perfumes

Perfumes con feromonas: ¿realmente funcionan?

Llamar la atención o sentirse atraído por alguien es una reacción natural en todos los seres vivos. Científicamente ha sido comprobado que al momento de sentir atracción se experimentan reacciones químicas y fisiológicas que, a través de la segregación de hormonas, comunican una invitación sexual. 

Los avances médicos y farmacológicos han hecho posible la manipulación hormonal, ya sea para compensar o equilibrar funciones endocrinológicas. Dentro de los intereses de la industria farmacológica y cosmética, especialmente, el hecho de enfrascar feromonas ocupa un lugar preponderante, sobre todo, si se trata de seducir mediante el uso de determinados perfumes.  

¿Qué son las feromonas?

Las feromonas son sustancias químicas conformadas por moléculas sencillas cuya labor general consiste en funcionar como detonantes de atracción sexual. En otros términos, las feromonas pueden entenderse como señales de comunicación que son enviadas y captadas, por otros seres vivos de la misma comunidad, con fines de proximidad sexual. 

Empleadas como objeto de estudio en poblaciones animales para estudiar el comportamiento de abejas y hormigas, particularmente, estas sustancias provenientes de ácidos grasos y producidas en las glándulas son expulsadas voluntariamente por la piel, materializándose en el sudor.

Al igual que las hormonas, las feromonas actúan de manera natural, no obstante, es posible identificar claras diferencias. Por ejemplo, las hormonas actúan de manera individual, en cambio las feromonas ameritan la presencia de otro compañero de la misma especie para consumar su función (ser detectado el deseo sexual). 

El medio de propagación también difiere, pues, mientras que las hormonas tienen como hábitat la sangre, los estímulos de las feromonas se transmiten por el aire, en consecuencia, son detectados por el olfato.  

¿Funcionan los perfumes con feromonas?

Así como la salud va de la mano con la higiene, también en muchas ocasiones va acompañada de la belleza. Es por ello que el mercado recurre a la industria cosmetológica para solventar dificultades de salud y asuntos estéticos al mismo tiempo. 

La salud sexual, tan importante en los seres humanos, ha encontrado cabida en el mercado gracias a la elaboración de diversos productos que pueden reparar o potenciar su desenvolvimiento, considerando la creación de fármacos, juguetes eróticos, cremas y perfumes.

Pese a la no comprobada efectividad, de ciertos aromas que intentan envasar feromonas, de acuerdo a lo reseñado en el espacio periodistadigital.com, los perfumes siguen siendo los insumos más cotizados cuando se trata de compensar las supuestas sustancias responsables de la atracción sexual en humanos.

Es así que la consumación del deseo no deja de ser un anhelo para muchos, de allí que la necesidad de apoyarse en perfumes resulte frecuente. 

Como se sabe, en los animales y plantas, el aire es el canal por el que viajan las señales de las feromonas, por tanto, el olfato es el órgano receptor de dichos estímulos. No es casualidad, entonces, que sean los perfumes los productos más idóneos para estimular y detectar señales de encuentros sexuales.  

Aunque en la actualidad son todavía inciertos los estudios que comprueben que los seres humanos respondan ante las feromonas de la misma manera que hormigas o abejas, tampoco se ha anulado esta posibilidad, que aún se mantiene en laboratorios. 

De hecho, cada vez más son las sustancias mezcladas para obtener aromas seductores a partir de feromonas de origen animal, en su mayoría. 

En definitiva, es posible que la persona portadora de la fragancia, y de cuyo efecto es conocedora, experimente un incremento en el bienestar y autoestima lo que podría facilitar su objetivo.

El pachulí en los perfumes

Originario del sudeste asiático (India, Filipinas, Tailandia, entre otros países), el pachulí es una planta con un intenso aroma, de uso muy frecuente en el mundo de la perfumería. Su percepción ha variado a lo largo del tiempo, sin embargo, sus cualidades aromáticas lo han convertido en un ingrediente indispensable en la creación de perfumes.

Empleado inicialmente para envolver telas y sedas provenientes de Oriente, su uso se asociaba al lujo. Posteriormente, su fragancia fue percibida como sinónimo de identificación de un estilo, sobre todo, luego de que formara parte de las predilecciones de los hippies.

Pero independientemente de sus usos, pareciera que su particular y duradero aroma lo hacen merecedor de un lugar en la industria del perfume.

Son las hojas moradas de esta planta las que se destilan para obtener el aceite del que se deriva el aroma que se procesa para crear la fragancia cuyos rasgos, según expertos, rememoran aspectos terrosos y vinculados con la madera (o amaderados). 

De modo que esos elementos propios de ambientes rústicos y varoniles, son los que hacen del pachulí una fragancia más común en la fabricación de perfumes para caballeros. Aunado a ello, otro de los beneficios desprendidos del aceite de pachulí es su poder de fijación, lo cual evita que su aroma sea disipado con rapidez.  

Además de su buena reputación en el contexto de la perfumería, el aceite de pachulí suele ser utilizado como aromaterapia dadas sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas y por su capacidad de elevar la vitalidad. Por otro lado, su enérgico aroma no sólo aleja insectos sino que podría usarse para solapar otros olores indeseados. 

No hay duda de que emanar fragancias agradables, producto de famosos perfumes, crea atmósferas de bienestar y seducción, pero más allá del lujo que ostentan, el origen de dicho contexto hedonista podría hallarse en una higiene adecuada. 

En lugar de apostar por la capacidad de algunos aromas para enmascarar u ocultar otros menos seductores lo aconsejable sería, en primer lugar, mantener hábitos higiénicos como procurar el aseo personal y ocuparse de la limpieza de la ropa, para así gozar de la esencia de la colonia.  

Asimismo, llevar a cabo ciertas acciones: practicar algún deporte; desarrollar actividades artísticas o disfrutar de alimentos saludables, incrementarán los niveles de goce y, en consecuencia, aumentará la autoestima. A su vez, esto permitirá fortalecer las relaciones interpersonales y más si su presencia destila una seductora fragancia, sea con o sin feromonas.  

Por último, es recomendable recordar que cada ocasión reclama su aroma, por consiguiente, olores, matices e incluso colores se pondrán a prueba al momento de elegir el perfume más idóneo y cautivador. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s