asma

¿Qué es el asma y cómo se diagnostica?

El asma, al igual que muchas otras enfermedades, puede ser sobrellevada siempre que la persona afectada vigile sus síntomas y evite con convicción los desencadenantes (humo de cigarro, humedad, polen, pelaje de mascotas). 

A pesar de que las señales del asma pueden resultar de fácil de identificación, será indispensable dirigirse al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento correctos. 

¿Qué es el asma? 

El asma es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias, trayendo como consecuencia que el aire que entra y sale de los pulmones disminuya. A su vez, esto trae consigo dificultad para respirar, tos, dolor en el pecho y sonidos semejantes a silbidos durante la respiración 

¿Cómo saber si tienes asma? 

Si sientes que luego de hacer actividades físicas (ejercicios) aumenta la dificultad para respirar; si toses mucho en la noche y experimentas opresión en el pecho es probable que tengas asma. 

Otro indicio que ayudará a confirmar esta enfermedad es la necesidad de abandonar determinadas actividades, incluyendo el trabajo, debido a deficiencias respiratorias o presencia de sibilancias. Asimismo, si notas que cuando hay frío o lluvia, se complica tu proceso respiratorio, es posible que seas asmático. 

Si padeces gripes que se prolongan por más de diez días y si algún familiar cercano es asmático, es fácil pensar que también sufras esta enfermedad. 

Síntomas de asma en adultos 

Aunque la sintomatología puede variar según la persona y el entorno, existe un consenso en cuanto a las señales indicadoras de asma. Así, la falta de aire y la sensación de opresión en el pecho son las más frecuentes. Se suman a ellas la tos (con o sin flema) y una especie de silbido al respirar. 

En situaciones cuando el ataque de asma se ha tornado extremo podrán presentarse: labios azulados, sudoración, dificultad respiratoria grave y pulso acelerado. 

¿Cuáles son sus desencadenantes? 

Son múltiples los factores que pueden ser el punto de partida para el asma, pero el humo del cigarrillo se lleva el premio mayor. De igual modo, el pelaje de las mascotas; los ácaros de polvo; el moho de ambientes húmedos; el humo proveniente de incendios o quema de madera, el polen y el cambio climático, especialmente cuando hay frío, figuran como  los desencadenantes más usuales. 

Igualmente, de acuerdo con medlineplus.gov fungen como desencadenantes: la realización de ejercicios; la experimentación de fuertes emociones; la ingesta de medicamentos como aspirina; un resfriado o infección respiratoria y el consumo de alimentos con conservantes.

¿Cómo se diagnostica el asma? 

Debido a la complejidad que comporta tener dificultades en las vías respiratorias si observas algunos de los síntomas referidos anteriormente, es necesario que visites un médico, pues este profesional conocerá el procedimiento para diagnosticar el asma. 

En primer lugar, el médico explorará el funcionamiento de tus pulmones; hará preguntas relacionadas con antecedentes familiares e indagará sobre los momentos puntuales en los que aumenta la dificultad respiratoria. 

La prueba más importante en la fase diagnóstica del asma es la espirometría, su función consiste en medir la cantidad de aire que puedes emitir después de haber inhalado profundamente. 

Con el uso del espirómetro se puede detectar si se avecina un ataque de asma, sin que se haya manifestado algún síntoma, e incluso este dispositivo  sugiere el momento más adecuado para administrar el tratamiento. 

Por último y como complemento al examen con el espirómetro, el médico solicitará pruebas para detectar posibles alergias y de este modo contar con un diagnóstico más completo. 

¿Cuáles son los tratamientos que existen para combatir el asma? 

Una vez que el asma ha pasado a formar parte de nuestra vida, será preciso, por un lado,  evitar los desencadenantes de dicha afección y por otro, atender con precisión a las recomendaciones del especialista.

El tratamiento para batallar contra el asma, básicamente, se propone: regular la hinchazón de los conductos respiratorios; evadir todas las situaciones, objetos y alimentos que puedan provocarla y proporcionar confianza mientras llevas a cabo las actividades laborales o escolares.  

Para tratar el asma existen dos tipos de medicamentos. Uno destinado a la prevención de potenciales ataques y el otro para ser puesto en marcha justo en el momento de su irrupción.  

Los primeros, conocidos como medicamentos de acción prolongada o de control, deben ser usados todo el tiempo, dado que su objetivo es controlar e impedir que los síntomas en el paciente asmático se incrementen de moderados a graves.

La inhalación, aunque también la vía oral, suele ser el principal mecanismo de administración de estos medicamentos de control, destaca en este caso los esteroides y los beta-agonistas. 

Dentro del segundo grupo se ubican los medicamentos de alivio rápido o de rescate. Son empleados cuando emergen ataques de asma, inconvenientes para respirar o eventos de tos. También se recomienda tomarlos previamente a la realización de ejercicios.

Los fármacos más efectivos, dentro de este grupo, son los broncodilatadores de efecto breve (casi siempre inhaladores) y los esteroides orales como corticoesteroides. En caso de que estés recurriendo más de dos veces por semana a estos medicamentos habla con el médico, pues significa que el asma no está siendo atacada. 

Tomar medidas en el hogar como evitar detergentes con fuertes fragancias, reparar las filtraciones, mantener las sábanas limpias, y sobre todo, eliminar el humo (del cigarro) menguará el daño pulmonar ocasionado por el asma.

En caso de tomar medicamentos ya sean de control o de rescate, regístrelo en una hoja y mantenga informado a alguien cercano por si aparece un eventual ataque de asma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s