diabetes

Diabetes: Tipos, causas y tratamiento

La diabetes es una enfermedad que, en un principio se creía que afectaba solo a personas adultas. Sin embargo, en los últimos tiempos, esta ha incidido en las poblaciones más jóvenes. La causa de esto, se debe en su gran mayoría, al estilo de vida.

El aumento de consumo de productos industriales, comida rápida y alimentos altos en azúcar, además de un estilo de vida sedentario, y la falta de actividad física son motivo de la propensión a padecer diabetes en los más jóvenes.

La diabetes tipo 1 suele afectar a los niños y jóvenes, según Family Doctor. La diabetes, si no se trata a tiempo, puede generar complicaciones. Existen diversos tipos de diabetes, así como el tratamiento adecuado para cada caso.

¿Qué es la diabetes?

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Así lo señala Cuídate plus. La hormona se encarga de procesar la glucosa y mantener sus valores regulares en la sangre. De esta manera, es posible que la glucosa que entra en el organismo se conduzca hacia el interior de las células.

Una vez en el interior, la glucosa se transforma en energía, lo que posibilita el buen funcionamiento de los tejidos y los músculos. También almacenan la glucosa para que sea usada cuando se necesite.

La diabetes se produce cuando el páncreas deja de producir insulina, o produce la hormona de forma deficiente, no la usa eficazmente. Esto hace que se produzca un exceso de glucosa, llamada hiperglucemia, debido a que no hay una buena distribución de la misma y se acumula en la sangre.

El exceso de glucemia en la sangre perjudica a todo el organismo, pero tiene una incidencia mayor en el corazón, las arterias y los riñones. Esto incrementa el riesgo de padecer de problemas cardíacos y renales, así como el riesgo de perder alguno de los miembros inferiores.

Síntomas

De acuerdo al Instituto Nacional de Diabetes, los síntomas varían de acuerdo a las condiciones de cada paciente. Sin embargo, hay una sintomatología general a la cual hay que prestar atención para detectarla a tiempo.

Los síntomas generales son: incremento de la sed y las ganas de orinar. También se produce aumento del apetito y cansancio extremo. La visión se vuelve borrosa y se produce un hormigueo y hasta entumecimiento de las extremidades superiores e inferiores.

Además, las heridas tardan en cicatrizar, la piel se reseca y surge la piquiña. Se producen infecciones dentales y cutáneas, y en el caso de las mujeres, infecciones frecuentes en la vagina por hongos.

En el caso de la diabetes tipo 1, los síntomas aparecen muy rápido. Si no se controla, la diabetes tipo 2, puede generar los siguientes síntomas: Vómitos y náuseas frecuentes; respiración rápida. Debilidad corporal, somnolencia, mareos y episodios de confusión.

¿Qué causa la diabetes?

La diabetes tiene causas genéticas. Personas con antecedentes familiares de diabetes pueden ser propensas a padecerla. Sin embargo, existen otros factores, como una mala alimentación o baja actividad física, así como la edad, que inciden en la aparición de la enfermedad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las causas son diferentes cuando se trata de diabetes tipo 1 y la de tipo 2. 

Tipos 

Existen diferentes tipos de diabetes, y sus causas son diferentes. Por eso es importante conocerlas para saber qué medidas tomar, y a la hora del diagnóstico médico, tomar las previsiones necesarias que amerita cada caso.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es recurrente en los niños, aunque también puede aparecer en la adolescencia y en la etapa adulta. Aparece de forma abrupta. Este tipo de diabetes surge debido a la destrucción de las células beta del páncreas.

Esto quiere decir que los anticuerpos destruyen estas células, que se encargan de producir la insulina, pensando que son agentes externos del propio sistema. Los especialistas aún desconocen la causa concreta de por qué se produce esta reacción del propio cuerpo.

Diabetes tipo 2

Este tipo de diabetes consiste en que el páncreas no produce la cantidad de insulina necesaria, o que las células del propio cuerpo no usan la insulina de manera adecuada. Este fenómeno se llama resistencia a la insulina.

Por lo tanto, la acumulación de la glucosa en el organismo genera problemas de salud que pueden afectar los vasos sanguíneos, las terminaciones nerviosas, los riñones, la visión y el propio corazón.

En este caso, la diabetes se produce por varias razones. Una de ellas, la edad. Esta suele afectar sobre todo a adultos. El sobrepeso también es un factor de riesgo importante, al igual que los antecedentes familiares.

El consumo de alcohol y tabaco también incrementan los riesgos de padecer de diabetes tipo 2. Y el síndrome de ovario políquistico crea un desequilibrio hormonal en el cuerpo de la mujer, por lo que hace que el riesgo de desarrollar diabetes es mayor.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional aparece durante el embarazo. Según el Instituto Nacional de Diabetes, esta es producida por un cambio hormonal producido durante el embarazo. El sobrepeso también juega un papel importante en cuanto a la predisposición, al igual que los antecedentes familiares.

Además, existen otros problemas de salud que inciden en la generación de diabetes, como lesiones en el páncreas, mutaciones genéticas, y las enfermedades hormonales, como el hipertiroidismo.

Tratamiento para combatir la diabetes

El tratamiento dependerá del tipo de diabetes que se tenga. En el caso de la tipo 1, la administración de insulina es la única vía para tratarla. La administración es por vía intravenosa, y para que sea un tratamiento efectivo, debe ir acompañada de una buena dieta.

La actividad física es importante, y la insulina que se suministre debe estar de acorde a las mediciones periódicas que se hagan. Las dos maneras de medir la glucosa es a través de un glucómetro, que consiste en pincharse los dedos; y la otra forma, a través de un sensor interticial.

En el caso de la diabetes tipo 2, también será necesario el uso de la insulina, pero además, es importante tener una buena rutina de ejercicios y una buena alimentación para impedir que se dispare la enfermedad.

Junto al tratamiento primario, por llamarlo de alguna manera, también es posible que el especialista, después de hecho el diagnóstico y de haber analizado el caso, determine un tratamiento secundario para reforzar el ya prescrito y evitar otras complicaciones que pueda generar la enfermedad.

Conclusión

Es importante mantener una dieta saludable y realizar ejercicios con frecuencia. Detectar la diabetes a tiempo es importante para evitar que la enfermedad termine ocasionando otros problemas de salud.

En caso de tener parientes diabéticos, es importante realizarse la prueba de despistaje lo más pronto posible. De ahí se determina si se sufre o no de esta enfermedad, o de si se es propenso a padecerla. 

En todo caso, mantener hábitos saludables, evitar la comida rápida o alimentos altos en azúcar y glucosa es fundamental para reducir los riesgos. Si se tiene la enfermedad, es necesario seguir todas las instrucciones médicas para poder llevar una vida normal y sin complicaciones.

Es importante tener un control médico durante el embarazo, y seguir todas las instrucciones que ofrecen los especialistas para evitar el desarrollo de la diabetes y mantener la probabilidad de riesgo bajo. Y en caso de padecerla, seguir al pie de la letra el tratamiento recomendado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s