virus, vph

¿Cuáles son las fases del cáncer y cómo se mide?

Como la mayor parte de las enfermedades degenerativas, el cáncer tiene varias fases o etapas. Desde el comienzo de la enfermedad, que implicaría las primeras mutaciones de las células, hasta el estadio final que podría llamarse etapa metastásica o terminal.

A propósito de esto, existen procesos consensuados de estadificación para lograr conseguir un certero diagnóstico de la etapa en la que se encuentra el paciente. 

Conocer las fases del cáncer resulta de utilidad para asignar un tratamiento adecuado. Son varios los aspectos que determinan las etapas: el tipo de cáncer; la duración de cada estadio, que  puede variar de meses e incluso hasta décadas; el estilo de vida llevado por la persona; la edad y el estado físico del paciente.  

¿Cuáles son las fases del cáncer? 

Las fases del cáncer pueden ser clasificadas desde la 0 hasta la número 4. El valor más elevado indica que existe una mayor presencia de cáncer en el organismo y, por tanto, un mayor nivel de gravedad.

Simplificando un poco las cosas, inciden en estas fases tres puntos concretos identificables, los cuales tienen que ver con las células cancerígenas, que crecen pero se mantienen en el sitio; cuando se movilizan hacia el sistema linfático y, por último, cuando alcanzan otros órganos, incluso lejanos.    

Cáncer etapa 0: en esta primera etapa, también denominada fase de inducción, en realidad solo se han llevado cambios en el ámbito de las células. Las mismas se multiplican con gran rapidez y descontrol total. 

En esta etapa, a pesar de que las células dañinas van adquiriendo la capacidad de invasión, permanecen todavía en el lugar de origen. Y puede durar en algunos casos hasta 30 años, en realidad durante este tiempo puede no producir síntomas.

Para algunos especialistas no es muy notable la diferencia entre la etapa 0 y la etapa1, en todo caso, en la fase 1 ya pudiese verificarse pequeños tumores.

Cáncer etapa 2: en este estadio el cáncer todavía se mantiene en su sitio de origen, pero poco a poco ya empieza a propagarse por el tejido que lo rodea, mientras continúa creciendo el tumor.  

Cáncer etapa 3: ya con un tumor más grande, es probable que las células cancerígenas se hayan extendido a los ganglios linfáticos adyacentes. Aunque en este momento, la enfermedad todavía puede permanecer en un sector específico del cuerpo.

Cáncer etapa 4: esta es la etapa más avanzada del cáncer y, por tanto, la que mayor preocupación genera. En esta fase ya las células malignas han iniciado la invasión de otras partes del cuerpo. Cuando esto ocurre ya es considerada como una enfermedad incurable. Si es ubicado en este estadio, también se denomina cáncer invasivo. 

Metástasis: ocurre ya en la fase más avanzada de la enfermedad, la metástasis implica que las células cancerígenas invaden otros órganos incluso lejanos al sitio donde se originaron. El tratamiento suele ser complejo y sistémico, o mejor dicho, una pesadilla, dependiendo del rango de acción de la metástasis y del órgano u órganos afectados.  

¿Cómo se mide cada etapa? 

Cada etapa se mide a través de un proceso complejo de estadificación. Según el portal web cancer.org, el más empleado es el TNM del American, Joint Committee, por sus siglas  AJCC. En la que se recogen datos que una vez obtenidos se combinan determinando la etapa en la que se encuentra el cáncer.

Dicho sistema maneja una serie de iniciales que representan variables de estudio, así por ejemplo, (T) hace referencia al tamaño del tumor, (N) a la posible propagación hacia los nódulos linfáticos adyacentes y la temida (M) indicaría si hay metástasis hacia órganos lejanos.

También se suele evaluar el grado a partir de la letra G para determinar qué tanto se parecen las células normales a las cancerosas.

Ejemplos 

Siguiendo el portal web cancer.org será mostrado, a partir de tres ejemplos, de cómo se usa este sistema de estadificación tomando como referencia la evaluación de un cáncer de mama.

Para ello resulta indispensable añadir otros datos relevantes, como son la evidencia de proteínas relacionadas con el estrógeno (ER), progesterona (PR), así como la llamada Her2.

En el primer ejemplo nos aclaran que si una persona tiene un tumor entre 2 y 5 centímetros, (igual a T2) y no se ha propagado ni a los ganglios linfáticos (igual a N0) ni a órganos (M0), con G3; y en cuanto a las proteínas ER y PR es positivo, mientras que Her2 es negativo, daría como resultado un cáncer en la etapa 1.

En un segundo ejemplo nos señalan que el tumor ha sobrepasado los 5 centímetros (T3), y además se ha propagado a algunos nódulos linfáticos adyacentes (N2); sin embargo no lo ha hecho a órganos (M0), pero es grado 2, y con las proteínas en positivo, daría como resultado una etapa 1B. 

Y si nos encontramos ante un tumor grado 2, con todas las proteínas en negativo, de tamaño mayor a 5 centímetros (T3), que se haya propagado a los ganglios (N2) pero no a los órganos (M0), la etapa asignada será III.

Como hemos podido apreciar, el hecho de designar una etapa específica viene determinado por varios factores que inciden directamente en ella, como en el caso de las proteínas en el cáncer de mama, así como en el tratamiento trazado por el médico.

¿Cómo se desarrolla el cáncer? 

El cáncer se puede desarrollar de diferentes formas y a velocidades distintas, dependiendo de los tratamientos que se usen para enfrentarlo, del estilo de vida, e inclusive, de la composición genética del paciente.

También se propaga a partir de tres rutas o maneras: mediante el tejido celular, a través de los vasos linfáticos y por el torrente sanguíneo.

El objetivo del cáncer una vez iniciado, a partir de células que se salen de control hasta llegar a formar tumores, es ir aumentando su ejército de células cancerígenas hasta expandirse a todas las regiones del cuerpo. 

Por ello la tarea del especialista consiste, precisamente, en detener este desarrollo.  

Recomendaciones básicas acerca del cáncer 

La recomendación más importante en cuanto al cáncer es, en un principio, ir delante de él, esto es a partir de la prevención. Cuidando de llevar un estilo de vida saludable con ejercicios y alimentación balanceada, así como intentar alejarse de situaciones estresantes. 

Lo segundo es estar atento a los cambios que presenta el cuerpo, aprender a escucharlo y no postergar la visita al médico en caso de que algo no vaya bien. Hay que recordar, e incluso enfatizar, que cuanto más temprana sea la detección mayores serán las posibilidades de vencer esta enfermedad. 

Por último, si ya se encuentra en alguna de las etapas, es preponderante tomar todas las medidas necesarias para evitar el proceso de metástasis, porque a partir de allí todo se complicaría en exceso, ya que la enfermedad ha tomado el control de la mayor parte del organismo.  

A través de los avances tecnológicos, y del amplio estudio sobre el cáncer, se ha podido establecer las fases del cáncer, para garantizar un tratamiento acorde que controle su evolución e impida que llegue a la fase terminal.

No hay que olvidar la existencia de factores de riesgo que deben ser evaluados para prevenir esta enfermedad. También, entender que el tiempo es valioso, por lo que la detección temprana junto a los ajustes médicos, despejará las nubes negras del horizonte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s