gases intestinales

Tipos de cáncer de estómago y cómo prevenirlo

Siendo el cuarto cáncer más usual en el mundo y con mayor incidencia en hombres que en mujeres, el cáncer de estómago o gástrico sucede cuando dentro del estómago empiezan a crecer células malignas que pueden formar tumores. 

Aunque el adenocarcinoma sea estadísticamente el más frecuente, también existen otros tipos de cáncer de estómago potencialmente peligrosos debido a que el diagnóstico puede llegar tarde. 

Conviene tomar medidas de prevención, sobre todo al prestar atención a los alimentos que consumimos.

¿El cáncer en el estómago es curable?

En la actualidad se cuenta con herramientas tecnológicas, tratamientos y medidas que se pueden ejecutar para tratar cualquier tipo de cáncer.

Una vez se logra detener y controlar el proceso de expansión de células malignas antes de que se produzca la metástasis se puede decir que el paciente ha sido restablecido. 

Sin embargo, el cáncer de estómago nos plantea una seria problemática, y es que un buen número de los casos es diagnosticado cuando ya ha alcanzado una etapa de alta gravedad. Por lo que las primeras fases pueden pasar desapercibidas debido a que el paciente presenta síntomas que pueden ser confundidos con otras dolencias.

Tipos de Cáncer de estómago

Para empezar, un porcentaje muy alto de los cánceres de estómago, digamos entre un 90 y 95% son los llamados adenocarcinomas. Estos pueden formarse en la capa más interna del estómago o mucosa, de allí  su complejidad a la hora de la detección.

Por otra parte,  los linfomas son tumores cancerados que regularmente se les asocia con el sistema inmunitario, que pueden llegar a formarse en las paredes estomacales.

Aunque poco comunes, también están los tumores del estroma gastrointestinal (GIST). Estos bultos se originan en las llamadas células intersticiales de Cajal. Igualmente, pueden ser descubiertos, pero con menos incidencia, en otras partes del sistema digestivo.

Asimismo, se encuentran los tumores carcinoides. Una buena parte de estos nódulos no se expanden. Su formación y desarrollo se relaciona con las células cuya función es producir hormonas en el estómago.

Por último, es necesario decir que existen otras formas de cáncer, aunque de mucha menor frecuencia, como el leiomiosarcoma y el carcinoma de células escamosas.

Cáncer de estómago avanzado

Si bien es cierto que el cáncer de estómago en su etapa más avanzada, es decir, una vez producida la metástasis, entra dentro de la categoría de enfermedades incurables, el tratamiento sistémico con quimioterapia pudiera mantener el cáncer bajo control y aumentar un poco más los años de vida del paciente.

Uno de los principales problemas que entrañan los tumores en esta zona del cuerpo es la posible obstrucción, tanto de acceso al estómago como a los intestinos.

Por ende, el organismo no puede obtener los nutrientes necesarios de los alimentos y devienen problemas por desnutrición. Por lo que puede ser llevada a cabo una gastrectomía subtotal, por ejemplo.

A propósito de esta dificultad, según el portal web cancer.org existirían casos en los que no es necesaria la cirugía, ya que, a través de rayos láser utilizados mediante el uso de un endoscopio, demolería buena parte del tumor principal solventando la obstrucción que se pudiera estar generando.

De ser necesario, sería de gran utilidad colocar unos pequeños tubos huecos, también denominados stent, para garantizar el libre tránsito entre el esófago y el estómago, así como entre este último y el intestino delgado. Con lo cual se evitarían inconvenientes a largo plazo.

En esta etapa terminal también pudiera resultar beneficiosa una terapia dirigida con medicamentos como el trastuzumab, si se trata de un paciente con un tumor HER2 positivo. Mientras que el pembrolizumab como inmunizador y el ramucirumab también serían muy útiles.

Prevención del cáncer de estómago

Si bien es cierto que hay factores de riesgo que no podemos controlar en un primer momento, como la disposición genética o haber sido expuesto inconscientemente a radiación, sí podemos iniciar la tarea de acercarnos más a otros factores que podrían disminuir la incidencia en el cáncer estomacal. 

Uno de los factores más importantes, debido a la naturaleza de la afección que estamos tratando, es lo referente a los alimentos que consumimos. Una dieta saludable y equilibrada que permita la absorción de los nutrientes debería generar cambios positivos. 

Favorecer la ingesta de frutas, vegetales y legumbres, alimentos integrales y con gran contenido de fibra, así como los pescados azules como la sardina o el salmón, es muy recomendable. Y en cuanto a los aceites un aliado ideal es el aceite de oliva virgen.

De igual forma, mantener un peso ideal y ejercitarse al menos una hora tres días a la semana incidiría en el metabolismo, así como en el cabal funcionamiento del organismo. 

Por otra parte, evitar el exceso de comidas y más aún si son saladas o ahumadas, colaboraría en prevenir el cáncer gástrico. Sabías que antes de los refrigeradores las personas para conservar los alimentos los ahumaban o salaban, lo cual incidía proporcionalmente en los casos de cáncer de estómago.  

También, conviene evitar el consumo de productos procesados como los embutidos, además de las frituras, así como aquellos que contienen grasas trans o dañinas. 

Otra de las acciones destacadas para impedir el cáncer de estómago reside en atender diligentemente las infecciones producidas por Helicobacter pylori, si se da el caso. Pues una infección causada por esta bacteria puede producir cambios en las células del estómago.  

Es recomendable alejarse del cigarrillo, tanto si existe el hábito de fumar o si te rodeas de personas que lo hacen. Aparte de intervenir en el cáncer de estómago, el cigarrillo afecta en gran medida todos los órganos relacionados del aparato respiratorio, sobre todo los pulmones. 

Por último, hay varias afecciones a las que es preciso prestar atención, ya que pueden desencadenar un cáncer estomacal, tales como la anemia perniciosa, la gastritis atrófica crónica y los pólipos en el estómago.

Actualmente el cáncer de estómago es uno de los potencialmente más peligrosos, debido sobre todo a que raras veces presenta síntomas concretos verificables y cuando los presenta muchas veces, lo hace en una etapa avanzada del tumor, lo que resulta demasiado tarde para detenerlo.  

Por ende resulta necesario conocer cuáles son los tipos de cáncer de estómago que se generan con mayor frecuencia, así como los factores de riesgo que deberíamos evitar y, por supuesto, todas aquellas actividades nos permitan alejarnos de esta enfermedad. 

En la prevención pudiésemos hallar soluciones a distintos padecimientos. Por ejemplo, tomar conciencia sobre lo que consumimos no debería ser tarea difícil ya que además de proveernos de nutrientes para el funcionamiento del cuerpo, en la alimentación  puede estar la clave para prevenir el cáncer estómago. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s