quemaduras-tipos

Tipos de quemaduras y cómo tratarlas

Ya sea en el caso de accidentes específicos provocados por descuidos o debido al hecho de pasar largos períodos de tiempo bajo el sol, las quemaduras provocan daños en los tejidos de la piel que, dependiendo de su magnitud, pueden pasar de ser pequeñas dolencias a emergencias que pueden terminar en la muerte.

A continuación mostraremos los tipos de quemaduras en la piel, tanto desde el punto de vista del agente causante como de la extensión y profundidad de las mismas; cómo tratarlas según el grado de gravedad; así como unos prácticos consejos que podemos considerar para prevenir las situaciones que podrían originarlas.

Tipos de quemaduras 

Es posible establecer dos puntos de vista para esta clasificación: uno desde el agente causante y otro, que es el más común, considerando el grado o magnitud de la lesión. Así tenemos:

Quemaduras solares: si bien es cierto que sin el sol no podríamos vivir, también ha sido comprobado que es altamente perjudicial una sobreexposición a los rayos solares. Ya que la misma podría desencadenar aparte de un debilitamiento del sistema inmunitario, quemaduras en la piel que, aunque parezcan leves en un principio, pudieran ser el origen de afecciones más graves.

Quemaduras por líquidos hirviendo: vienen a ser muy frecuentes sobre todo en niños y pueden ser graves. Ya que el líquido se extiende de forma rápida y profunda en la piel. Si se trata de aceite hirviendo el daño causado es mayor. 

Quemaduras por vapor: producto de la combustión o ebullición, también pueden generar quemaduras de diferentes grados. Como ejemplo, pensemos en el uso inadecuado de la olla de presión.

Quemaduras por electricidad: las mismas se clasifican en las hechas por fogonazo y por contacto. Las primeras tienden a ser superficiales, malogrando una parte más extensa de la piel, mientas que en las segundas la herida tiende a afectar a una pequeña zona, pero de manera profunda. En ambos casos deben evaluarse órganos como el corazón, que puede resultar afectado.

Quemaduras por fuego directo: ocasiona consecuencias de alta gravedad, se da en casos de incendios o al manipular sustancias inflamables.

Ateniendo al nivel de gravedad los tipos de quemaduras más comunes son:

Quemadura de primer grado: también es conocida como quemadura superficial, provoca dolor, hinchazón, enrojecimiento de la piel y luego su descamación. Un ejemplo pudiera ser las quemaduras provocadas por el sol. Las mismas pueden curarse sin asistencia médica en un lapso de 4 a 5 días. 

Quemadura de segundo grado: o de espesor parcial, son quemaduras que sobrepasan la epidermis hasta la dermis, segunda capa de protección de la piel. Por lo general se forman ampollas, se observa hinchazón y el dolor es mucho más intenso. El proceso de recuperación es lento y puede haber partes de la piel que no volverán a ser iguales.

Quemadura de tercer grado: es de alta gravedad ya que compromete, aparte de la piel que pierde posibilidades de regenerarse, nervios, músculos, huesos y órganos adyacentes. Es frecuente ver áreas carbonizadas y puede producirse un dolor intenso o ninguno, esto último en caso de que haya muerto todo el tejido nervioso en la zona.

Por otra parte, suelen aplicarse injertos para restituir parte de la piel, los cuales suelen dejar cicatrices con partes queloideas, atróficas e hipertróficas.

¿Cómo podemos curar una quemadura según el grado? 

Para atender a los tratamientos más pertinentes primero conviene que sepamos el grado de la quemadura. Y como medida general, ante una emergencia de estas, según la página web hmhospitales.com, una de las acciones que debemos llevar a cabo es quitar todo aquello que se encuentre en contacto con la piel, tal es el caso de anillos, relojes o pulseras.

Ya conociendo el nivel de gravedad, tenemos que en las quemaduras de primer grado lo más aconsejado es refrescar con abundante agua durante un mínimo de 10 minutos. Después de este tiempo, podemos aplicar paños húmedos en la zona afectada, también resulta importante beber líquidos.

Mientras que en las quemaduras de segundo grado, inicialmente, podemos tratarlas de igual manera que las de primer grado. Luego revisaremos las ampollas y si aún no se han roto procederemos a desinfectar con alcohol etílico, agua oxigenada o tintura de yodo para después aplicar crema para quemaduras. 

Pero si se han roto las ampollas, aparte de la desinfección tendremos que usar una pinza para suprimir la piel muerta.

Por último, en cuanto a las quemaduras de tercer grado, en realidad no hay mucho que podamos hacer en casa, por lo que conviene envolver al paciente en una sábana fresca y trasladarlo inmediatamente a un centro médico, en donde cumplirán con lo establecido ante esta emergencia. 

¿Las quemaduras dejan cicatriz? 

La respuesta dependerá de la profundidad de la herida. Si se trata de quemaduras leves en las que la piel sana sin crear ampollas no debería dejar cicatriz, pero en casos en los que la lesión sea profunda muchas veces dejan marcas o cambian el color de la piel.   

Es muy recomendado para impedir las cicatrices mantener la quemadura cubierta hasta que se haya regenerado la nueva piel y evitar humedecerla. También es importante cuidarnos del sol al menos durante un año una vez se haya quitado el vendaje, para que no se oscurezca la piel.

¿Cómo prevenirlas? 

Resulta de interés resaltar que una buena parte de las quemaduras es el resultado de accidentes caseros, como por ejemplo el desborde de una olla en el momento de cocinar. Por lo que se debemos prestar especial atención a los niños durante este tiempo y, como adulto, tomar siempre precauciones de seguridad al manipular los utensilios.

Igualmente conviene tener bien resguardadas sustancias inflamables que puedan ser usadas para la limpieza del hogar, así como el acceso a fósforos o encendedores.

Para prevenir las quemaduras que puede provocar el sol, además de usar una indumentaria apropiada, que sea fresca y cubra zonas sensibles como el cuello, es muy aconsejable el empleo de accesorios como sombreros, gorros, lentes de sol y protector solar.

Recordemos que las horas en que el sol es más fuerte, van de las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m. asimismo, debemos guardar mayor precaución tanto en la playa como en la alta montaña. 

Cuando de quemaduras en la piel se trata, es fundamental que tomemos acciones rápidas para aliviar el dolor y evitar que se puedan generar complicaciones. Para este y muchos otros casos, conviene contar con un botiquín de emergencias en el hogar con productos esenciales.   

A modo de prevención, es significativo prestar atención a la ubicación de elementos potencialmente peligrosos en el hogar, sobre todo si hay niños. Ya que son ellos quienes más tienden a sufrir quemaduras por accidentes. Por último, no olvidemos resguardarnos del sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s