dieta fruta

Dieta de las frutas: estos son los alimentos para perder peso

Apetitosas y muy bajas en calorías las frutas son buenas amigas a la hora de perder peso. Sin embargo para sacar provecho de sus beneficios y si deseamos cumplir la dieta de las frutas, es inevitable combinarla con más grupos de alimentos, fuentes de otros nutrientes también necesarios. 

Depositarias de vitaminas, oligoelementos y antioxidantes, las frutas llevan a cabo labores favorables al tránsito intestinal. Asimismo su consumo es aconsejable para procesos de desintoxicación.

Y aunque su principal rol no radica en eliminar grasas, debido a su alto contenido de agua y fibra funcionan como componentes que motivan la expulsión de toxinas a través de la orina. Ejemplo de ello son frutas como la patilla o el melón que desempeñan tareas diuréticas. 

Frutas para perder peso 

Ya sea por su color, textura y naturalmente por su composición química, las frutas ejecutan variadas funciones y ofrecen una amplia gama de nutrientes. Éstos no sólo mantienen el correcto funcionamiento del organismo sino que inciden en procesos coadyuvantes en la pérdida de peso, mediante la eliminación de lípidos o sustancias tóxicas. 

Acreedoras de vitaminas, minerales, carbohidratos y glucosa, las frutas le otorgan a la alimentación el equilibrio indispensable en la digestión. En vista de que cada fruta aporta sustancias específicas, en su combinación radicará el éxito de aprovecharlas.

Por ejemplo las frutas cítricas: naranja, limón, mandarina o toronja, son bondadosas fuentes de vitamina C. Sus efectos no sólo se reducen a controlar los niveles de grasa, acción necesaria para adelgazar, sino que fortalecen el sistema inmune.

La manzana, considerada por algunos como la fruta reina de la digestión, es además recomendada para tratar la anemia dadas sus proporciones de hierro.

De igual manera, tanto la lechosa y el kiwi se asocian al hecho de bajar de peso. La lechosa actúa como un laxante, en consecuencia, su ingesta acelera la evacuación. 

El melón, la patilla y especialmente la piña, fungen como frutas apropiadas para la depuración, mecanismo a través del cual son liberados los desechos tóxicos que aumentan el volumen corporal. 

Aunque pudiésemos no hallar ningún riesgo en el consumo de frutas, es necesario saber que algunas como higos, mango o cambur, por contar con niveles elevados de azúcares pueden ser contraproducentes en personas diabéticas o con alteraciones hormonales. 

De manera que si nuestro objetivo es reducir peso debemos inclinarnos, además de las ya mencionadas, por aquellas frutas bajas en índice glicémico como los arándanos y las manzanas. 

Dietas de frutas para perder peso 

Por temor a sufrir deficiencias nutricionales es aconsejable no prolongar las dietas de frutas por más de cinco días. Asimismo resulta conveniente acompañarlas y complementarlas con alimentos de otros grupos: proteínas, lácteos y vegetales.

Una dieta de frutas para bajar de peso, podría ser la siguiente: El primer día (y los restantes) en el desayuno comeremos dos frutas de nuestra preferencia. El almuerzo estará constituido por un cuarto de pollo sin piel con jugo de limón y dos frutas más. Tanto la merienda como la cena contendrán dos porciones de frutas, más dos yogures descremados sólo al momento de cenar. 

Para el segundo día serán constantes las frutas en las cuatro comidas, lo recomendable son dos frutas por ración, en total ocho porciones. Variaría el almuerzo conformado por un filete de pescado a la plancha y para acompañar las dos frutas de la cena bastarán tres lonjas de queso mozzarella.

El siguiente día conservará las ocho porciones de frutas reglamentarias pero comeremos atún (200 gramos) de almuerzo y como cena tomaremos dos vasos de leche descremada. 

El cuarto día, además de las dos frutas del desayuno, almuerzo, merienda y cena, almorzaremos dos filetes de pescado a la plancha bañados en jugo de limón y para la cena serán suficientes dos rebanadas de pan integral con queso descremado.

El último día no pueden faltar las ocho raciones de frutas en cada comida, acompañadas de una tortilla al estilo francés como almuerzo y 100 gramos de queso descremado.

Una segunda dieta sería: en el desayuno tomar un jugo de remolacha, limón, zanahoria y una manzana verde. Además de una rodaja de piña, un pepino pequeño, un apio mediano y media manzana verde. Las almendras pueden cerrar este desayuno. 

Al almuerzo bastaría con una ensalada de brócoli, aguacate, pepino y perejil más un jugo preparado con remolacha, limón y zanahoria. En la cena tomaríamos una crema de auyama, pedacitos de piña y frutos secos.

La dieta de las 11 frutas 

Como es de suponer son once las frutas que debemos tener a disposición para cumplir esta dieta. Algunos nutricionistas ante esta cotizada dieta recomiendan no omitir totalmente los alimentos de elevada concentración de calorías como lácteos y carnes, sino disminuir su consumo.

Las once frutas contempladas en esta dieta son: fresa, uva, patilla o sandía, toronja, naranja, arándanos, parchita o maracuyá, ciruela, limón, lechosa y kiwi.   

Según lo esbozado en el sitio web comobajardepesoya.com, en esta dieta la inmensa mayoría de frutas contiene fructuosa, un tipo de azúcar que, contrario a lo que se suele pensar, no afecta el flujo sanguíneo porque exige menor cantidad de insulina. 

Ejemplo 

Iniciando el día, tomaremos de desayuno 250 gramos de lechosa en pedacitos y una naranja. Al almuerzo comeremos pechuga de pollo a la plancha acompañado de jugo de parchita y como postre 8 uvas. Al momento de merendar, nuevamente degustaremos frutas: un trozo de patilla más un kiwi. Finalmente, cenaremos yogur descremado con fresas.

A pesar de que los resultados obtenidos al seguir la dieta de las frutas para reducir el peso corporal sean los esperados no es aconsejable soslayar totalmente otros grupos alimenticios.

Tampoco es recomendable extender dicho régimen alimenticio por más de una semana, puesto que puede acarrear complicaciones en la salud. Daños musculares o trastornos hormonales son algunos de los efectos al realizar una dieta solamente de frutas por mucho tiempo, debido al escaso aporte calórico que ellas proveen. 

Pero si atendemos a estos dos consejos y además hacemos ejercicios e ingerimos suficiente agua, no dudaremos en recomendar las frutas como alimentos energéticos y aliados en la reducción de peso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s