infertilidad hombres

Infertilidad en hombres: ¿Cómo saber si soy infértil?

Tener hijos constituye, para muchos, la necesidad de conservar la especie humana y para otros el deseo de ejercer la maternidad o la paternidad. Pero aunque se trate de un proceso natural, la infertilidad en hombres o en mujeres puede entorpecer dichos roles.

Por ser el cuerpo femenino la morada que alojará al futuro bebé, en caso de no lograr el embarazo casi siempre, en un primer momento, se atribuye a la mujer las causas que imposibilitan la procreación. No obstante, la infertilidad en hombres podría ser la responsable.

Seguidamente, abordaremos aspectos relacionados con la infertilidad masculina. Conocer las causas, síntomas y principales tratamientos será de utilidad para seguir más de cerca la situación y de este modo proceder con el modo correcto para superar la infertilidad.

¿Es común la infertilidad?

Pese a que cada día el mundo da la bienvenida a una considerable cantidad de niños, la infertilidad es una condición medianamente común en la sociedad. De acuerdo con la opinión de los expertos una de las condiciones que permite reconocer la infertilidad es el tiempo durante el que se ha intentado concebir prescindiendo, naturalmente, de métodos anticonceptivos.  

Así, si al cabo de un año de mantener relaciones sexuales no es posible la concepción es oportuno acudir al especialista, dado que para los médicos éste es el tiempo estipulado que permite sospechar la infertilidad.

En espanol.nichd.nih.gov se indica que más del 40% de parejas que no superan los 30 años y muestran buen estado de salud no consigue un embarazo durante los tres primeros meses de intentos. Esto es, solamente una tercera parte de parejas jóvenes y sin problemas de salud conciben en poco tiempo, lo cual afirma la relativa frecuencia de la infertilidad.

Son múltiples los factores que imposibilitan la fecundación del óvulo. Tanto elementos ambientales como condiciones de salud y anomalías anatómicas en el aparato reproductor masculino y/o femenino pueden entorpecer el acto de procrear.

Otro de los fenómenos que atestigua el carácter más o menos habitual de la infertilidad es la frecuencia con que acuden las personas a tratamientos de reproducción asistida. Mediante procedimientos cada vez más sofisticados, en la actualidad, la infertilidad puede ser solventada con la asistencia y puesta en marcha de diferentes técnicas como inseminación artificial o reproducción in vitro.

Sabemos que el acto de concepción se halla igualmente determinado por las células reproductivas femeninas y masculinas: óvulos y espermatozoides, respectivamente. Sin embargo en ocasiones, inclusive, antes de la realización de pruebas es posible identificar el origen de dificultades en este ámbito.

En tal sentido, y desde el plano femenino, cuando es posible la fecundación pero surgen abortos espontáneos ya puede hablarse de esterilidad. Y si bien no deja de ser una dificultad inherente a la reproducción ya son otras las condiciones y entornos en los que se debe indagar.

Síntomas de la esterilidad masculina

Si bien la esterilidad masculina se pone de manifiesto justamente al momento de reconocer la incapacidad para procrear (luego de varias tentativas), existen algunos indicios que podrían asomar dicha condición. Los mimos son descartados o constatados por los especialistas tras la realización de exámenes.

Por ejemplo, acota mayoclinic.org que la percepción de venas abultadas sobre la superficie del escroto o la presencia de alteraciones hormonales suelen ser señales que podrían acusar esterilidad en los hombres.

Específicamente, la detección de varicocele a través de la dilatación de las venas  que rodean los testículos constituye uno de los principales síntomas explorados por los especialistas. Por fortuna, esta afección puede ser resuelta clínicamente.

Asimismo el desempeño en el plano sexual se suma a los aspectos que deben ser examinados. Fenómenos como disfunción eréctil o un menguado apetito sexual pueden hallarse asociados a la incapacidad masculina para la fecundación.

En el mismo contexto de las relaciones sexuales, notar que emergen dificultades al momento de la eyaculación o que la misma se produce mediante pequeñas cantidades, representa una señal que incide en la concepción.

Dado que el lugar en el que se producen y alojan los espermatozoides son los testículos, cualquier situación que los involucre podría dificultar la fecundación. De manera que acusar dolor frecuente o inflamación en dichos órganos supone un importante síntoma.

La apariencia física masculina también se erige como un punto al que los especialistas otorgan interés al momento de indagar sobre la infertilidad. Especialmente suelen reparar en la densidad de los vellos faciales y en el tamaño mamario masculino,denominado ginecomastia.

Tanto la ausencia de vellos en el rostro, o una densidad apenas perceptible, como el crecimiento inexplicable de las glándulas mamarias en los hombres, se relacionan con dificultades en la segregación de espermatozoides. Según lo reportado en el mismo portal especializado en salud, mencionado al inicio de este apartado.

Otros síntomas como la incapacidad de percibir olores o el recurrente padecimiento de infecciones respiratorias suelen estar emparentadas con la infertilidad masculina. Destaca elsevier.es, que de manera particular infecciones ocasionadas por bacterias o virus merman o motivan la disminución del semen.

Por último, otros eventos que si bien suelen ser asumidos como causas pueden ser, igualmente, considerados como síntomas o al menos como presagios de la infertilidad masculina. Destacan entre ellos problemas de la próstata, fuertes golpes en la región testicular o desequilibrios hormonales recurrentes. 

¿Qué pruebas debo realizarme para saber si soy estéril?

infertilidad-hombres
Crédito: Shutterstock.com

Si al cabo del año de mantener encuentros sexuales sin protección y ante el deseo de procrear, lo más recomendable es acudir al especialista. La realización de análisis y pruebas cooperará tanto con la confirmación o no de la esterilidad como con un potencial tratamiento.

Un primer paso consiste en valorar el aparato reproductor masculino mediante la palpación y/o con el apoyo de determinados equipos. Particularmente, el especialista distinguirá los conductos eferentes; el tamaño del pene y la forma, posición y consistencia de los testículos. Asimismo, esta fase exploratoria es probable que el médico la finalice con un tacto rectal.

Posterior a la examinación física por parte del médico tratante, éste solicitará exámenes o análisis de sangre y estudios especializados que den cuenta de la cantidad; ausencia y condición de los espermatozoides. Será preciso, en esta etapa inicial, comunicar al especialista sobre previas intervenciones en la zona inguinal o testicular.

Seguidamente y en atención a las recomendaciones derivadas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) un análisis seminal no debería faltar ante la sospecha de infertilidad en hombres. Los resultados arrojados por el espermiograma, nombre específico del examen diagnóstico, pese a ser elementales orientan en cuanto a la apariencia, pH y volumen del esperma.

La muestra, producto de una eyaculación, será procesada en un laboratorio. Para el análisis del semen se requerirá que el paciente haya guardado abstención (sexual) durante, al menos, cuatro días previos a la recolección de la muestra.

En vista de que la cantidad de espermatozoides es relevante e influye significativamente en la capacidad reproductiva, llevar a cabo un recuento de los espermatozoides resulta necesario. En relación con esto informa la OMS que la cantidad suficiente para que un hombre logre fecundar un óvulo debe alcanzar por cada mililitro (ml) de semen, al menos, 15 millones de espermatozoides.   

Sobre todo, la ejecución del espermograma resulta útil al momento de elegir un potencial tratamiento de fecundación asistida.

La importancia de un estudio sobre la cantidad de espermatozoides permitirá al experto identificar condiciones adyacentes como la azoospermia o la oligozoospermia. Aquélla indica la ausencia total de espermatozoides y la segunda informa sobre recuentos bajos en la producción de dichas células reproductivas.

Al mismo tiempo, con la indagación sobre la viscosidad, calidad, cantidad, fisonomía y movilidad de los espermatozoides será posible determinar si la azoospermia se halla motivada por obstrucciones en algún componente del aparato reproductor.

Así, la azoospermia obstructiva puede responder a la ausencia u obstrucción de los conductos eferentes, encargados de transportar a los espermatozoides desde los testículos. Mientras que la azoospermia no obstructiva, también denominada secretora, no tiene que ver con la conducción de los espermatozoides sino con la producción de los mismos.

La azoospermia secretora afecta directamente la espermatogénesis, es decir, la segregación o producción de espermatozoides en los testículos.

Una de las pruebas más frecuentes ante el hallazgo de azoospermia es la biopsia testicular. Este examen realizado con apoyo del microscopio, consiste en la extracción de pequeños fragmentos del testículo para poder confirmar la presencia o ausencia de espermatozoides.  

Asimismo, los especialistas en aras de explorar los orígenes de la esterilidad masculina acuden al análisis de orina post-eyaculación. Con este examen los médicos descartarán si la incapacidad para fecundar reside en la eyaculación retrógrada, ésta se ve explicada por la imposibilidad de salida del semen por el pene, puesto que se desvía a la vejiga.

Se agrega a esta especie de trastorno en la conducción del semen, el hecho “antinatural” desempeñado por algunos microorganismos. En líneas generales, esta prueba de anticuerpos antiespermáticos se propone localizar aquellas proteínas o anticuerpos que por diversas razones asaltan o intentan aniquilar a los espermatozoides.

Por otro lado, estudiar y evaluar el componente genético es de suma utilidad para los especialistas e investigadores. De hecho, gracias a la examinación de los cromosomas fue posible asociar algunos síndromes como el de Klinefelter con la infertilidad en hombres.

A su vez, abordar genéticamente el esperma emana aspectos del Ácido Ribonucleico (ARN) indispensables para conocer el funcionamiento de las células reproductoras.

Otras de las pruebas inaplazables para saber si eres estéril son las hormonales. Indagar sobre el componente endocrino es fundamental ante sospechas de infertilidad masculina o femenina. En los hombres,por ejemplo, los niveles disminuidos de testosterona obstaculizan las funciones sexuales y con ello la capacidad de engendrar.

Para finalizar, uno de los estudios de mayor especificidad en cuanto al ingreso de los espermatozoides en el óvulo es el conocido test post-coital.

Si bien, esta prueba se lleva a cabo examinando, a través del microscopio, el moco cervical de la mujer es de gran valor para conocer la capacidad de penetración o adhesión de los espermatozoides a la célula reproductiva femenina. En definitiva, se trata de averiguar si los espermatozoides sobreviven en el hábitat proporcionado por los fluidos cervicales femeninos.  

Principales causas

Un asunto tan anhelado por algunos hombres como la capacidad de dar vida puede verse obstaculizada por diferentes motivos. Eventos ambientales y enfermedades de base pueden impedir la fecundación masculina.

Desde el punto de vista médico son varios los motivos a los que se ha atribuido la infertilidad masculina. Enfermedades, alteraciones anatómicas o desequilibrios hormonales son los factores que mayor influencia tienen a la hora de consumar la fecundación.

La condición de testículos no descendidos es una causa bastante común asociada a la infertilidad en el hombre. Durante el desarrollo del feto, es posible que uno o ambos testículos no bajen sino que permanezcan en el abdomen.

Asimismo, infecciones producidas por contacto sexual como VIH o la gonorrea desfavorecen la capacidad para fecundar, dado que problematizan la salud y el movimiento de los espermatozoides.

Otras afecciones como la inflamación de los testículos, denominada orquitis, interfiere en la segregación de los espermatozoides. A su vez, este proceso infeccioso puede obedecer a la parotiditis, padecimiento viral que perturba las glándulas salivales.

Pero no basta con la producción del esperma sino que su desplazamiento a través del sistema reproductor masculino es determinante para la concepción. Es por ello que cuando los conductos eferentes sufren algún tipo de daño, el líquido seminal puede dirigirse a la vejiga y no al órgano viril.

La dilatación de las venas que rodean los testículos es identificada como varicocele. Dicho ensanchamiento, durante el drenaje del flujo sanguíneo testicular, incrementa la temperatura de los testículos, con lo cual la cantidad y calidad de los espermatozoides se ve embestida. Así, una de las principales causas inherentes a la infertilidad masculina es el varicocele.

Además de los motivos orgánicos esbozados, a  la incapacidad masculina para concebir, se suma la existencia de algunos síndromes motivados por desórdenes de cromosomas. El más habitual, de este tipo, es el síndrome de Klinefelter el cual se caracteriza por la presencia de un cromosoma X (femenino) demás.

Las investigaciones han revelado que los rasgos físicos de este síndrome acusan tamaño disminuido de los testículos, desarrollo anormal del tejido mamario, menguados niveles de testosterona y azoospermia o ausencia de esperma durante la eyaculación.

Desde una perspectiva ambiental, estudios han corroborado que la exposición indiscriminada a metales pesados como el plomo incide negativamente en la producción de espermatozoides. El mismo efecto es generado por el uso, sin la protección requerida, de insecticidas.

Los positivos resultados que brinda la radiación en tratamientos para abatir el cáncer, pueden ser contraproducentes para fecundar. De hecho, uno de los efectos secundarios más advertidos para tratar dicha enfermedad terminal es, precisamente, la posibilidad de afectar la capacidad reproductiva, puesto que la radiación aniquila las células madres productoras de espermatozoides.

Pero según las observaciones e investigaciones de los expertos, la exposición de los testículos a  altas temperaturas es la principal causa ambiental de la infertilidad en los hombres. Entre otras razones, esto obedece a que el calor excesivo perjudica la calidad y desplazamiento de los espermatozoides.

Como es de suponer, contundentes traumatismos en la región pélvica, concretamente en la zona del pene y testículos, pueden perjudicar el funcionamiento y anatomía de los componentes del aparato reproductor que participan de la fecundación.

Por otra parte, el consumo de drogas: cocaína, heroína, LSD y otras sustancias psicotrópicas debilitan la calidad del semen. Asimismo, fumar cigarrillo y beber excesivamente alcohol aumentan la posibilidad de que aparezcan complicaciones a la hora de concebir.

Finalmente, situaciones y atmósferas estresantes intervienen en la concepción, puesto que, afectan directamente el acto sexual. Ante entornos poco sosegados y marcados por la angustia los encuentros sexuales pueden verse obstaculizados por disfunciones como eyaculación precoz.

Tratamientos para la infertilidad masculina

Para tratar la infertilidad masculina conviene saber cuál es la causa que la origina para poder adoptar las medidas necesarias y conseguir cambiar esta situación. Es decir, es necesario obtener un correcto diagnóstico de lo que en realidad está sucediendo en el paciente.

Sin embargo, debido a su recurrente uso se podrían enumerar al menos cuatro tratamientos específicos. Los mismos se hallan materializados en la cirugía; terapia hormonal; uso de medicamentos y en un última instancia en las técnicas de reproducción asistida.

La cirugía: este puede ser un mecanismo implementado con la finalidad de reparar el sistema que conlleva el tránsito adecuado de la esperma por los canales correspondientes. Se apelará a la cirugía si existen obstrucciones dentro de los conductos eferentes.  

Sin embargo, a pesar de eliminar dicha obstrucción, una alta cantidad de hombres continuará siendo infértiles. Por lo que es conveniente implementar otros mecanismos para solventar esta situación, como la reproducción asistida.     

Del mismo modo, la cirugía también será el método que se seguirá si la infertilidad es causada por el varicocele. A propósito de ello, existen investigaciones que apuntan que es más fácil obtener el éxito y recobrar la fertilidad cuando: se ha operado a tiempo; se han evitado daños en la zona y cuando las venas afectadas cuentan con gran tamaño.  

También la terapia hormonal es una herramienta indiscutida cuando el problema tiene su origen en desequilibrios endocrinológicos. Por lo general y bajo estricto control médico, son implementadas inyecciones con hormonas que tienen un efecto positivo, tanto en los índices de testosterona como en la producción de espermatozoides.

Tal es el caso de la hormona estimuladora del folículo o folículoestimulante (FSH) y de la lutropina, conocida también como luteinizante. Ambas hormonas están íntimamente relacionadas con la reproducción, y al administrarse en dosis correctas, durante un tiempo adecuado (al menos un año) puede garantizarse el éxito de esta clase de tratamiento.

Como parte de los tratamientos indicados para hallar respuestas favorables del organismo ante la condición de infertilidad, la administración de medicamentos es usual. En su mayoría, los fármacos son prescritos principalmente para abordar ciertas patologías ligadas a la infertilidad, como es el caso de la disfunción eréctil.

Por su parte, las técnicas de reproducción asistida suelen ser métodos llevados a cabo por especialistas para conseguir que una pareja llegue a procrear. Los mismos van desde la posibilidad de recolectar semen y ponerlo en el útero, hasta la llamada “fertilización in vitro”, que consiste en iniciar la fecundación del óvulo fuera del cuerpo de la mujer.

Asimismo, el especialista podría introducir un único espermatozoide en el óvulo, lo cual se denomina inyección intracitoplásmica. Y cuando ya muchos mecanismos han sido agotados, recurrir a la adopción de embriones podría solventar la incapacidad de engendrar.

Otras recomendaciones que podrían ser consideradas por los hombres que esperan solucionar su esterilidad se hallan vinculadas con la necesidad de seguir hábitos de vida más saludables: procurando una alimentación sana y realizando ejercicios diariamente. Acciones como estas evitan el sobrepeso, condición que incide en la infertilidad.

También es aconsejable evadir el consumo de drogas de cualquier tipo, así como se hace necesario descartar el nocivo hábito de fumar. Por otra parte, es un compromiso protegerse eficazmente de las infecciones ocasionadas por enfermedades de transmisión sexual.

No es muy complicado inferir que muchas situaciones, y en atención a su naturaleza, ameritan ser comprendidas a cabalidad para ser solucionadas. En tal sentido, ante la duda o sospecha de infertilidad en hombres, además de esperar el año reglamentario, resulta preciso conocer con exactitud las causas y particularidades que rodean la imposibilidad de concebir.

De igual manera, mostrar disposición y colaborar en la realización de las pruebas necesarias para detectar la infertilidad masculina supone un avance en la consecución del tratamiento más idóneo, bien sea a través de reproducción asistida o algún procedimiento quirúrgico.

Aunque superar la infertilidad masculina es posible gracias a los tratamientos que existen hoy día, mantener la calma y procurar atmósferas serenas, libres de estrés y presiones sociales entrañan sabias decisiones.

Para concluir, no está de más recordar que un estilo de vida signado por sanos hábitos alimenticios, en el que las emociones positivas sean habituales se convertirá en un terreno propicio para solventar las dificultades devenidas de la infertilidad. Así, rechazar estados de desánimo o depresión impedirá inconvenientes como ausencia de deseo sexual o eyaculaciones incompletas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s