hombre esteril

Cómo saber si soy estéril: causas de la infertilidad en hombres y tratamiento

¿Cómo saber si soy estéril? Es uno de los interrogantes que mayor incertidumbre despierta en las parejas jóvenes y maduras.  

A continuación, podrás enterarte de las causas, síntomas y tratamientos de la infertilidad en hombres y en mujeres. Asimismo, hallarás algunas recomendaciones que intentan prevenir la infertilidad y reconocerás algunos riesgos que te orientarán en la eliminación de ciertas prácticas que atentan contra la capacidad de fecundar.

Al final del artículo encontrarás algunas posibilidades, desde el ámbito médico, que te permitirán ejercer la maternidad y/o la paternidad, pese a la esterilidad de tu pareja.

¿Qué significa que un hombre es infértil?

Si después de varios meses y naturalmente sin ningún método anticonceptivo, un hombre no logra que su pareja quede embarazada, es posible hablar de infertilidad masculina. Específicamente son las dificultades en cuanto a la producción y liberación de espermatozoides lo que justifica que un hombre sea infértil.

Si bien muchas parejas al cabo de poco tiempo pueden concebir, otras demoran meses e incluso años para lograrlo, así, cuando se trata de infertilidad el tiempo es determinante. Al respecto acotan los especialistas que si después de un año de encuentros sexuales y sin protección no ha habido concepción, es legítimo sospechar de infertilidad.

Verás más adelante que son múltiples las causas a las que se puede atribuir la infertilidad masculina. Sin embargo, los motivos más frecuentes de dicha condición derivan de dificultades en el aparato reproductor del hombre: obstrucciones en los conductos que trasladan los espermatozoides o escasa producción de dichas células reproductoras.

La menguada producción de espermatozoides es un indicio importante para los expertos, al momento de detectar infertilidad. A propósito, reporta mayoclinic.org que un conteo total que no supere los 39 millones de espermatozoides por eyaculación se considera insuficiente.

Si bien la movilidad o desplazamiento, cantidad y liberación de los espermatozoides inciden considerablemente en la infertilidad masculina, existen procedimientos clínicos que en ocasiones permiten reparar dicha incapacidad.

¿Cómo se diagnostica la infertilidad masculina?

Si transcurrido el tiempo que los médicos consideran como prudente (un año) no se consigue la concepción es aconsejable acudir al especialista para hallar respuestas y posibles soluciones.

Una primera fase indagatoria, ante sospecha de infertilidad masculina, recae en un examen físico que constate la presencia o ausencia de testículos y su tamaño.

También son indispensables análisis de sangre que den cuenta de las funciones hormonales. Por ejemplo, los bajos niveles de testosterona podrían ser una señal importante durante el diagnóstico, a su vez, el descenso de esta hormona trae consigo problemas con la erección y un menguado apetito sexual.

La conducción de los espermatozoides desde su origen hasta su expulsión mediante el acto eyaculatorio puede verse entorpecida. Es por ello que tras un ultrasonido transrectal podría percibirse o descartarse venas de gran tamaño u obstrucciones en los conductos deferentes, responsables del transporte de los espermatozoides.

Como complemento es probable que el médico indique un seminograma, con el fin de explorar la cantidad y calidad del semen y espermatozoides. Este estudio aunque es ordenado principalmente para tratamientos de reproducción asistida, en la fase diagnóstica, aporta información relevante.

Por otro lado y pese que el principal síntoma de la infertilidad masculina sea, precisamente, la no procreación luego de un año de intentos, existen algunos signos que pueden ser iluminadores en la fase exploratoria.

Inconvenientes como disfunción eréctil; aumento mamario inexplicado; reducción del vello del rostro y corporal o sentir dolor en los testículos, se catalogan como síntomas vinculados con la infertilidad en los hombres.

Causas de ser estéril en hombres

Existen factores externos y ambientales que motivan la esterilidad en la población masculina. El hecho de sobreexponerse constantemente a productos químicos como pesticidas y herbicidas resulta contraproducente para fecundar, puesto que problematiza el desplazamiento de los espermatozoides.

Otra acción señalada como causante de la esterilidad en hombres es el consumo de drogas. El uso de ya sea cocaína, marihuana u otras sustancias opiáceas interviene negativamente en la calidad de la esperma producida. Se suma a ello la excesiva ingesta de alcohol y el hábito de fumar.

El estado emocional tanto del hombre como de la mujer es un elemento clave a la hora de concebir. De hecho, la esterilidad masculina puede verse motivada por estados de depresión severa, puesto que acarrea eyaculaciones inhibidas y un limitado deseo sexual.

Aunado a la depresión, el estrés igualmente interfiere en la infertilidad, aminorando la cantidad de espermatozoides.

Se suma a las causas de esta condición la exposición de los testículos a temperaturas muy elevadas. Es por ello que no se recomienda asistir con mucha frecuencia a baños sauna.

Así como tampoco es aconsejable la manipulación constante de metales pesados como el plomo ni la exposición prolongada a rayos X. Tanto el contacto con el plomo como la radiación de ondas electromagnéticas se vinculan con el carácter estéril en los hombres.

Causas médicas

Durante el proceso de investigación, una vez descartadas las potenciales causas de origen ambiental, es bastante probable la búsqueda de las causas médicas que originan la esterilidad masculina. La gran mayoría de éstas está ligada a anomalías testiculares, desequilibrios hormonales y alteraciones en la producción y liberación de esperma.  

De manera que la inflamación de las venas que drenan los testículos, denominadas varicocele es una de las causas de base responsables de la condición estéril en hombres. Para fortuna de muchos, esta condición puede ser reparada mediante cirugía.

También puede ocurrir que uno o los dos testículos no bajen al escroto durante el crecimiento fetal sino que permanezcan en el abdomen. Así, desde una perspectiva anatómica, el no descenso de los testículos motivaría la esterilidad masculina.

Aunque parezca extraño, a esta lista de causas, puede anexarse la actividad de determinados anticuerpos que perciben a los espermatozoides como células extrañas y nocivas, razón que los lleva a ser embestidos.  

Asimismo, las vías que transportan el semen pueden sufrir lesiones o presentar anomalías. Un ejemplo de problemas en cuanto a la conducción del líquido seminal con espermatozoides es el retorno o retroceso de éstos hacia la vejiga en lugar de dirigirse al pene.

Pese a que son las mujeres a quienes normalmente se les atribuye fluctuaciones hormonales, puede suceder que las mismas tengan que ver con la infertilidad en hombres.

De modo que alguna falla en la glándula pituitaria, encargada de segregar ciertas hormonas, incide en la producción de testosterona y, por consiguiente, en la disminución de espermatozoides.  

Finalmente, existe consenso médico en señalar a la parotiditis, infección conocida comúnmente como paperas, como causa de la infertilidad masculina. Igualmente, particularidades genéticas como el síndrome de Klinefelter, en el que existe un cromosoma femenino (X) extra, se relaciona con dicha condición.

Riesgo y prevención

Si bien las causas médicas que motivan la esterilidad en los hombres responden a funciones orgánicas difíciles de modificar sin asistencia médica, hay otras que sí puedes prevenirlas. El sobrepeso es considerado un factor de riesgo en esta afección, por lo que mantener un peso equilibrado impediría contraer la esterilidad.

Evitar el consumo de drogas, así como reducir la ingesta de alcohol y limitar el cigarrillo contribuiría a disminuir las dificultades inherentes a la condición estéril y a otros problemas de salud.

Esquivar lugares o actividades que provoquen altas temperaturas en la región de los testículos; evitar el contacto con elementos tóxicos como el plomo y usar protección en caso de manipular insecticidas u otra clase de venenos son acciones que cooperan en la prevención de la esterilidad.  

Contraer enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea o adquirir el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) aumentan el estado de esterilidad. Por tanto evadir dichas infecciones a través de seguros métodos de barrera, disminuye el riesgo de adquirirlas.

Manifestar intolerancia al gluten, igualmente, se halla ligado a la esterilidad masculina. En consecuencia, una vez diagnosticada la enfermedad celíaca, valdrá la pena procurar un régimen alimenticio que prescinda del gluten, con ello no sólo se verá aumentada la capacidad de engendrar, sino que mejorarán las actividades digestivas.  

Síntomas de la infertilidad en la mujer

Mencionan los especialistas que, como es de suponer, el principal síntoma de la infertilidad femenina es, precisamente, no poder concebir. No obstante, la incapacidad de conseguir un embarazo puede tener su origen en irregularidades con la menstruación, bien sea mediante períodos muy largos o muy cortos.

Al mismo tiempo, presentar abundante sangrado durante la menstruación puede ser síntoma de infertilidad. Principalmente porque estas hemorragias conducen al crecimiento de tejido tanto en las trompas de Falopio como en los ovarios, trastorno que se denomina endometriosis. 

Otra señal que pudiese identificarse como responsable de la infertilidad en las mujeres es la ausencia de la menstruación. Este trastorno, a su vez, coarta la ovulación, mecanismo que promueve el desprendimiento de los óvulos para que sean fecundados.  

Causas

El elevado nivel de complejidad que subyace en la procreación, y que lleva a muchas personas a considerar el acto de concebir como un milagro, puede verse obstaculizado por diferentes causas. En el caso de la mujer, los motivos pueden obedecer a descontroles hormonales o a alteraciones en el aparato reproductor.

El útero es el hábitat del embrión que potencialmente se convertirá en feto y posteriormente en bebé. En consecuencia, alguna anomalía uterina podría dificultar tanto la fecundación como la capacidad para cobijar el embrión.

Malformaciones uterinas, como tener un útero septo o poseer útero bicorne, afectan considerablemente la infertilidad. El primero se caracteriza por la división del útero mediante una barrera muscular, por su parte, el útero bicorne muestra bifurcación en la región superior.

Como ya se hizo alusión, otro de los motivos asociados con la imposibilidad de la mujer para concebir es la endometriosis. Este padecimiento consiste en el desarrollo de tejido extra uterino en los ovarios y trompas de Falopio, específicamente son las células que recubren el útero las que crecen fuera del mismo.

Por otra parte, existen argumentos para considerar la edad de la mujer como factor que incide en la infertilidad. En clinicaindautxu.com, por ejemplo, se estipula que a partir de los 35 años las condiciones que se ameritan para concebir menguan considerablemente.

En la medida en que van distanciándose los ciclos menstruales (lo cual ocurre con el paso de los años) la ovulación deja de aparecer. Esta ausencia es responsable de la infertilidad, dado que al no haber óvulos que sean fecundados en las trompas de Falopio, la concepción se ve imposibilitada.  

Pero los trastornos con la ovulación no sólo responden a factores etarios sino que también pueden verse afectados por el peso. Tanto la extrema delgadez como la obesidad pueden modificar los mecanismos hormonales que están detrás del proceso de ovulación.

Las funciones hormonales desempeñan un papel decisivo en cuanto a la infertilidad femenina. Por ejemplo, la hiperprolactinemia o niveles altos de prolactina (hormona cuya segregación puede aumentar durante el embarazo y la lactancia) inhibe la ovulación.

Hasta ahora han sido esbozadas las causas que dificultarían el acto de concebir. Pero si una vez logrado, el útero no es capaz de cobijar o mantener el embrión en su interior, habrá que explorar otras causas que indaguen en el funcionamiento y características de esa morada uterina.   

Tratamientos

Ya luego de reconocer algunos de los síntomas señalados o una vez descubiertos los orígenes de la infertilidad, el paso siguiente en aras de remediar la esterilidad o infertilidad, según sea el caso, residirá en acudir a tratamientos, siempre de la mano de especialistas.

Cuando la ovulación se ve trastocada o reducida, por problemas hormonales reflejados en distanciadas y escasas menstruaciones, la administración de medicamentos que actúen como reguladores de los ciclos menstruales favorece dicho proceso y por tanto puede tener cabida un embarazo.  

Recurrir a la cirugía es otro de los tratamientos seguidos para combatir la imposibilidad de concebir. Especialmente cuando existen ovarios poliquísticos o ante la presencia de endometriosis, las prácticas quirúrgicas son recomendadas.

Si las visitas al médico son periódicas, pueden alertar sobre posibles indicios de infertilidad. Es por ello que procurar asistir al especialista con regularidad le permitirá explorar opciones y técnicas para conseguir un embarazo.

Para hacerle frente a la esterilidad destaca como mecanismo la reproducción asistida. La misma puede ejecutarse a través de sofisticadas técnicas: inseminación artificial, fecundación in vitro o adopción de embriones, según explica accuna.es.  

La inseminación artificial, ya sea con el semen de la pareja o de algún donante, consiste en incorporar los espermatozoides en el útero, previendo el momento más adecuado para la implantación de éstos.

Por su parte, con la fecundación in vitro se busca generar que una buena cantidad de óvulos sean desprendidos de los ovarios para que después de haber sido fecundados bajo condiciones de laboratorio, sean introducidos en la cavidad uterina.

En el tercer caso, el altruismo se pone de manifiesto, puesto que embriones ya “creados” a partir de la manipulación de óvulos y espermatozoides de otras parejas, pueden ser usados. La adopción de embriones es posible siempre y cuando la pareja dueña del embrión lo autorice.

Además de los tratamientos existentes, evitar atmósferas y situaciones estresantes, así como procurar la eliminación de hábitos como el cigarrillo o el alcohol se erigen como acciones que favorecen la serenidad. Tanto la tranquilidad como contar con buen estado de salud son condiciones que precisa el acto de procrear.

¿Se puede ser padre si tu pareja es estéril?

Luego de conocer algunas de las opciones ofrecidas por la reproducción asistida, la respuesta a esta pegunta es afirmativa.

Cuando ser padre es un anhelo pero condiciones como la esterilidad de la mujer pareciera imposibilitar dicho sueño, apoyarse en la ciencia puede hacer realidad la paternidad. Gracias a los estudios en materia de fertilidad y al desarrollo tecnológico muchas parejas consiguen su anhelado objetivo.

Acceder a los mecanismos de reproducción asistida, solicita de antemano la investigación de causas, características anatómicas, químicas y fisiológicas tanto de la mujer como del hombre. De modo que cooperar en la realización de las pruebas requeridas por el médico y mantener siempre la disposición, favorecerá la consumación de la paternidad y maternidad.

Al cabo de un número importante de intentos fallidos es probable que te aborde la duda sobre tu capacidad de concebir e irrumpan en tu mente preguntas del tipo ¿cómo saber si soy estéril? Para lo cual, existen varios síntomas y estudios que te revelarán si padeces esta condición.

Sin embargo, este no será un impedimento para formar una familia, puesto que la tecnología pone a tu servicio varias técnicas que harán posible la fecundación.

Convertirse en padres no es asunto de juego, es por ello que abandonar los hábitos que perjudican la salud y que impiden el hecho de procrear se suma a las recomendaciones de los especialistas. Asimismo, es de suma relevancia mantener la calma y fomentar una actitud positiva ante escenarios inicialmente desesperanzadores.

Realizar ejercicios, procurar una alimentación saludable y equilibrar el peso corporal, igualmente, influirán de forma positiva tanto en el logro del ansiado embarazo como en su afianzamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s