vesicula

Dolor en la vesícula: ¿es necesaria la cirugía?

El dolor de vesícula es un problema médico poco común, por lo que puede ser difícil para una persona identificar los síntomas asociados a él, así cómo identificar en qué momento es necesario buscar atención médica para aliviar la vesícula.

En esta breve guía abordaremos distintos aspectos alrededor del dolor de vesícula, pero enfocándonos en las posibilidades de tratamiento. Siendo así, esta guía te puede ser útil si sabes que padeces de dolor de vesícula, pero no sabes qué hacer para acabar con él. 

Causas del dolor en la vesícula

Medline Plus indica que es bastante frecuente que nos enfermemos de la vesícula por los altos niveles de triglicéridos y colesterol que hay en la sangre. Esto favorece la formación de lodo y posteriormente piedras en la vesícula.

Las mujeres son más propensas a desarrollar piedras vesiculares que los hombres por las diferencias hormonales que existen. Dichas diferencias abarcan la serie de cambios hormonales generada por el embarazo, pero no acaban allí.

Los síntomas suelen ser un dolor abdominal que inicia en la boca del estómago y se desplaza hacia el lado derecho del abdomen, bajo la última costilla. Es un dolor muy intenso y que puede desplazarse hacia la espalda o el hombro derecho. También pueden presentarse vómitos o náuseas.

Según el tratamiento, puedes requerir atención hospitalaria para calmar el dolor a partir de medicamentos intravenosos. Si el dolor se quita en las 8-12 horas siguientes a la administración de los fármacos, es probable que puedas volver a casa bajo régimen de supervisión. 

Piedras en la vesícula ¿Cuándo operarse?

gastritis

Las piedras en la vesícula requieren una operación quirúrgica cuando empieza a ocurrir inflamación de la vesícula biliar. Esta inflamación impide el flujo de la bilis hacia los intestinos.

Los síntomas comunes de la inflamación de la vesícula biliar son el dolor intenso debajo de la última costilla del lado derecho. Este dolor se produce después de consumir lácteos o alimentos ricos en grasas, por lo que el paciente se ve en necesidad de cambiar ligeramente su régimen de alimentación. 

En determinados casos, la inflamación de la vesícula biliar ocasiona episodios de náuseas y vómitos, lo que es razón para que la persona reciba atención hospitalaria.

Ambos síntomas se hacen recurrentes a partir de que comienzan, y para atenderlos es necesario proceder con una extirpación de la vesícula (colecistectomía), que se puede realizar mediante la técnica laparoscópica.

Extirpación de la vesícula con laparoscopía

La extirpación de la vesícula mediante la laparoscopía representa la manera más común de retirar la vesícula del cuerpo. La extirpación de la vesícula no es un problema dado que ella no cumple ninguna función en el proceso digestivo ni en ningún otro.

La colecistectomía, el nombre que recibe la extirpación de la vesícula, puede realizarse por laparoscopía en el 99% de los casos, incluso cuando la vesícula no se encuentra inflamada ni con piedras formadas. Este es un procedimiento que puede realizarse de manera preventiva para evitar problemas futuros.

La operación empieza con tres o cuatro cortes pequeños en el abdomen seguidos de la introducción del laparoscopio en alguno de los cortes, mientras que otros instrumentos médicos se introducen en las otras aberturas.

Se bombea gas en el abdomen de manera que se amplíe el espacio y el cirujano pueda trabajar con mayor facilidad. Finalmente, el especialista retira la vesícula a partir del laparoscopio y los otros instrumentos. En la operación se aplica anestesia general, por lo que no sentirás nada. 

Cirugía con láser

En los años recientes se ha desarrollado una nueva técnica para la extirpación de la vesícula. Esta técnica, conocida como LABEL, solo requiere 1 etapa y 1 día de hospitalización, por lo que es un procedimiento menos invasivo e incapacitante.

La cirugía láser se realiza por un dispositivo que emite un láser que afecta a las piedras vesiculares y reduce su tamaño. Este dispositivo ingresa al abdomen mediante un corte realizado de manera previa por el cirujano, que tiene una cámara a su disposición para ver mejor lo que ocurre.

Toda la operación tiene una duración de 1 hora, y a pesar de todos los beneficios que brinda, no es una técnica que todavía tenga escala global dado a que todavía es muy reciente. Sin embargo, se espera que tarde o temprano tenga mayor presencia. 

Complicaciones de la cirugía para extraer la vesícula

Por más segura que sea la extirpación de la vesícula, hay riesgos presentes en la operación que tienes que tomar en cuenta antes de elegir esta opción para tratarte.

Los riesgos presentes en la cirugía y en la anestesia en términos generales son reacciones a los medicamentos, problemas respiratorios, sangrado o formación de coágulo sanguíneo, e infecciones en la zona de la operación. Estos riesgos deben tratarse durante la operación para que no haya efectos secundarios.

Los riesgos particulares de la cirugía para la vesícula biliar son pancreatitis (inflamación del páncreas), lesión del intestino colédoco y lesión del intestino delgado o colon. También es común que haya daño en los vasos sanguíneos circundantes al hígado.

Recuperación después de la cirugía

La recuperación de la cirugía para extirpar la vesícula toma alrededor de 6 semanas. Aunque para la segunda semana puedes estar en condición de realizar la mayoría de tus actividades normales, no será hasta poco después de 1 mes cuando vuelvas a tu nivel de energía habitual.

En el periodo de recuperación puedes experimentar síntomas como dolor de abdomen, dolor de garganta, náuseas y vómitos, heces sueltas después de comer, hematomas alrededor de las heridas, y enrojecimiento de la piel alrededor de la zona abordada.

Durante el postoperatorio, la dieta debe ser alta en fibra para que el ritmo intestinal vuelva a su curso. También es importante que consumas agua en gran cantidad para que la digestión sea más fácil y llevadera.

No te quedes solamente con la información que te hemos suministrado, consulta con un experto en medicina que te logre asesorar y pueda solventar las dudas y temores que tengas alrededor de las posibilidades de tratamiento quirúrgico que pueden aplicarse sobre el dolor de vesícula. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s