mascarilla casera

12 mascarillas caseras para hidratar la piel

A menudo en nuestro rostro se manifiestan los embates a los que es sometida la piel. Destacan la ausencia de hidratación; gran cantidad de grasa cutánea; tonalidades poco luminosas y manchas en la cara derivadas, muchas veces, de la exposición prolongada a los intensos rayos solares.

Por fortuna tales padecimientos tienen solución, gracias especialmente a la aplicación de mascarillas naturales. Las mismas cumplen diferentes funciones para el bienestar de la piel, y de acuerdo al tipo y a la afección que deseemos remediar variarán los ingredientes en su preparación.  

Una piel reseca y susceptible de padecimientos como hongos, manchas o alergias puede deberse a la falta de hidratación. En lo que sigue compartiremos doce sencillas y efectivas mascarillas domésticas para hidratar la piel. 

  1. Mascarilla de cambur con avena y miel: conocida por sus propiedades reparadoras, la miel es una excelente aliada para humectar la piel. Tritura un cambur y agrega una cucharada de miel más cuatro de avena. Extiende la mezcla por todo el rostro y lávalo bien al cabo de 15 minutos.
  1. Mascarilla con pepino y perejil: el elevado contenido de agua que aloja el pepino lo hace muy aconsejable para hidratar la piel. Licúa, sin agua, un pepino mediano con cinco hojas de perejil y añade dos cucharadas de aceite de sésamo. Puedes aplicar en rostro, cuello y hombros. Retira cuando hayan pasado 20 minutos.
  2. Mascarilla con miel y fresas: el poder emoliente e hidratante de las fresas junto a la miel, dará como resultado una mezcla manejable. Rebana cinco fresas y empápalas con tres cucharadas de miel. Extiende en el rostro y deja actuar durante un cuarto de hora.
  3. Mascarilla de yogur, avena y naranja: la sensación de frescura brindada por el yogur más los aminoácidos de la avena, hacen que ambos ingredientes reduzcan considerablemente la grasa del cutis, según lo afirmado en el sitio web miarevista.es.

Es por ello que se aconseja ante pieles grasosas, y si es apremiante desaparecer la apariencia sebácea de la cara, agrega ralladura de naranja a la preparación. Retira del rostro transcurridos 30 minutos.

  1. Mascarilla con manzanilla y aloe vera: sumamente eficaz para combatir las manchas en la piel y por su poder regenerador de células, el aloe vera junto con la manzanilla brindarán luminosidad al rostro. Incorpora el cristal del aloe vera a la infusión de manzanilla, previamente hervida. Después de 10 minutos lava con agua tibia. 
  2. Mascarilla con aceite de almendra y miel: las cualidades purificadoras del aceite de almendras lo postulan como un ideal ingrediente para limpiar la piel. Este beneficio junto a la capacidad regeneradora de la miel justifican el hecho de que el producto obtenido al combinar cinco cucharadas de miel con dos de aceite pueda ser ungido en el rostro, cuello, brazos e incluso en los pies. 
  3. Mascarilla con jugo de limón y aceite de oliva: tanto el carácter alcalino del limón como la viscosidad del aceite de oliva, rico en antioxidantes, dan lugar a una mascarilla que ofrece a la piel la humedad y el ph necesarios para lucir tersa. 

Si tienes una piel sensible convendrá sustituir el limón por naranja, dado que aquél podría ocasionar irritación. Moja un algodón en el líquido obtenido a partir de tres  cucharadas de aceite de oliva con medio vaso de jugo de limón y propaga por el rostro teniendo precaución con los ojos. Lava la cara con agua tibia después de 15 minutos.   

  1. Mascarilla de aguacate: este cotizado fruto debe su prestigio a que es poseedor de ácidos grasos naturales por lo que es muy conveniente para humectar la piel, sobre todo, aquel cutis castigado por la resequedad. La condición para que esta mascarilla cumpla su cometido es que el aguacate esté suficientemente maduro. Puede ser quitado al cabo de 20 minutos. 
  2. Mascarilla a base de melocotones: la textura y el delicioso aroma del melocotón no sólo contrarrestan el de la clara de huevo sino que al licuarse crean un gel que reafirma y aminora la opacidad del rostro. Después de media hora de acción es necesario lavar la cara. 
  3. Mascarilla de cambur y aguacate: el resultado derivado luego de triturar un cambur y medio aguacate maduro proporcionará una pasta rica en vitaminas y grasa natural, especialmente para tratar pieles secas. 
  4. Mascarilla con limón y miel: una vez más el potencial regenerador de la miel es aconsejado para cuidar la piel. Revuelve un vaso de jugo de limón con cuatro cucharadas de miel y acaricia el rostro con la mezcla. 

Aunque es muy válido para la limpieza profunda el limón puede producir leves lesiones cutáneas, de allí que sean tomadas algunas precauciones como disminuir la cantidad del cítrico. Será necesario emplear agua tibia para desaparecer la textura glutinosa de la miel.

12.     Mascarilla de arcilla: en virtud de los minerales que residen en la arcilla, este elemento natural actúa como exfoliante y repone los tejidos de la piel. Puede ser aplicada en todo el cuerpo y retirada al cabo de 45 minutos.

Si deseamos que nuestra piel no pase inadvertida, es preciso recurrir a métodos caseros y eficaces como las mascarillas, bien sea para humectarla, restarle el aspecto grasoso o atenuar cicatrices. 

El único detalle al que debemos atender es a la duración de sus componentes. Puesto que como casi todos los ingredientes empleados en la preparación de mascarillas son naturales tienden a perecer al poco tiempo, de allí que no aspiremos conservar durante muchos días una misma mascarilla para una próxima ocasión. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s