limpiar-estomago

¿Cuáles son los remedios caseros para limpiar el estómago?

Limpiar el estómago valiéndose de remedios caseros es una excelente decisión que además de aligerar su actividad para la digestión, le evita incomodidades como el estreñimiento, la flatulencia y la acidez.  

Los remedios naturales empleados como purificadores estomacales, provenientes en su mayoría de plantas medicinales, ejecutan labores favorables en el hígado y los riñones, ya que alivianan el trabajo de estos órganos depuradores.  

Señales que te envía el organismo 

Los principales órganos comprometidos en los mecanismos de limpieza, o depurativos, del organismo son el hígado y los riñones. Cuando hay sobrecarga de sustancias nocivas, el esfuerzo de ambos se duplica y empiezan a mostrar signos de cansancio y bajo rendimiento, según lo señalado en sabervivirtv.

Estreñimiento, gases intestinales, sensación de pesadez e, incluso, halitosis o mal aliento más ausencia de energía, son algunos indicios de un hígado sobresaturado. Los estados humorísticos también se ven alterados, así, el desánimo, la irritabilidad y la ansiedad lo corroboran. 

La principal evidencia de la acción filtradora de los riñones es la orina. Si ésta se muestra más oscura y densa o adquiere un olor más fuerte, es porque hay sobrecarga de trabajo en la parte renal. Asimismo, pesadez en las piernas e hinchazón en manos y labios denotan retención de líquidos y, en consecuencia, mal funcionamiento de los riñones. 

La piel también se incorpora a esta función purificadora a través del sudor. La misma puede tornarse opaca con un tono grisáceo, más seca y laxa (floja) cuando aumentan las toxinas en el organismo. 

Remedios caseros para limpiar el estómago

Agua de linaza: los antioxidantes y el omega 3 contenidos en esta semilla hacen de ella una buena opción para usarla como depurativo. En un vaso de agua agregue una cucharada de linaza, durante toda una noche. Deje reposar la mezcla y al día siguiente separe con un colador y beba el agua. Repita este procedimiento durante siete días. 

Agua tibia con limón: las cualidades alcalinas del limón reducen la acidez y mitigan la pesadez estomacal, por tanto, tomar el agua tibia con este cítrico, en ayunas, durante ocho días es beneficioso para depurar el estómago. Agregue el jugo de 1 limón a un vaso de agua tibia y bébalo.  

Té de orégano: esta hierba aromática es empleada como depurativo en virtud de que batalla contra las bacterias. En una taza de agua hirviendo incorpore una cucharada de orégano, preferiblemente no molido, y apague. Déjela reposar por 10 minutos. Después de colar, ingiérala antes de acostarse y repita por ocho días.

Aloe vera o sábila: es un depurativo natural y también coopera en la cicatrización e incremento de las defensas. Este remedio es recomendable hacerlo todas las mañanas, antes del desayuno,  durante una semana y cada dos meses. 

Tome una penca u hoja de sábila y retírele la piel. Píquela en pedazos de 2 centímetros, aproximadamente y consuma el cristal, en trocitos. Puede resultar contraindicado en mujeres embarazadas o que estén amamantando.  

Infusión de diente de león y manzanilla: gracias al poder desintoxicante del diente de león, muy usado para el hígado graso, y a las características antiinflamatorias de la manzanilla, esta bebida resulta idónea para limpiar el estómago.  

Hierva una taza de agua, apáguela y agregue las flores de la manzanilla y las hojas y flores del diente de león. Permita que repose durante 10 minutos y bébala. Será suficiente con tomar esta infusión tres veces al día durante una semana. En caso de estar ingiriendo anticoagulantes se sugiere no optar por este remedio.

El riesgo de padecer molestias estomacales, ocasionadas por las toxinas adheridas en los intestinos, puede evitarse siempre que se reconozca la relevancia de depurar el estómago con cierta frecuencia.

En simultáneo con los remedios caseros propuestos para limpiar el estómago, es importante llevar una dieta que contenga verduras, vegetales y alimentos bajos en grasa. Frutas como el melón y la patilla por sus propiedades diuréticas, igualmente, son muy adecuadas. 

Es necesario, por tanto, ingerir líquidos y especialmente agua para mantener la hidratación, que además, previene el estreñimiento y optimiza el tránsito intestinal. 

Por último y en función del rol capital que ejerce el hígado en el proceso limpiador de la sangre es preciso reducir el consumo de alcohol. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s