especialistas para dar con el tipo de mioma es su ubicación en el útero además de los síntomas señalados por la paciente. De acuerdo con cuidateplus.marca.com, existen cuatro tipos de miomas uterinos:

Mioma submucoso: se da cuando el tumor emerge y se desarrolla bajo la capa más interna del útero, llamada endometrio. Pese a que su aparición no es muy frecuente, en caso de llegar a existir genera contracciones en el interior del útero. 

Mioma intramural: la pared del útero es el hábitat de esta clase de mioma. Se caracteriza por hacer que la menstruación sea cuantiosa y se prolongue durante muchos días o que entre cada período menstrual sean frecuentes los sangrados excesivos. 

Mioma subseroso: experimentar dolor o sensación de presión en el vientre son consecuencias de este tipo de mioma que crece en la capa más externa del útero. 

Mioma pediculado: al igual que el mioma subseroso, se forma en la capa más exterior del útero y puede sobresalir del mismo. Su nombre responde a que queda sujetado por un tallo o pedículo. 

Tratamiento del mioma

La revisión ginecológica ya sea mediante un examen pélvico o con el apoyo de imágenes, que van desde una ecografía hasta una resonancia magnética, es el punto de partida para el tratamiento. 

Además de la cirugía, reservada para determinadas circunstancias, otros tratamientos permiten menguar las secuelas emanadas de los miomas uterinos. El uso de fármacos, especialmente anticonceptivos, es recetado para regular ciclos menstruales y por ende, reducir el flujo de sangre. 

Un efecto similar es desempeñado por los dispositivos uterinos, por lo que son aconsejables para disminuir las hemorragias alargadas. Asimismo, como refuerzo ante la considerable pérdida de sangre y en caso de padecer anemia, se sugiere suplementos de hierro. 

En vista de que las hormonas inciden en el desarrollo y en el aumento de volumen de los miomas, actualmente, acudir a moduladores selectivos del receptor de la hormona progesterona, constituye una excelente alternativa, dado que inhiben los receptores de dicha hormona en el mioma, evitando así su crecimiento.  

Otro tratamiento alternativo es la embolización arterial uterina, que consiste en la inyección de agentes embólicos en las arterias del útero, mediante un catéter. Las sustancias que se administran alteran el flujo sanguíneo dentro de los vasos, incitando el colapso de éstos e impidiendo que sigan alimentando a los miomas.   

La cirugía en sus dos modalidades más comunes: miomectomía o histerectomía, forma parte del tratamiento, en especial se recurre a ella cuando los síntomas menoscaban enormemente la salud de las mujeres.  

Por último y en aras de que el tratamiento arroje los resultados esperados es fundamental asistir a consulta y someterse a las pruebas solicitadas por el especialista. Entre otros aspectos positivos de una revisión periódica, ésta brinda la posibilidad de seguir de cerca el comportamiento de los miomas. 

Cirugía 

Cuando se hayan agotado otras posibilidades, la cirugía surge como la vía para terminar con los miomas. Los tipos de cirugía más usuales son la miomectomía y la histerectomía.

La primera, miomectomía, es aconsejable para aquellas mujeres que deseen ser madres, puesto que, en el procedimiento quirúrgico sólo se extirpan los miomas sin intervenir el útero. Se trata, entonces, de una operación parcial. 

En cambio, la segunda intervención quirúrgica denominada histerectomía consiste en extraer el útero para así acabar con los miomas adheridos a él. Este procedimiento sería la solución definitiva al padecimiento de miomas uterinos. 

La cirugía suele ser el procedimiento recomendado en circunstancias en las que sean presentadas señales como: abortos recurrentes; hemorragias uterinas indetenibles con medicamentos; tumoración pélvica con crecimiento vertiginoso; dolor insoportable; compresión intestinal o de la vejiga e infertilidad (si se quiere quedar encinta).   

Consecuencias en la fertilidad 

En vista de que los miomas uterinos ocupan el espacio en el que se alojará la célula fecundada, obstaculizarán, como es de suponer, la fertilidad. Afortunadamente existen tratamientos que mediante medicamentos desaceleran el crecimiento de miomas uterinos y reducen su número.

La infertilidad depende, principalmente, del lugar en donde se hallen y el tamaño de los miomas, por ello, ante el deseo de concebir, resulta favorable la cirugía, como miomectomía.  

Igualmente la miomectomía, en caso de lograr el embarazo, impediría contracciones anticipadas o aborto espontáneo, eventos que pueden ocurrir cuando existen miomas en el útero.  

Hemos visto que los miomas uterinos pueden poner en peligro la salud de las mujeres, especialmente por las hemorragias que ocasionan y que pueden, a su vez, derivar en trastornos como la anemia. Por ello es altamente pertinente acudir al médico en caso de manifestar síntomas.

Por otra parte y en atención a que uno de los factores de riesgo en la formación de miomas en el útero es tener sobrepeso, resultará apropiado disminuir de peso para prevenirlos o combatirlos. En consecuencia será conveniente olvidarse de los azúcares y de las grasas saturadas.

Finalmente, una oportuna revisión por parte del especialista evitará futuros malestares que, inclusive, podrían constituir una amenaza para la fertilidad, así que recurrir al médico con cierta regularidad aminoraría los efectos provocados por los miomas uterinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s