tipos-acne

Tipos de ronchas en la piel y cómo eliminarlas

Sea a causa de una intoxicación, producto de una reacción alérgica provocada por alimentos o fármacos específicos; frío; calor; picadura de insectos e incluso el mismísimo estrés, se estima que una gran parte de la población en algún momento de su vida ha padecido de urticaria, que es el nombre clínico que se le da a estas molestas ronchas en la piel.

Acompáñanos en este artículo a conocer más acerca de estas pequeñas erupciones en la piel, desde los tipos más básicos, hasta algunos de los detonantes más conocidos, así como los tratamientos que podemos llevar a cabo en la misión de deshacernos de ellas.

Tipos de ronchas 

Las ronchas son regularmente pequeñas erupciones en la piel que producen ardor o picazón y salen en grupos en determinadas zonas del cuerpo. 

Uno de los factores para establecer los tipos de urticaria está caracterizado por monitorear su evolución, esto es, por su propagación en el tiempo. Es así que nos encontramos con un primer tipo de urticaria aguda, cuyo tiempo está circunscripto a padecer sus síntomas hasta un máximo de seis semanas.

Es importante señalar que en buena parte de los casos no se llega a conocer la causa específica que la originó. Sin embargo, regularmente se asocia a la intolerancia de alimentos como el queso, embutidos, productos del mar, entre otros; o a los componentes de ciertos medicamentos, picaduras de insectos u otros agentes externos.

Mientras que el tipo de urticaria crónica sobrepasa el tiempo de las seis semanas y se puede extender hasta por años. Su origen puede ser de naturaleza idiopática, esto significa que no se sabe realmente el desencadenante, pero en este caso el foco de atención recae en procesos infecciosos, reacciones autoinmunes, así como susceptibilidad a ciertas sustancias.

A propósito de esta afección, el portal web cuidateplus.marca.com acota que entre el 0.5 y el 1 % de la población mundial ha sufrido este padecimiento en algún momento de su vida.

Por último, encontramos el tipo de urticaria que suele ser intermitente y que aparece y desaparece sin causa aparente a lo largo de la vida de la persona. En este sentido, debemos considerar elementos como los cambios de clima, estado de ánimo y circunstancias ambientales. 

Tratamiento

Para contar con un tratamiento adecuado lo más necesario es recurrir a un especialista, en este caso quien está mejor capacitado sería el dermatólogo, que se encargará de evaluar las lesiones cutáneas a través de diversas pruebas, que puede incluir una biopsia, y así establecer un diagnóstico con claridad.

Es necesario saber que la mayoría de las lesiones cutáneas generadas por urticaria tiende a desaparecer pronto y de manera espontánea; sin embargo, se puede acelerar este proceso a partir de tratamientos con cremas y lociones hidratantes que alivien la picazón. Así como se aconseja el uso de medicamentos antihistamínicos, que sirven para eliminar o reducir los efectos producidos por las alergias.

Si no se consiguen los resultados esperados de manera rápida es posible aumentar las dosis en un primer momento o cambiar a otros fármacos de la misma especie; si aun así no se presentan cambios favorables se valorará el uso de corticoides sistémicos durante un corto tiempo y siempre bajo el monitoreo médico. El medicamento más común de este tipo es el cortisol (hidrocortisona), que se suele usar vía intramuscular y posee un rápido accionar.

Existen otros tratamientos alternativos para manejar la urticaria, por ejemplo, a través de plantas medicinales como el aloe vera, los aceites esenciales, en especial el aceite de lavanda y por medio de compresas de arcilla roja.

Ronchas en la piel por estrés 

En la actualidad son muchos los estudios que demuestran que el estrés puede ser el desencadenante de muchas afecciones psicosomáticas; en este sentido, estas erupciones en la piel no escapan a este parecer, de hecho, los especialistas suelen hablar de una urticaria nerviosa.

La misma se puede evidenciar en determinados momentos de nuestras vidas que sugieren una alta tensión y esfuerzo mental, ya sea en la vida personal o laboral. Este tipo de afección puede aparecer en cualquier parte del cuerpo: cuello, brazos, piernas, detrás de las rodillas y hasta en los codos.

También es de reconocer que la urticaria puede venir acompañada de otros síntomas, tales como dolores de cabeza, estreñimiento, náuseas, dolor abdominal y, en casos más graves los síntomas serían fiebre, continuas bajas de tensión y dificultad para respirar por cuadro asmático. 

En los casos de la urticaria nerviosa, es aconsejable sumar a la figura del dermatólogo la colaboración de un psicólogo, que recomiende terapias antiestrés a partir de la relajación a través de ejercicios de respiración u otras actividades que este profesional considere pertinentes. 

Aunque en muchos casos se desconozcan los detonantes específicos de la urticaria, son diversos los factores a los que se puede atribuir, por lo que conviene consultar al médico para establecer el diagnóstico y el tratamiento a seguir para eliminarla. En tal sentido, es favorable atender a la cantidad y al tipo de erupción cada vez que aparezca para informar al especialista.   

Resulta relevante recordar que cada organismo funciona de modo diferente, por lo que vendría a ser fundamental reconocer las posibles causas que provocarían estas molestas ronchas en la piel, para de esta forma prevenirlas en el futuro. 

Por último, no nos olvidemos que el estrés puede ser parte del origen de tales ronchas, para lo cual, en los ratos libres podemos practicar ejercicios de respiración mediante la meditación o yoga. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s