calambres-nocturnos-piernas

¿Cuáles son las causas del dolor en las piernas y cómo calmarlo?

Todos a partir de cierta edad empezamos a experimentar cambios en nuestro cuerpo que se pueden convertirse en diferentes dolencias. Uno de estos malestares es el dolor en las piernas.

En general son diversas las causas de los dolores en las piernas y van desde evidentes trastornos musculares hasta el padecimiento de ciertas patologías, como por ejemplo las relacionadas con una mala circulación, nervios inflamados o hasta pudiera tratarse de la columna vertebral.

De allí que convenga evaluar las causas que desatan el dolor a partir de los diagnósticos en concreto, para así entender por qué ocurre y de esta forma saber el papel que podemos adoptar para enfrentarlo. Sobre todo si es a partir de prácticas que podemos realizar sin salir de casa.

Causas del dolor de piernas

Si bien es cierto que son varias las causas que pudieran desencadenar dolores en las piernas, existen dos tipologías precisas que vale la pena diferenciar. 

La primera es cuando nos referimos a lesiones musculoesqueléticas, mientras que la otra puede ser vista como un síntoma de una enfermedad mucho más seria.

Dentro de la categoría de lesiones tenemos todas aquellas que son producto de motivos evidentes, pues provienen de actividades deportivas o en el peor de los casos son el resultado de accidentes. En este grupo debemos mencionar esguinces, tendinitis, distensiones o desgarres musculares, además de fracturas. 

En estos casos se ameritaría tratamientos localizados dependiendo de la gravedad y magnitud de la lesión. Y el tratamiento puede ir desde el reposo o la inmovilización hasta la cirugía.

Asimismo, los calambres también suelen afectar las piernas, con dolores repentinos que son acompañados de espasmos musculares. Éstos pueden ser originados por deficiencias de minerales como potasio o, del mismo modo, ocurren por sobrecargar los músculos en jornadas arduas de ejercicio.

Dentro del grupo de enfermedades podemos señalar, en un primer término, las relacionadas con una mala circulación sanguínea, como la aterosclerosis, trombosis y varices.

Por otra parte, las afecciones degenerativas también incitan el dolor de piernas como la artrosis, producto de un desgaste en las articulaciones, muy popular entre los deportistas profesionales y la artritis que es una inflamación de las mismas, consecuencia más bien de la edad. 

También pudieran fungir como detonantes del dolor de piernas: la osteomelitis una inflamación del hueso; la gota, entendida como cristales de ácido úrico que inflaman las articulaciones y, además, las neuropatías, producto de enfermedades como la diabetes.

A lo anterior podemos agregar, otras patologías degenerativas como la enfermedad de Paget, también conocida como osteítis deformante; fibromialgia entendida comodolor o sensibilidad muscular generalizada y el lupus eritematoso sistémico, el cual emerge cuando el mismo sistema inmunológico ataca sus propios tejidos.

Las alteraciones en la columna también pueden derivar dolores en las piernas. A través de padecimientos como la espondilolistesis o deslizamiento de una vértebra. 

Finalmente la estenosis raquídea del canal vertebral entendida como la compresión de los nervios raquídeos y las hernias discales, que tienden a presionar los discos, son padecimientos vinculados con dolores de piernas, específicamente se asocian con la ciática.  

Síntomas del dolor de piernas y entumecimiento

Si combinamos los dolores en las piernas con otros síntomas como el entumecimiento o debilidad en los miembros inferiores, podríamos intuir que el epicentro del problema pudiera provenir de lo que comúnmente se denomina ciática o disfunción del nervio ciático.

Por lo general esta clase de dolores  se dispara desde  la parte baja de la espalda hasta las piernas y algunas veces llega a los pies. Se habla también de que el paciente experimenta un tipo de dolor ardiente que puede llegar a ser en muchos casos insoportable.

Esta dolencia suele surgir cuando un espolón en la columna vertebral o una hernia de disco presionan el nervio. Lo que deviene en inflamación e irritación del mismo. La calidad de vida de las personas que lo sufren se ve muy afectada.

¿Cómo calmar las piernas cansadas?

Existen varios procedimientos que podemos seguir para relajar las piernas cansadas y la mayoría de ellos invita a mejorar la circulación sanguínea. Entre ellos tenemos el tumbarse boca arriba en la cama y poner las piernas en alto. 

También son ampliamente recomendados tanto los baños con agua fría como caliente. Ya que a partir de esta práctica se relajarían los músculos de las piernas, además de que optimizaría la circulación. De hecho, la alternancia entre agua caliente y fría forma parte de un tipo de terapia.  

Además es una buena oportunidad para aplicar masajes con cremas mentoladas o aceites esenciales. Igualmente, puede usarse para estos propósitos el vinagre de manzana.

Asimismo, podemos preparar infusiones con una gran variedad de plantas que posean cualidades antiinflamatorias. Como por ejemplo la ortiga, uña de gato, jengibre o el romero, por mencionar solo algunas.

Por último se puede usar un analgésico ligero como el paracetamol para aliviar si se presenta dolor. 


Causas del dolor de piernas al dormir

Algunas veces el descanso nocturno pudiese verse alterado, debido a molestos dolores en las piernas. Las causas más comunes de que esto ocurra son: la retención de líquidos, producto de factores como la insuficiencia renal, el embarazo, la obesidad y la menopausia. 

Entre otras causas podemos mencionar el hecho de acostumbrarnos a dormir en una mala postura. Así como también suele asociarse este trastorno con leves lesiones que pasan desapercibidas normalmente durante el día a día. Además de los calambres que pueden ser producidos por déficit de calcio.

Para finalizar, existe un síndrome denominado “piernas inquietas”, cuyo origen es neurológico y consiste en sentir un impulso de mover las extremidades inferiores, de manera inconsciente. Lo cual impediría, por ende, un descanso pleno.

Dolor de piernas durante el embarazo

Tanto en las etapas iniciales del embarazo como en las finales, el dolor de piernas puede ser un síntoma muy común. Al principio del mismo, ciertas hormonas de la mujer como el estrógeno y la progesterona tienden a aumentar el volumen sanguíneo, provocando que se dilaten las venas de las extremidades inferiores.

Ya en la etapa final del embarazo se pueden hinchar las piernas, producto del aumento de peso natural del bebé y de su incidencia al comprimir el nervio ciático o la vena cava.

De una menor a mayor gravedad, existen diferentes causas que originan dolor en las piernas. Ya sean producto de problemas musculares, de mala circulación o sencillamente como síntoma de una enfermedad más importante. 

Ante los posibles motivos y tras obtener un diagnóstico adecuado del dolor resulta conveniente: cumplir el tratamiento indicado; aprovechar los productos naturales y llevar adelante prácticas como elevar las piernas, colaborarán en mantener el dolor controlado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s