manchas en la piel

Las 8 manchas en la piel más comunes y cómo tratarlas

Quizás por ser la piel el órgano de mayor tamaño del cuerpo suele ser uno de los que menor cuidado recibe. Muestra de ello pueden ser las molestas manchas en la piel motivadas por diferentes razones.

La melanina es la sustancia responsable de la coloración y tonalidades de la piel, el cabello e iris de los ojos.  Además, este pigmento natural tiene como función brindarnos protección ante los rayos solares.

Pero cuando nos exponemos durante largos ratos al rey astro, el rol de las células que segregan la melanina (melanocitos) se ve entorpecido dado que ante el incremento de dicha sustancia por la radiación solar, la misma no puede ser distribuida de manera homogénea por toda la epidermis, sino que se acumula en algunas zonas dando lugar a rojas u oscuras manchas en la piel.  

Las manchas en la piel más comunes

Si bien son los rayos ultravioleta los más asociados con la aparición de manchas en la piel, otras condiciones y factores también figuran como detonantes de estas molestas marcas: embarazo, administración de algunos medicamentos, acné, entre otros. 

En lo que sigue conoceremos ocho de las manchas en la piel más frecuentes:

  1. Manchas ocasionadas por la radiación solar: es el tipo de manchas más habitual y aparece en zonas no resguardadas del sol: rostro, cuello, brazos y manos. Suelen ser de color marrón, de diferentes tamaños y formas. Aunque se vincula con la edad, si con frecuencia hay exposiciones al sol sin ninguna protección es posible que aparezcan en jóvenes y no sólo después de los 45 años. 
  1. Manchas causadas por acné: suele ser común en adolescentes por la predisposición al padecimiento de infecciones cutáneas. Las lesiones ocasionadas ante el intento de extraer del rostro, hombros o espalda, esa mezcla de grasa y células muertas, se convierten en granos que dejan manchas en la piel. 
  1. Queratosis seborreica: se manifiesta mediante abultamientos cutáneos de color café o marrón claro con textura sebácea. Este tipo de manchas aparece en el cuello, cabeza y espalda de personas con avanzada edad. A menudo no supone razones de preocupación.
  1.  Melasma o manchas por estar encinta: también identificada como la máscara del embarazo, es el tipo de manchas que surge en las mejillas, mentón o frente de las mujeres durante este período, dados los cambios hormonales que emergen. Aparecen en el rostro por la influencia solar en esa zona, principalmente.
  1. Dermopatía diabética: usuales en personas con medicación para tratar la diabetes, estas manchas se tornan de un marrón oscuro y en la mayoría de veces emergen en el cuello y en los pliegues de la piel.
  1. Fitofotodermatosis o manchas motivadas por el limón: son aquellas que emergen en la piel luego del contacto con este fruto cítrico y la inmediata exposición a la radiación solar. Las manos y brazos son el blanco de este tipo de manchas.
  1. Pitirasis versicolor: también identificada como micosis u hongo de playa se materializa en la presencia de manchas blancas en la espalda o en los brazos. La causa de la micosis se vincula con la debilidad del sistema inmune.
  1. Pecas: pese a que son hereditarias por tanto casi imposible de eliminarlas, el color de estas pequeñas manchas, conocidas como efélides, puede oscurecerse cuando hay exposición a la luz solar. Son notorias en la cara, pecho y hombros.

¿Cómo quitar las manchas oscuras en la piel?

El mejor camino para combatir ciertas afecciones es previniéndolas. En el caso de las manchas en la piel, ya sean oscuras, rojas o blancas, tanto su prevención como su eliminación radica en evitar la radiación solar durante largos períodos y sin la protección adecuada.

A pesar de que la luz solar nos regala vitamina D y constituye nuestra fuente vital, si nos exponemos a ella en horas en que sus radiaciones son más intensas nos someteremos a sufrir lesiones cutáneas que atentan contra la salud y la apariencia. Por consiguiente, si empleamos protector solar habitualmente y evitamos los rayos solares con mayor intensidad, estaremos contribuyendo a que desaparezcan las manchas oscuras de la piel. 

De igual manera y siguiendo las indicaciones del portal tuasaude.com hacer uso de cremas a base de hidroquina contribuirá a desmanchar o aclarar las manchas. También son muy recomendables las lociones antifúngicas, cuando se trata de parches blanquecinos calificados como hongos. 

Por su parte, el aceite de rosa mosqueta, muy cotizado en los escenarios de la belleza, suele ser un buen amigo para homogeneizar el color de la piel, aspecto que también puede ser logrado a través de la exfoliación de la piel. Para este propósito son recomendados el aloe vera y el azúcar. 

Y si las manchas oscuras nos generan gran aversión o pueden comprometer la salud cutánea, existen procedimientos clínicos-estéticos que podrían erradicarlas, el peeling o exfoliación es un ejemplo. Esta técnica consiste en destruir el tejido dañado, bien sea mecánicamente o administrando  sustancias corrosivas, con el fin de que las capas de la piel se regeneren y aporten mayor elasticidad. 

Desde una perspectiva estética las manchas en la piel restan uniformidad en el color y textura del cutis, haciendo que la piel luzca menos diáfana e incluso enferma. Aunque cualquier anomalía en la piel es motivo de alerta, las manchas en el rostro son de las más comunes y de fácil percepción.   

De allí la necesidad de protegernos y cuidarnos la cara y demás zonas que no solemos cubrir de los rayos del sol. Resulta, igualmente, saludable mantener la piel hidratada tanto con cremas portadoras de vitamina E como con la ingesta constante de agua.

Hemos visto que es posible atenuar las coloraciones oscuras de la piel, pero un tratamiento definitivo y sin preocupaciones de futuras secuelas colaterales sólo puede ser asistido por un dermatólogo. Especialmente la valoración de este especialista cobra mayor pertinencia cuando la forma, tamaño y textura de las manchas experimentan cambios considerables. 

En aras de cuidar nuestro órgano más visible no estaría demás indagar sobre aquellos medicamentos fotosensibles, los cuales una vez administrados generan alteraciones en la piel, al contacto inmediato con los rayos solares. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s