higado-cancer

Cáncer de Hígado: Síntomas, tratamiento y esperanza de vida

El cáncer de hígado es el tipo de cáncer que afecta a este órgano del cuerpo. Existen varios tipos de este cáncer, pero en líneas generales, se produce cuando las células de esta zona comienzan a crecer de manera descontrolada, según lo indica la American Cancer Society.

El hígado es el órgano más grande del interior del cuerpo. Se ubica justo debajo de las costillas y debajo del pulmón derecho. Es uno de los órganos más importantes del cuerpo, ya que desempeña diversas funciones.

Entre ellas, se encarga de almacenar y descomponer una buena cantidad de los nutrientes que absorbe el intestino. El hígado precisamente transforma estos nutrientes para usarlos como fuente de energía o para reparar o crear tejido nuevo.

Además, fabrica, o produce, una buena cantidad de elementos que coagulan la sangre para evitar que esta se derrame al momento de una cortada o una herida. Produce bilis, y a través de los conductos biliares, la segrega hacia el intestino para una buena absorción de los nutrientes.

Por otro lado, participa en la descomposición del alcohol, desechos tóxicos y medicamentos que se encuentran en la sangre para expulsarlos luego por medio de la orina o de las heces.

Síntomas del cáncer de hígado en hombres y mujeres

Segú la Clínica Mayo, los signos y los síntomas no se presentan en las primeras etapas. La mayoría de las personas no los perciben. Sin embargo, cuando comienzan a sentir estas señales o indicios, hay que estar atentos para acudir de inmediato al especialista.

  • Perder peso sin razón aparente y de forma repentina.
  • Dolor en la zona superior del abdomen.
  • Pérdida del apetito.
  • Vómitos y náuseas.
  • Fatiga general y cansancio o debilidad en los músculos.
  •  Abdomen hinchado sin razón alguna.
  • Piel amarilla, así como ictericia.
  • Heces de color blanco.

Cuando estos síntomas aparecen en conjunto, o se presenten varios de ellos, es necesario acudir a un centro asistencial para descartar cualquier probabilidad de que sea cáncer, y si lo es, determinar las causas y el tratamiento adecuado.

Cáncer de hígado: Causas

El cáncer surge cuando las células hepáticas sufren mutaciones en su ADN, lo que altera su funcionamiento. Esto hace que las células comiencen a crecer sin control alguno, generando un tumor, que es el resultado de la acumulación de células cancerosas.

A veces el cáncer ocurre sin ningún tipo de motivo. Es decir, no existen enfermedades que la potencien y el paciente tampoco tiene antecedentes familiares con cáncer. Sin embargo, quienes tienen alguna infección crónica, o quienes hayan tenido hepatitis, son propensos.

Por otro lado, existen factores de riesgo que potencian el cáncer. Además de la hepatitis B o C, también están la cirrosis, diabetes, el alcoholismo, acumulación de grasa en el hígado, enfermedad de Wilson y otras enfermedades hepáticas que son hereditarias.

Tipos

Existen diferentes tipos de cáncer de hígado. Estos se clasifican en varios grupos, de acuerdo a la American Cancer Society. El cáncer de hígado primario, y el secundario. En el caso del cáncer de hígado primario, este se origina propiamente en el hígado.

Mientras que el secundario, se trata de un cáncer que se originó en otro órgano y termina afectando el hígado. Por lo general, se trata de una metástasis.

El cáncer de tipo primario más común es el carcinoma hepatocelular. Aunque tiene diferentes patrones de crecimiento, hay algunos que inician como un único tumor que crece con el paso del tiempo. Cuando la enfermedad está muy avanzada, se vierte por el hígado.

Otros tipos de cáncer son: el de conducto biliar, que representa entre el 10 y el 20% de cáncer que se produce en el hígado; angiosarcoma y hemangiosarcoma, que son muy poco comunes y se producen en las células que recubren los vasos sanguíneos del hígado; el hepatoblastoma es muy raro, y tiene mayor incidencia en los niños menores de 4 años. 

Cáncer de hígado avanzado

El cáncer, cuando es avanzado, se puede propagar hacia otros órganos. A esto se le llama metástasis. Dependiendo de la salud del individuo, es posible recuperarse, pero las probabilidades son pocas.

Ahora bien, cuando el hígado es afectado por un tipo de cáncer que se originó en otra zona, es porque ya ha hecho metástasis, y suele llamarse cáncer secundario. El tratamiento para tratar el cáncer secundario, sin embargo, es muy agresivo. A partir de este punto, se vuelve incurable.

Cáncer de hígado: tratamiento

higado-cancer-cirrosis

El tratamiento se aplica dependiendo de la etapa en la que se encuentra el cáncer. Las diferentes etapas, tal como indica la American Cancer Society, son las siguientes:

Resecables o tratables a través de un trasplante: Este tratamiento consiste en una cirugía o trasplante si el cáncer está en su etapa temprana. Si el hígado es sano, es posible practicar una operación quirúrgica, pero si no está sano, lo mejor, según los expertos, es el trasplante.

Los de tipo irresecables: engloban a aquellos que todavía no se propagan a los ganglios linfáticos o a otras zonas, pero no se pueden extirpar de forma segura. Esto se debe a que el tumor es muy grande o se encuentra en una zona complicada, o hay varios tumores en el hígado. 

Por eso, el tratamiento que se aplica es radioterapia o quimioterapia; también puede ser terapia dirigida o inmunoterapia. En estos casos, el tumor se reducirá, de tal forma que sea posible la cirugía.

Inoperables con enfermedad local: los tumores son pequeños que se pueden extraer a través de la cirugía. Sin embargo, la salud del paciente no es la adecuada para efectuar la operación. Por eso, se puede tratar por medio de la embolización, la ablación; también se puede usar radioterapia y quimioterapia.

Avanzado: Cuando el cáncer está avanzado, es porque ya ha hecho metástasis. En estos casos, se aplican una serie de tratamientos para aliviar el dolor, y dependiendo del estado del órgano, se aplica una serie de tratamientos que pueda ayudar.

Cómo prevenir el cáncer de hígado

El cáncer de hígado se puede prevenir. Para ello, es importante moderar el consumo de alcohol para evitar la cirrosis, que consiste en la cicatrización de hígado, y es uno de los factores de riesgo.

Mantener el peso correcto de acuerdo a la estatura es importante. Hacer ejercicio y comer bien y saludable son factores claves para la prevención del cáncer, tal como lo apunta la Clínica Mayo.

Vacunarse contra la hepatitis B es muy importante. Por otro lado, es necesario evitar los factores que causan la hepatitis C, como consumir drogas intravenosas, realizarse tatuajes o ponerse piercings en sitios con poca salubridad, y usar protección a la hora de tener relaciones sexuales.

Cáncer de hígado esperanza de vida 

De acuerdo a lo que señala la American Cancer Society, la esperanza de vida después de recibir el diagnóstico es de 5 años. Las probabilidades incrementan o disminuyen dependiendo del tipo de cáncer y también de la reacción del organismo al tratamiento.

Conclusión

Es importante realizarse el despistaje de cualquier tipo de cáncer. Mantener una buena salud y buscar tratamiento a tiempo son claves para evitar que el cáncer se propague y tener una mayor esperanza de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s