hipertension-tension-arterial

Hipertensión: Causas, prevención y tratamiento

La hipertensión es un problema que afecta, por lo general, a hombres mayores de 55 años y a mujeres mayores de 60, según la revista médica Med Wave. Sin embargo, existen casos en que personas jóvenes también puedan sufrir de este problema.

Se trata de una enfermedad que padecen millones de personas, cuyos riesgos conllevan sufrir algún ataque cardíaco u otros problemas cardiovasculares. También produce problemas renales, potencia los accidentes cerebrovasculares, y afecta la tensión ocular.

De allí la importancia de determinar las causas y lo síntomas, así como el diagnóstico adecuado para mantener los niveles de la tensión óptimos y evitar que esta se dispare y ocasione más daños en el cuerpo.

Qué es la hipertensión arterial

De acuerdo a Cuídate Plus, se trata de una afección crónica en la que la tensión de los vasos sanguíneos se mantiene alta continuamente, lo que podría causar mucho daño. Ahora bien, la tensión arterial es la potencia que ejerce la sangre en las paredes de las arterias cuando es bombeada hacia el corazón.

Así, mientras más alta sea esta tensión, más energía y más esfuerzo requerirá el corazón para bombear la sangre. Por sus características, es posible que los síntomas tarden tiempo en aparecer, por eso es peligrosa, debido a que puede producir un paro cardiovascular.

Causas

No se han determinado las causas específicas que producen la hipertensión. Sin embargo, se la ha relacionado con una variedad de factores que se presentan en la mayoría de las personas que la padecen.

En general, se pueden dividir en dos grupos: aquellos que la tienen por causas hereditarias o genéticas, y de aquellos que llegan a desarrollarla debido a un estilo de vida de excesos. En los  primeros, las causas no son modificables, es decir, no se pueden revertir, mientras que en los segundos, sí se puede mejorar.

En el caso de las causas no modificables, juega un papel importante el factor genético. Quienes tengan familiares próximos que sufren de hipertensión es probable que en el futuro lo llegue a desarrollar.

Por otro lado, los hombres son más propensos a desarrollar la hipertensión incluso mucho antes que las mujeres. Esto se debe a que las mujeres están protegidas, por decirlo de alguna manera, por las hormonas que producen durante su etapa de fertilidad.

A medida que pasan los años, es posible desarrollar hipertensión arterial máxima o mínima, así que la edad también es un factor clave, y por eso es importante realizar chequeos constantes después de los 40 años.

Por otro lado, existen otras causas, que tienen que ver más bien con los hábitos de vida y alimenticios. La obesidad, así como el sobrepeso pueden ocasionar este problema. Consumir alimentos altos en grasa o azúcar también dispara las probabilidades de sufrir de hipertensión.

Sufrir de otras enfermedades y consumir cierto tipo de medicamentos también aumentan el riesgo. Por eso es importante el control médico si se tienen problemas renales.

Clasificación de la hipertensión

La tensión arterial se divide en tensión sistólica, que corresponde al valor más alto mientras el corazón bombea la sangre hacia el resto del cuerpo; y la tensión diastólica, que corresponde al número más bajo de la presión en los vasos sanguíneos entre las pulsaciones del corazón. 

Ahora bien, la medición se hace en milímetros de mercurio. La hipertensión se detecta cuando uno de estos valores, o los dos en conjunto, están demasiado altos. 

La tensión arterial alta se cataloga como normal, cuando los valores están entre los 120/80 a 129/84 mmHg, o lo que es lo mismo, milímetros de mercurio. Cuando es alta, los valores arrojan entre 130/80 a 139/89 mmHg.

Ahora, cuando los valores sobrepasan los antes mencionados, se dice que están en Estadio de hipertensión, y estos son 3:

Estadio de hipertensión 1: los valores van desde los 140/90 a 159/99 mmHg.

Estadio 2: Los valores comprenden desde los 160/100 a 179/109 mmHg.

Estadio 3: Cuando los valore sobrepasan los 179/109 mmHg.

Es en estos 3 estadios, o condiciones, donde la persona debe recibir tratamiento adecuado para recuperar los niveles. Al mismo tiempo, será necesario realizar pruebas diagnósticos para determinar si se sufre de hipertensión.

Cómo se diagnostica la hipertensión

La manera más efectiva para diagnosticar la hipertensión es la medición constante de la presión arterial. Esta medición se realiza a través de los esfingomanómetros, conocidos también como tensiómetros.

Si los valores son muy altos, el especialista hará un seguimiento continuo para determinar si la persona sufre de la presión alta. En caso de que así sea, será necesario someterse a un tratamiento que ayude a mantener los niveles adecuados.

Tratamiento

Antes de comenzar a consumir cualquier tipo de medicamentos, es importante que la persona haga cambios y modifique su estilo de vida. Es necesario que comience a llevar una dieta sana, eliminando alimentos altos en grasa y azúcar.

También es importante comenzar a realizar actividades físicas y tener una rutina de ejercicios constante. Al controlar el peso, es posible mantener los niveles de la tensión arterial controlados. Adicional a esto, debe dejar de fumar y consumir bebidas alcohólicas.

En conjunto con esto, existe una serie de tratamientos farmacológicos que ayudarán a controlar los niveles de la presión arterial. Entre ellos, están los diuréticos, los betabloqueantes y los inhibidores de enzimas.

Claro está, es necesaria la prescripción médica, luego de la evaluación necesaria, para determinar qué medicamentos son adecuados y no causen otros problemas de salud colaterales.

Hipertensión crónica durante el embarazo

Es una de las complicaciones más comunes durante el período de gestación, según reporta la Sociedad Iberoamericana de Información Científica. La hipertensión se puede generar durante el embarazo, o es posible que la madre ya lo sufriera pero no había sido diagnosticada.

Es por ello que es necesario mantener el control de la presión arterial. El especialista, de acuerdo a las circunstancias, prescribirá el tratamiento adecuado para evitar el menor impacto en el feto. 

Si el problema persiste, la madre debe estar en constante control médico, y es posible que necesite seguir un tratamiento de por vida.

Cómo prevenir la presión alta

Cultivar hábitos saludables es importante para prevenir la hipertensión. Mantener el peso adecuado es muy importante, ya que la obesidad y sobrepeso son dos factores de riesgo potenciales.

Por ello, vigilar lo que se come es fundamental, así como la cantidad de lo que se ingiere. A esto se le debe sumar una buena rutina de ejercicio. Deportes como la natación, correr o montar bicicleta ayudan a ejercitar el sistema cardiovascular.

A esto hay que restarle el consumo de alcohol y de tabaco, y el consumo moderado de café. En caso de tener antecedentes de hipertensos, el chequeo médico constante y seguir todas estas recomendaciones será vital para que no se desarrolle a temprana edad.

Conclusión

El control médico es importante para determinar si se sufre de hipertensión. Este control es necesario para evitar complicaciones, como ataques al corazón y otros problemas cardíacos. Quienes sufren de hipertensión deben apegarse al tratamiento.

La medicación es importante, y por eso no se debe dejar de seguirla. A menos que el médico tratante diga lo contrario. Si hay reacciones adversas al medicamento, lo sensato es consultar con el especialista para cambiarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s