tos-seca

Tos con flema: Conoce sus causas según el color

La tos con flema es una afección recurrente a lo largo de nuestras vidas, lo esencial de ella es el color del esputo, y eso se debe a que cada color tiene una causa particular. A continuación ahondamos en las diferentes causas que puede tener cada color de la flema.

¿Qué es la tos con flema?

Family Doctor indica que la tos con flema son los episodios de tos que están acompañados por una sustancia líquida o mucosa conocida como flema o catarro. La tos con flema no es irritante para la garganta.

La tos con flema es el tipo de tos más común que existe, y en los casos más comunes es completamente inofensivo y puede desaparecer por sí mismo o a partir fármacos básicos o remedios caseros.

La tos con flema es completamente opuesta a la tos seca porque, como sugiere su nombre, esta consiste únicamente de la tos, lo que hace que sea más peligrosa para la garganta.

Tipos de tos con flema

La tos con flema puede adquirir diferentes colores a raíz de circunstancias diferentes. No obstante, quizás la más importante sea la que refiere al efecto de diferentes enfermedades y la intensificación de estas en el organismo.

La flema transparente, clara o blanca no son flemas que ameriten atención médica inmediata, pero el esputo amarrillo, verde, marrón y rojo sí representan un peligro mayor.

Tos con flema amarilla

La tos con flema amarilla indica que tu cuerpo está luchando contra una infección. Este color es resultado directo de los glóbulos blancos.

Una persona con bronquitis es susceptible a expulsar flema amarilla. La bronquitis, que empieza como una tos seca, se puede extender por un periodo de 90 días máximo.

Una complicación respiratoria que ocasiona flema amarilla es la neumonía, que suele surgir a raíz de otro problema respiratorio. Para cada tipo de neumonía hay síntomas particulares, pero los que son comunes a todas son fiebre, tos, escalofríos y dificultades para respirar.

La infección sinusal, a veces conocida simplemente como sinusitis, también puede provocar que expectores flema amarilla, especialmente si la sinusitis se origina por una bacteria. La infección sinusal genera también congestión nasal, goteo posnasal y presión en las cavidades sinusales.

Una enfermedad grave detrás de los casos de flema amarilla es la fibrosis quística, una enfermedad pulmonar crónica que genera acumulación de moco en los pulmones. La fibrosis quística afecta principalmente a niños y adultos jóvenes.

Tos con flema verde

Las causas de la flema verde son las mismas que causan la flema amarilla, varios son los escenarios en que la flema verde surge después de la amarilla como resultado de la intensificación de una enfermedad.

En el caso de la bronquitis, la flema verde es un signo de que la enfermedad se está haciendo bacteriana, lo que exigirá un abordaje farmacológico distinto.

Tos con flema marrón

La flema marrón suele aparecer por neumonía bacteriana, que es un tipo de neumonía que produce flema marrón con un color verdoso u oxidado. La neumonía bacteriana no es particularmente peligrosa, pero sí merece vigilancia continua.

La bronquitis bacteriana también produce esputo marrón. Esta enfermedad puede evolucionar en bronquitis crónica si no se le trata correctamente. El riesgo de bronquitis bacteriana incrementa si fumas, si estás expuesto a humo de segunda mano o a otros irritantes.

La neumoconiosis es una enfermedad pulmonar incurable que también produce flema marrón. Inhalar agentes como polvo, carbón, amianto y silicosis es una causa común para el desarrollo de neumoconiosis.

Los abscesos pulmonares se caracterizan por desarrollar una cavidad llena de pus en el interior de los pulmones. Esta cavidad generalmente está rodeada de tejido inflamado o infectado, y suele estimular tos, sudoración nocturna y pérdida del apetito. Esta flema suele tener un mal olor.

Tos con flema transparente

El cuerpo humano produce flema y moco transparente continuamente que tienen por objetivo hidratar y lubricar el sistema respiratorio.

La flema transparente se vuelve un problema cuando se produce en exceso, cosa que ocurre cuando el cuerpo está luchando contra algún virus, bacteria, polen o algún agente irritante.

La flema transparente puede aparecer a partir de la rinitis alérgica, que estimula al cuerpo a generar más moco nasal después de la exposición a agentes alérgenos como polen, césped, maleza, etcétera. Este moco genera goteo retronasal y estimula la expulsión de flema clara.

La bronquitis viral consiste en la inflamación de los bronquios de los pulmones. Esta enfermedad empieza con la expulsión de flema clara o con tos seca. A medida que se desarrolla, es posible que la flema se vuelva amarilla o verde.

Casos de flema transparente pueden originarse por neumonía viral, que es originada por una infección en los pulmones. Los síntomas iniciales son fiebre, dolor muscular, tos seca y signos similares a los de la gripe.

Tos persistente con flema

La tos persistente con flema es una evolución de la tos normal, y tiene una tendencia notable a cronificarse dependiendo del caso en cuestión. La urgencia por realizar una visita médica aumenta con la prolongación de la tos.

La tos persistente con flema puede ser signo de una enfermedad subyacente, o de un funcionamiento inadecuado de los pulmones, por lo que es crucial que te revises con un especialista.

¿Cuándo consultar al médico?

tos-flema

La flema debe ser atendida por un doctor si ella empieza a repercutir en tu vida diaria, es decir, si empiezas a tener dificultades para respirar o si tu garganta se irrita por la tos persistente. Si no puedes determinar el origen de la flema, o si hay síntomas inusuales, debes remitirte a un consultorio.

Hay situaciones donde la flema desaparece únicamente bajo el efecto de ciertos fármacos o tratamientos, por lo que acudir al médico es crucial para identificar la causa de la flema y aplicar el tratamiento correspondiente.

No hay urgencia para visitar al especialista si tu flema es verde, clara o amarilla, puedes esperar unos días o semanas. Sin embargo, no debes olvidar vigilar el resto de los síntomas para seguirle el rastro al desarrollo de la enfermedad.

La cita médica debe ser inmediata si la flema es marrón, roja, negra o si tiene una textura espumosa porque todos estos tipos de flema pueden ser indicador de una enfermedad subyacente muy grave.

El autodiagnóstico no está recomendado porque es bastante difícil diagnosticar por sí mismo los problemas pulmonares que pueden originar los colores exóticos de la flema. Las pruebas de laboratorio, como el análisis de esputo, tienen mayor precisión y pueden señalar las causas.

Ahora que sabes las causas detrás de los colores posibles del esputo expulsado en la tos, seguramente podrás identificar mejor los cursos posibles de acción y los tratamientos más adecuados para cada situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s