gastritis

¿Cuáles son las causas de las gastritis y qué debemos comer para eliminarla?

La gastritis es una afección estomacal relativamente recurrente, no es una afección por la cual debas preocuparte mucho en la mayoría de los casos. Sin embargo, hay diferentes tipos de gastritis, y algunos de ellos sí representan un peligro para ti.

En la siguiente guía abordaremos distintos aspectos alrededor de la gastritis de manera que cuentes con información que te sea útil para identificar los signos de la gastritis en ti mismo o en alguien de tu entorno.

¿Qué es la gastritis?

Mayo Clinic apunta que las gastritis es un conjunto de enfermedades estomacales que inician con la inflamación de la mucosa del revestimiento del estómago. La bacteria que ocasiona la inflamación suele ser la misma que genera las úlceras estomacales.

La gastritis puede ocurrir repentinamente (gastritis aguda), o desarrollarse con el correr del tiempo (gastritis crónica). En ciertos casos, la gastritis puede desarrollar úlceras e incrementar la probabilidad de sufrir cáncer en el estómago.

En la mayoría de los casos, la gastritis no representa un peligro muy grande para el paciente, y tiende a mejorar rápidamente con el correr del tiempo.

Síntomas

Hay ocasiones en que la gastritis no genera síntoma alguno, pero en las personas que desarrollan un cuadro sintomático, estos son algunos de los signos más frecuentes:

  • Náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal
  • Aerofagia
  • Acidez de estómago
  • Inapetencia
  • Pérdida de peso
  • Heces negras y/o vómito con sangre
  • Indigestión

Las heces negras y vómitos con sangre ocurren solamente cuando la gastritis ha sangrado en el revestimiento del estómago.

Causas de la gastritis

El consumo de sustancias nocivas para el cuerpo suele ser una causa común para la aparición de la gastritis, siendo el alcohol y la cocaína dos de las más preponderantes. Sin embargo, se sabe que fumar también puede aumentar las probabilidades de sufrir de gastritis.

También puedes sufrir gastritis a partir de una infección viral, un trastorno autoinmune, o una infección estomacal ocasionada por la bacteria Helicobacter pylory, que es la misma bacteria que ocasiona las úlceras estomacales.

Enfermedades que pueden inducir una gastritis son la Enfermedad de Crohn y la sarcoidosis. La sarcoidosis es muy especial porque consiste especialmente en el incremento de las células inflamatorias en el cuerpo.

Otros elementos que pueden generar gastritis son los alimentos picantes y las sustancias corrosivas por el daño que generan en el revestimiento estomacal. El reflujo de la bilis hacia el estómago también puede ocasionar episodios de gastritis.

Aunque no tan comunes, otras dos causas de la gastritis son el haberse efectuado una cirugía menor en la zona estomacal o sufrir una enfermedad gástrica que genere la inflamación de la mucosa del estómago.

Tipos de gastritis

Según el tiempo de evolución, se habla de gastritis agudas o de gastritis crónicas. Las gastritis agudas tienen un desarrollo veloz y repentino, aunque hay pacientes que son asintomáticos y no tienen signos de ningún tipo.

Los casos más graves de las gastritis crónicas consisten en hemorragias digestivas intensas o de un importante síndrome infeccioso (gastritis flemosa) que repercute en tu estado general de salud.

Por su parte, la gastritis crónica es la inflamación de la mucosa gástrica por un periodo prolongado de tiempo. Se caracteriza por presentar lesiones histológicas crónicas, así como por contar con prevalencia en los países subdesarrollados.

La gastritis crónica más común es la generada por la Helicobacter pylory. En estos casos, la gastritis pudiera preceder una úlcera duodenal o un caso de cáncer gástrico. En ocasiones, las molestias que ella ocasiona pueden estar asociados con anemia perniciosa.

Según la sintomatología, podemos referirnos a gastritis erosiva o gastritis atrófica. Como su nombre sugiere, la gastritis erosiva corroe el estómago al ocurrir una ulceración en el revestimiento, dejando paso libre para los ácidos.

La capa protectora del estómago resulta afectada cuando ocurre la gastritis atrófica, lo que incrementa la probabilidad de sufrir cáncer de estómago. Este tipo de gastritis también suele generar anemia.

Diagnóstico

El análisis de sangre suele emplearse para diagnosticar gastritis. El objetivo del análisis de sangre es medir el nivel de los glóbulos rojos para detectar una posible anemia que se relacione con el debilitamiento de la mucosa.

Otra prueba común es el análisis de heces, que se plantea para detectar si hay sangrado o no. Si lo hay, puede que sea causado por una hemorragia digestiva causada por la gastritis. También se propone para detectar la presencia de la bacteria Helicobacter pylory.

Casi siempre el especialista tiene que recurrir a una gastroscopia. Con esta prueba, el experto puede visualizar el estado de las mucosas del estómago y determinar si hay o no inflamación, que es la causa inicial de la gastritis.

Tratamiento para eliminar la gastritis

El tratamiento para la gastritis depende del agente que lo haya causado. Por ejemplo, una gastritis aguda ocasionada por medicamentos no esteroides o por el consumo de alcohol se puede aliviar si el paciente deja de consumir la sustancia que haya ocasionado el problema.

Para erradicar al Helicobacter pylory del estómago, el experto te puede recetar una combinación de antibióticos. Entre ellos está la claritromicina (Biaxin), la amoxicilina (Amoxil y Augmentín) y el metronidazol (Flagyl). Es un tratamiento que dura entre 1 y 2 semanas.

El médico también puede recetarte bloqueadores de ácido, que reducen la cantidad de ácido que se libera en el tubo digestivo. Con esto, el dolor de la gastritis es aliviado y la curación se desarrolla más fácilmente.

Dieta para la gastritis

Todo tratamiento con la gastritis contempla una dieta especializada que le permita al estómago sanar y no exigirse demasiado de manera que los síntomas no reaparezcan. Es una etapa fundamental del tratamiento, determinará si la recuperación es posible o no.

No puedes comer frituras, tortas ni alimentos industrializados, como las comidas precocidas y las procesadas ya que ellas tienen componentes que pueden ser peligrosos para el estómago, o porque le exigen un esfuerzo para el que no está preparado.

Es importante también que todos los alimentos se preparen con condimentos naturales y sin salsas.

Qué comer para eliminar la gastritis

Se aconseja mucho que la dieta del paciente sea rica en legumbres, carnes blancas, frutas, vegetales y pescados. Si las frutas ácidas te ocasionan reflujo, debes evitarlas. Puedes incluir mermeladas o compotas siempre que sean 100% frutales y que no tengan azúcar.

Las legumbres cocidas y sin piel son muy recomendadas para afrontar periodos de gastritis porque son más fáciles de digerir. Siendo así, puedes preparar calabacín, berenjena, zanahoria, espinaca, acelgas, ejote, etcétera.

Pollo, pavo y pescado son carnes bajas en grasa que puedes incluir en tu dieta. Preferiblemente deben ser preparados a la plancha, asados o cocidos. También puedes consumir mariscos si ellos están bien cocidos.

Puedes incluir leche y sus derivados, siempre que estén en su presentación descremada. Como derivado de la leche, los quesos blancos también pueden ser incluidos. Dos quesos de este tipo son el ricotta y cuajada light.

En resumen, la gastritis es una enfermedad que puede presentarse de modos distintos, y cada uno de ellos tiene sus particularidades. Sin embargo, hay formas para abordar cada uno de esos tipos y evitar que la gastritis represente un percance importante de salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s