defecar sangre

¿Por qué defecamos sangre y cuáles son sus causas?

Es natural que nos preocupemos si observamos sangre roja en las heces cuando evacuamos. Esta angustia obedece, en parte, a que como es la defecación el acto final del proceso digestivo resulta fácil intuir que algo ocurra en algún órgano del tracto gastrointestinal. Afortunadamente, la inmensa mayoría de las veces no es así. 

Y aunque las distintas razones por las que podemos defecar sangre tienen solución a corto plazo, excepto algunas afecciones como el cáncer de colon, no sobran algunos consejos que inhabilitarían las causas responsables de este incómodo evento. 

Por ejemplo, vigilar los síntomas que aparecen al mismo tiempo de la sangre al defecar, podría ayudar tanto en la identificación de las causas como en el tratamiento de dicha condición.

Causas de la sangre en las heces 

Son varios los factores ligados a la presencia de sangre en las deposiciones. De ellos casi todos se relacionan con la parte final del tubo digestivo, siempre y cuando la sangre sea roja y brillante, según lo expuesto en el sitio medicalnewstoday.com.

Además de las hemorroides y de fisuras anales, los divertículos intestinales y las angiodisplasias son causas comunes del sangrado en heces. Los primeros se identifican cuando se producen lesiones de pequeñas bolsas o saquitos que surgen en el colon. El sangrado benigno y eventual de las angiodisplasias se explica porque las mismas son malformaciones vasculares del intestino grueso.

Si padecemos gastroenteritis bacteriana es normal que la inflamación del colon producto de esta infección acarree sangrado y mucosidad, expulsados en las deposiciones. Igualmente, otras afecciones inflamatorias intestinales como la enfermedad de Crohn ocasionan sangre roja en las heces.

Se suma a estas causas del sangrado en los excrementos la presencia de una hemorragia interna que acusa un daño considerable en algún órgano del espacio digestivo.

Otros factores de defecar sangre 

La presencia de sangre en las deposiciones también puede responder a elementos asociados a la fuerza, la cual puede motivar desplazamientos de determinados órganos. Un ejemplo es el prolapso, malestar en el que los tejidos blandos del recto pueden sobresalir del ano ocasionando dolor y sangrado.  

Ocurre algo semejante con la práctica de relaciones sexuales anales. Las mismas no sólo ejercen presión sobre el ano y el recto, lo cual puede devenir en inflamación más un consecuente sangrado, sino que además podrían originar infecciones de transmisión sexual.

Fisuras anales 

Los desgarres de la membrana anal, como consecuencia del estreñimiento o de la expulsión de heces duras, se denominan fisuras anales. Éstas suele ser una de las causas más frecuentes de la aparición de sangre en los excrementos.

Aunado a la inflamación del ano, la diarrea prolongada puede contribuir a que aumente el sangrado del recto. Existen tratamientos domésticos que alivian dicha molestia, los mismos van desde incrementar el consumo de fibra hasta tomar baños de asiento que relajen los esfínteres. 

Hemorroides 

También denominadas almorranas las hemorroides surgen a partir de la presión ejercida en los vasos sanguíneos que rodean el ano, causando hinchazón en ellos. Ya sea porque sean internas o que se ubiquen debajo de la piel que recubre el ano, las hemorroides suelen ser señaladas como el motivo más recurrente del sangrado rectal leve. 

El sobrepeso, el estreñimiento, el embarazo y permanecer sentados durante largos períodos son acciones ligadas a la aparición de hemorroides. 

Cáncer de colon 

Considerada como una de las enfermedades que avanza con cierta lentitud, el cáncer de colon es atribuido a la existencia de pólipos o tumores en el intestino grueso, de allí la importancia de detectarlos y eliminarlos tempranamente. 

A diferencia de otras afecciones provocadoras de sangre en las deposiciones, el cáncer de colon, dadas sus implicaciones, amerita un mayor y extenso cuidado médico. Ante el padecimiento de esta enfermedad, el sangrado es uno de los síntomas recurrentes. 

Proctitis: caracterizada por la sensación de que la evacuación no se ha logrado completamente o sentir ganas de deponer a menudo, la proctitis es otro elemento que ocasiona sangrado. La misma es asumida como la inflamación de la membrana que recubre al recto. Un factor que puede originarla es el hecho de haber recibido radioterapia.

Úlcera rectal: pese a que suele ser poco frecuente, esta lesión hace que el recto sangre y produzca mucosidad. Las razones de su origen obedecen al estreñimiento y al hecho de demorar excesivamente mientras se evacúa.  

Pólipos en el colon: también los pólipos en el intestino grueso pueden sangrar y evidenciarse mediante las heces. Y aunque en un primer momento no resultan nocivos, con el tiempo pueden devenir en cáncer de colon, por lo que es recomendable extirparlos.

Colitis: indicio de la inflamación de los tejidos internos del colon, la colitis cuando alcanza la categoría de ulcerosa genera heridas que sangran. Normalmente, las infecciones gastrointestinales o el síndrome de colon irritable son causas de este padecimiento.

Así también, haber sido objeto de quimioterapia, radioterapia o practicar sexo anal, son factores que producen la colitis ulcerosa. 

Otros síntomas al defecar sangre 

Si bien es el hecho de percibir sangre ya sea en las heces o en el papel que usamos lo que nos causa mayor angustia, es preciso que nos detengamos en los demás indicios que rodean este evento y así brindar mayor información al médico en caso de visitarlo.

Por ejemplo, será útil saber si ha habido cambios considerables en la consistencia de los excrementos o si se ha detectado alguna enfermedad del sistema digestivo. De igual modo, la pérdida de peso, dolor abdominal al momento de evacuar, presencia de diarrea o padecer estreñimiento durante períodos prolongados son aspectos a considerar tras identificar sangre al defecar. 

La percepción de coágulos o de moco, el color de la sangre observada y la existencia de dificultades en la coagulación sanguínea condicionarán, igualmente, las decisiones del especialista o las suyas. 

Estar atentos a los síntomas que acompañan, simultáneamente, al sangrado en las deposiciones nos permitirá, por un lado, facilitar la búsqueda del tratamiento idóneo según el diagnóstico y por otro explorar y evaluar otras posibles afecciones. 

Pese a que varias de las causas de percibir sangre en las deposiciones podemos solventarlas  mediante una alimentación con abundante fibra y agua (para combatir el estreñimiento, por ejemplo), cuando el sangrado persiste y se incrementa con el paso del tiempo es inevitable que acudamos al especialista.  

Asimismo, si la sangre en lugar de ser roja y brillante se torna más oscura podría estar ligada a una hemorragia o lesión en el intestino delgado en el segmento superior del intestino grueso. De allí la necesidad de observar las señales y síntomas que acompañan el hecho de defecar sangre.

Por último, procurar no esforzarnos tanto cuando acudimos al baño y evitar el sobrepeso son acciones que mitigarían la posibilidad de sangrado fecal.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s