protector-solar

¿Cómo prevenir el cáncer de piel y cuáles son sus causas?

El cáncer de piel representa uno de los potenciales peligros al que podemos estar expuestos en nuestros días. Y es que estudios sugieren que en las últimas décadas los casos por esta patología se han multiplicado hasta tres veces.

Para muchos, aparte de conocidas causas congénitas, el foco de mira recae sobre los extremadamente dañinos rayos ultravioletas, UV, del sol.

Si bien no hay un método infalible que evite completamente que se llegue a padecer de cáncer de piel, sí podemos tener en cuenta y acatar ciertas recomendaciones para prevenir y alejarnos de esta enfermedad.

Síntomas del cáncer de piel

Con respecto a la sintomatología, en general, el cáncer de piel puede verse evidenciado tanto en hombres o mujeres de diferentes edades, y afecta a personas tanto de tez blanca como de piel oscura. Aunque estos últimos tienden a sufrir menos esta enfermedad. 

En hombres, los síntomas regularmente suelen manifestarse en el rostro, brazos y manos, mientras que en las mujeres tiene una mayor incidencia en las piernas. Por otra parte,  en las personas de tez oscura suele revelarse en las palmas de las manos y pies, o debajo de las uñas. 

Los síntomas del cáncer de piel pueden variar dependiendo del tipo que se padezca. Pero según el portal mayoclinic.org, se clasifican principalmente en tres tipos: el carcinoma de células basales, el carcinoma espinocelular y el melanoma.

Primeramente, el carcinoma de células basales puede desarrollarse en áreas muy expuestas al sol, como el cuello o el rostro. Allí podríamos apreciar bultos perlados o cerosos, úlceras sangrantes o con costras y lesiones planas similares a cicatrices.  

En tanto que el carcinoma espinocelular  puede desarrollarse, de igual forma, en el rostro y cuello, además de manos y orejas. En él podemos observar lesiones planas con costras o superficie escamosa, aunque también nódulos de color rojo y firmes.

Por último, el melanoma puede originarse en cualquier parte del cuerpo, tanto en zonas donde dé el sol recurrentemente o no, en lunares que cambian y se hacen malignos o incluso pudiera aparecer en piel que aparentemente luce normal. 

En este caso apreciaremos lesiones que arden, pican o causan dolor, así como, en el caso de lunares, estos se vuelven irregulares, cambian de tamaño y color. Además pueden presentarse áreas grandes de color marrón con pintas oscuras y lesiones negras en yemas de los dedos o plantas de los pies. 

Asimismo, aunque menos frecuentes, hay otros tipos de cáncer de piel. Entre ellos tenemos el sarcoma de Kaposi, que causa manchas púrpuras o rojas en las membranas mucosas o en la piel. 

También está el carcinoma de células de Merkel, que se reconoce por producir nódulos de aspecto duro y brillante. Por último, destaca el carcinoma de glándulas sebáceas, identificable por producir nódulos indoloros, frecuentemente en los parpados.

Tratamiento del cáncer de piel

Los tratamientos para el cáncer de piel van a depender del tipo de cáncer, ubicación, profundidad, la etapa en que se encuentre el mismo, así como los aspectos relacionados con el paciente, tal es el caso de edad, estado físico y otras dolencias.  

Por lo general, si son lesiones meramente superficiales, con una biopsia de piel puede bastar para descartar todo crecimiento de células cancerígenas.

Entre otras opciones a tener en cuenta tenemos la criocirugía, que consiste en congelar los tejidos cancerosos con nitrógeno líquido. Al descongelar, se elimina la zona afectada. 

También se contempla tanto la cirugía por escisión como la denominada de Mohs, que igual buscan extirpar las células anormales analizando las capas de la piel que  van tratando.

Asimismo, son utilizados, en algunos casos en los que ha fallado la cirugía, los procedimientos con radioterapia y quimioterapia, este último puede contemplar cremas con agentes anticancerígenos. 

También existe la terapia fotodinámica, que implica consumir medicamentos que hagan que las células dañinas sean sensibles a la luz, para luego proceder a destruirlas con luz láser.

Por último, destaca la terapia biológica, que busca apoyar al sistema inmunológico para que haga frente al cáncer.

Cáncer de piel ¿cómo prevenirlo?

Existen muchas posibilidades que pueden prevenir el cáncer de piel, por lo que entre las normas que debemos seguir destaca, especialmente, cuidarnos de los rayos UV del sol, sobre todo si estamos en lugares muy altos o en horas en que se vislumbre mayor intensidad, es decir, para muchos sería de 10:00 a.m. a 4:00 p.m.

Hazte amigo de los protectores solares, más si son de amplio espectro con al menos 30 FPS (factor de protección solar). Estos se pueden aplicar generosamente en el rostro, cuello y brazos unos 20  minutos antes de la exposición al sol.

La indumentaria también sirve de aliada para prevenir el cáncer de piel, hacen bien las camisas manga larga, sombreros, lentes de sol con protección UV y sombrillas, ya que pueden brindarte resguardo.

Olvida las cámaras y lámparas solares, ya que también emiten rayos UV.

Averigua si los medicamentos que utilizas son fotosensibilizantes, esto significa que pueden hacer la piel mucho más sensible a la luz. Así podrás extremar las precauciones al salir de casa.

Acostúmbrate a monitorear las zonas de tu cuerpo, sobre todo los lunares, pecas, protuberancias o marcas de nacimiento. Al notar algún cambio significativo en la posición o forma, deberías acudir al dermatólogo. A propósito de esto puedes realizarte fotografías, para llevar un recuento más objetivo. 

Por último, es preciso mantener un sistema inmunitario fuerte y activo, para ello es necesario experimentar un ritmo de vida saludable, ingiriendo suficiente agua al día y respetando las horas de descanso.

El cáncer de piel es causado en un porcentaje bastante alto por la sobreexposición indiscriminada a los rayos UV del sol, por lo que conviene adoptar las medidas necesarias que nos protejan adecuadamente.

Muchos de los síntomas del cáncer de piel pueden ser visibilizados, por lo que resulta aconsejable monitorear regularmente las zonas del cuerpo para reconocer transformaciones notables y poder informar a tiempo al dermatólogo, quien se encargará de realizar los exámenes pertinentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s