agujeros-acne

¿Cómo quitar los huecos que deja el acné y cicatrices de granos reventados?

Si lidiar con el acné genera inconvenientes que van desde sentir incomodidad hasta experimentar vergüenza, dada la visibilidad de dicha afección, batallar con las cicatrices acné es un desafío mayor.

En este artículo daremos a conocer los métodos que pueden ayudarnos a combatir las huellas dejadas por el acné en sus diferentes manifestaciones: pústulas, puntos negros, pápulas o nódulos. También ofreceremos información en torno a los tipos de cicatrices ocasionadas por el acné y posibles mecanismos para desparecerlas, incluyendo alternativas domésticas o remedios caseros.

Cuando se trata de uno de los órganos más visibles del cuerpo, toda solución que garantice la salud de la piel con previo aval de un dermatólogo, será bienvenida, por ello no dejes de leer las orientaciones que proponemos a continuación.   

¿Por qué se generan las cicatrices por acné?

En líneas generales las cicatrices dejadas por el acné tienen como punto de partida la manipulación inadecuada del rostro o de otras regiones corporales: hombros, cuello o zona superior de la espalda.

De hecho, muchas de las pigmentaciones, manchas y huecos que quedan tras la aparición de acné obedecen, justamente, a la tendencia de desaparecerlo rápidamente, ejerciendo  fuerza desmedida y sin ningún tipo de precauciones higiénicas.

Sabemos que el acné se origina por la acumulación de células muertas y secreción sebácea grasa en los conductos pilosos cutáneos (poros); el acopio de dicho material conduce a la obstrucción de aquéllos. Así, cuando nos apresuramos en vaciar los poros del material sebáceo lastimamos las glándulas y el tejido que los rodea.

Como es de esperar, con el hecho de precipitar el proceso de expulsión del contenido de los poros, no sólo interrumpimos la afección que puede reincidir con mayor énfasis sino que lesionamos la epidermis.

Esta capa de la piel además de estar inflamada cuando se forman pústulas y pápulas, se torna más propicia para que en su superficie sean labradas diferentes marcas, dada la sensibilidad que presenta. 

Ante la imposibilidad de las demás capas dérmicas para regenerarse de manera eficaz, dado el proceso de acné que atraviesan, la piel produce un tejido a modo de reparar la herida.

Las fibras de colágeno constitutivas de dicho tejido intentan colmar el agujero o la herida desde adentro hacia afuera y lo logran, pero en ocasiones este mecanismo de relleno es perceptible originando así las temidas marcas o cicatrices.

En otros términos, al no cerrar de manera adecuada la herida por la cantidad insuficiente de tejido conectivo, el resultado son hendiduras o tejido sobresaliente que rompen con la uniformidad de la piel adyacente.

Es a partir de allí que observamos hoyuelos, fosas o relieves que acusan la no homogeneidad en el tejido cutáneo.

A la desesperada manipulación de las regiones castigadas por el acné, se suma el uso de lociones u objetos que pueden resultar abrasivos y producir efectos adversos como quemaduras. Acciones que podrían evitarse con la asesoría de un especialista y sin la automedicación.

Tipos de cicatrices de acné

En atención a la gravedad (leve, moderada o severa) y al tipo de acné (comedónico, quístico, cosmético y conglobata) las cicatrices pueden variar en magnitud. No obstante, de acuerdo con eucerin.es existen tres tipos principales de huellas ocasionadas por el acné: cicatrices atróficas; cicatrices hipertróficas y queloides.  

Las cicatrices hipertróficas son aquellas marcas que resultan bastante notorias, dado que el tejido sobresale del resto de la piel contigua. En el afán de compensar o cerrar la herida, la piel produce fibroblastos en demasía derivando en elevaciones dérmicas de mayor grosor con respecto al tejido cutáneo adyacente.

En cambio, las cicatrices atróficas se reconocen por lucir un aspecto cóncavo materializados en hendiduras o grietas. Ante la escasa cantidad de tejido de unión, conformado por fibroblastos, las también denominadas cicatrices pica hielo, no alcanzan el nivel de la piel vecina.

Por su parte, las cicatrices queloides son identificadas porque desbordan la herida inicial dejada por el acné y se propaga a otras regiones. En ocasiones este tipo de cicatrices adopta una coloración roja o marrón.

¿Es posible quitar los huecos y cicatrices que deja el acné?

Gracias a la capacidad de regeneración que tiene la piel, por tendencia general y cuando los daños cutáneos no han sido muy profundos, es posible atenuar e inclusive desaparecer los huecos dejados por el acné.

Normalmente las cicatrices más profundas u hoyuelos son el producto del acné moderado o el acné severo. Ambos tipos son reconocidos por la presencia de pústulas y pápulas: abultamientos de color blanquecino o amarillento que causan inflamación y pus.

Pero sin duda, el acné quístico con sus sólidos nódulos es el que forma huecos más profundos y visibles.

Mediante procedimientos que tienen como objetivo promover la regeneración del tejido cutáneo, la eliminación de huecos tras infecciones cutáneas como el acné puede conseguirse con la ayuda y recomendaciones de expertos sobre el cuidado y salud de la piel. 

Al tratarse de hoyos o depresiones en la epidermis, lo más natural es apostar por rellenos dérmicos que colmen dichos vacíos. Normalmente, los dermatólogos optan por tejidos suaves que contengan colágeno, como material base, para rellenar las concavidades.

Otra posibilidad, ofrecida por este mecanismo, consiste en emplear la grasa de otra región corporal, previamente extraída, para cubrir el vacío. Los rellenos dérmicos son los más idóneos para las cicatrices atróficas.  

Las regiones que se hallan hundidas pueden encontrar reparo con la utilización del ácido hialurónico, sustancia natural que se encuentra en el organismo, pero que gracias a sus propiedades que le otorgan elasticidad a la piel ha sido procesado por la industria cosmética.  

Dada la capacidad del ácido hialurónico para retener el agua, el mismo suele ser empleado para arrojar un efecto de relleno y así aumentar el volumen de la zona hundida. A pesar de sus beneficios para rellenar arrugas y huecos en la piel, advierte pelostop.es que su implementación no es duradera sino temporal.

La dermoabrasión se erige como otra de las opciones que disponen los especialistas para atenuar considerablemente las depresiones dérmicas producto del acné. Básicamente con esta técnica, a partir de instrumentos de diamante, se busca erosionar la epidermis para que el tejido desprendido dé paso a nueva piel.

Por último, en vista de que los huecos son catalogados como cicatrices no leves, la terapia láser fraccionada es bastante recomendada, porque su acción recae en la capas más profundas de la piel.

En pieles muy sensibles esta terapia con láser podría ser contraproducente puesto que el tejido cutáneo, durante poco tiempo, queda como si hubiese recibido intensa radiación solar.

¿Se pueden eliminar las cicatrices de la piel?

Las investigaciones hechas en el campo de la farmacia cosmética que derivan, principalmente, en la síntesis de sustancias y los avances tecnológicos en medicina posibilitan la atenuación y eliminación de las cicatrices cutáneas.

Dependiendo del origen, tiempo y gravedad de la cicatriz el dermatólogo evaluará el tratamiento más adecuado. Por ejemplo, las cicatrices leves pueden ser desaparecidas mediante procedimientos como la exfoliación química y la microdermoabrasión.

Como es de imaginar la microdermoabrasión al igual que la dermoabrasión, pero aquélla con menor intensidad, procura remover las capas más superficiales de la piel mediante el apoyo de cristales. Es preciso llevar a cabo varias sesiones y resulta ideal para pieles secas.

Por otra parte, si la intención es suavizar o rejuvenecer el tejido cutáneo, y con ello eliminar marcas, a través de la remoción o liberación de la piel muerta, la exfoliación química resulta idónea. Con el apoyo de ácidos u otros compuestos químicos, la exfoliación consigue atenuar las cicatrices.

En cambio si las cicatrices acusan cierto nivel de gravedad lo aconsejable, y siempre bajo vigilancia y prescripción del especialista, será recurrir a los procedimientos esbozados en el apartado anterior (terapia láser, dermoabrasión, rellenos dérmicos) para abordar cicatrices como profundas depresiones.    

Sabemos que no todas las cicatrices son originadas por el acné. Diversas causas: quemaduras, cirugías, uso de piercings o cualquier tipo de incisión en la piel pueden motivar la presencia de cicatrices. Por ello y según la naturaleza de las marcas existen otros mecanismos para desvanecerlas. 

Así el uso de lociones y cremas es bastante común para aminorar cicatrices. Destacan las cremas reparadoras que ejercen resultados regeneradores de tejido y que a su vez aminoran la pigmentación de la piel, adquirida en la cicatriz.

Los parches para cicatrices también se alzan como posibilidades para mitigar las huellas en la piel. Además, una de las ventajas que comporta el uso de parches es la protección del sol que ofrece a la piel marcada por la cicatriz, pese a que sus resultados demoren en ser percibidos.

Del mismo modo, los retinoides tópicos aparte de ser indicados en el tratamiento de infecciones dérmicas como la psoriasis generan positivas impresiones en la eliminación de cicatrices. Sobre todo, esto último obedece a su cualidad de renovación celular y a su poder para disminuir la hiperpigmentación o coloración oscura de la piel.

Finalmente, aunque existan medicamentos, productos cosméticos, remedios naturales, procedimientos clínicos y químicos que esfumen las cicatrices, el cuidado de la piel debería tornarse permanente. Inclusive, después de la aplicación de los mismos, la protección solar (por ejemplo) resulta aconsejable por dermatólogos y esteticistas.

¿Cómo eliminar las manchas rojas?

De todas las manchas que pueden emerger en la piel, las manchas rojas son las que suelen desaparecer con mayor facilidad. Este tipo de marcas, habitualmente, no acumulan grandes proporciones de melanina y son más notorias en personas de piel muy clara.

Sabemos que la sobreexposición solar es una de las posibles causas de las manchas rojas, por ello, una primera acción para eliminarlas es proteger y resguardar la piel de los rayos solares, sobre todo, en horas en las que la radiación es más intensa.

Otra forma de eliminar e impedir las manchas rojas consiste en no utilizar productos como lociones o tónicos que tengan en su composición elementos abrasivos como el alcohol. Puesto que, sustancias como ésta además de promover rosetas podría lesionar la piel, en caso de haber heridas abiertas.  

¿Cómo quitar manchas de granos?

Librarnos de las manchas causadas por el acné es posible mediante diferentes maneras y con el uso de variados productos. Por ejemplo, tanto el ácido láctico como el ácido salicílico favorecen la desaparición de las manchas cutáneas.  

De manera particular el efecto del ácido láctico está dirigido a aminorar la pigmentación propia de las huellas que dejan los granos, una vez expulsada la secreción con pus de las pústulas. Aplicar yogur natural, dado que contiene ácido láctico, sobre las manchas contribuirá a desvanecerlas.

Eso sí, en vista de los diferentes tipos de piel y el grado de sensibilidad de cada uno, es recomendable, primero, probar con una mínima cantidad y en una pequeña región corporal y constatar que no haya potenciales dificultades como despigmentación muy severa.

En segundo lugar, es necesario que ya la herida haya sanado y cerrado completamente.

Por su parte el ácido salicílico está presente en muchos tónicos hidratantes, y de limpieza rutinaria, lo cual confirma su efectividad para el cuidado y belleza de la piel.    

Otro gran amigo para desparecer las manchas de las manifestaciones del acné: espinillas, nódulos, pápulas u otras manifestaciones del acné comedónico es el limón.

El ácido cítrico del limón coopera en la aclaración de las manchas de la piel, ocasionadas por el exceso de melanina en determinadas regiones.

Por ser catalogado como un fruto fitofotodérmico es aconsejable aplicar los masajes con jugo de limón durante las noches, sobre las manchas, y así evitar los efectos contraproducentes derivados de la exposición solar. 

Principales tratamientos

Pese al abanico que podría desplegarse para hacer frente a las cicatrices del acné, el mejor tratamiento radica en la prevención de posibles marcas y buen trato de la piel. Una vez más, la valoración de un experto es requerida e indispensable para elegir el tratamiento más conveniente.

Inyecciones

El espacio web medicalnewstoday señala que la administración de inyecciones, especialmente de corticosteroides, es un tratamiento indicado con la finalidad de rebajar el relieve o la piel sobresaliente generada por las cicatrices queloides o hipertróficas.

Como toda incorporación de determinadas sustancias al torrente sanguíneo, el uso de corticosteroides podría desencadenar efectos secundarios, por lo que la asesoría médica resulta inexcusable.  

Micropunciones

El propósito de este tratamiento que recurre al empleo de finas agujas, que se insertan en el entorno de la cicatriz, consiste en incentivar la producción de colágeno. Al estimular el aumento del colágeno la piel resultante de las cicatrices puede lucir más tersa.

No obstante y pese al nimio grosor de las agujas, la piel puede verse inflamada y lastimada, luego de esta terapia con agujas.

Radiación láser

Quizás la reputación de los rayos láser se deba a la condición indolora que ofrece esta terapia. La radiación emitida por haces de luz conduce al desprendimiento de las células epidérmicas, hecho que permite la aparición de nuevas células que mitigan la apariencia de las cicatrices.

Pero como todo tratamiento, la implementación de radiación láser no es apta para todo tipo de piel. De manera particular aquellas personas con una piel delicada o con cualquier clase de afección cutánea no deberían someterse a este procedimiento, ya que, los efectos podrían ser perjudiciales.

Exfoliantes químicos

Dada la capacidad de algunos productos químicos para despigmentar la piel o devolverle su coloración natural, los mismos suelen ser muy cotizados para menguar la textura y tonalidad que adquiere la piel cuando deviene en cicatriz.

Mediante la función exfoliadora o removedora de células muertas los ácidos tricloroacético y glicólico de este grupo de exfoliadores, atenúan significativamente las marcas o cicatrices.  

Rellenos cutáneos

Como aludimos en líneas precedentes las cicatrices atróficas, por presentar vacíos, son las más convenientes para ser abordadas con este tipo de tratamiento. Bien sea con la implementación de ácido hialurónico o con grasa del mismo paciente (grasa autóloga) se consigue colmar la hendidura percibida en la piel.  

Además de surtir resultados no permanentes, sino eventuales, en caso de elegir algún material que contenga colágeno será preciso realizar, previamente, pruebas de alergia. De  este modo se descartarían futuros signos colaterales.

Remedios caseros

Pese a la amplia recurrencia a tratamientos clínicos para aminorar y desaparecer las cicatrices como consecuencia del acné, los remedios caseros también aportan gran efectividad para dicho fin. De manera especial esto responde a las propiedades naturales alojadas en sus ingredientes.

Además del carácter no agresivo de buena parte de las soluciones domésticas, otra ventaja de emplearlas para mitigar las cicatrices descansa en su accesibilidad y sencillez de preparación. En lo que sigue compartiremos algunos remedios caseros para olvidar las cicatrices.  

Preparado con miel de abeja: conocida por su potente capacidad para reparar tejidos, la miel ejerce una función limpiadora y regeneradora de células. De allí que se emplee como exfoliante, en muchas ocasiones.

Bastará con mezclar una cucharada de bicarbonato con tres de miel y revolver hasta obtener una viscosa pasta. Con la misma aplicaremos suaves masajes sobre las cicatrices que deseemos borrar. Luego lavaremos las zonas corporales embadurnadas, con abundante agua.

Cristal de aloe vera: sumamente valorado en las esferas de belleza con tendencia naturista, el aloe vera o sábila destaca por sus cualidades desinflamatorias y por sus bondades en cuanto a la regeneración de tejidos, razón que justifica su frecuente utilización cuando ha habido quemaduras.

Además de ejercer una acción refrescante, el gel del aloe vera combate paulatinamente las marcas cutáneas. Precisaremos extraer el cristal de la sábila y acariciar la cicatriz con el mismo, durante 5 minutos, preferiblemente por las noches.

Centella asiática: bien sea mediante infusiones o a través de tinturas y cremas,esta planta, de origen oriental, regala elasticidad a la piel y optimiza la producción de colágeno. Cosmetólogos y profesionales de la estética recomiendan la centella asiática preponderantemente luego de una cirugía, para disminuir la cicatriz de la incisión.

En caso de que su presentación sea para uso tópico, será suficiente con aplicar la crema y dejar actuar sobre la cicatriz hasta que sea absorbida por ésta.

Pasta de cebolla: tras padecer acné quístico es bastante probable que la piel manifieste queratosis seborreica, afección que exhibe nódulos sebáceos de tonalidades oscuras. La cebolla, gracias a que contiene azufre, puede aclarar la coloración marrón de las manchas dejadas por los nódulos.

Debemos unir jabón líquido neutro con una cucharadita de sal y los aros de una cebolla previamente pelada. Al cabo de un día, cuando la mezcla ya esté reposada la colamos y con en el líquido resultante sumergimos moticas de algodón para mojar, con ellas, las cicatrices.   

Aceite de rosa mosqueta: la vitamina A, los ácidos Omega 3 y 6 más los antioxidantes con los que cuenta el aceite de rosa mosqueta, lo convierten en un gran aliado para combatir las cicatrices de acné y otras condiciones como estrías y quemaduras.

Se suma a la esencia de rosa mosqueta, los aceites de almendras y de salvia. Ya sea que se prefiera untar sólo el aceite de rosa mosqueta o fusionarlo con los otros, siempre deberá ser aplicado durante las noches, con el uso de un algodón.

Cualquier enfermedad puede debilitar el ánimo pero existen algunas afecciones que afectan la autoestima de manera significativa. Una de ellas es el acné y sus indeseables pero casi seguras consecuencias: marcas y manchas. Desaparecer las cicatrices acné, en ocasiones, se convierte en la principal preocupación de quienes padecen esta infección cutánea.

Pero antes de buscar soluciones para erradicar las huellas dejadas por el acné, lo más saludable y conveniente es tratar y atacar con ayuda de profesionales el acné. Puesto que carecería de sentido dedicar esfuerzos en la eliminación de cicatrices originadas por el acné sin antes haberlo erradicado totalmente.

Al ser la piel el órgano más grande, el más visible y el que sirve de barrera ante agentes externos, su salud, limpieza e hidratación deberían ser constantes y primordiales. Porque, justamente en el cuidado de la piel descansa la prevención del acné y sus cicatrices.

Aunque es comprensible la desesperación que provoca tener cicatrices, especialmente en el rostro, la paciencia y el cumplimiento de las recomendaciones del especialista garantizará la esfumación de tales huellas o marcas.   

        


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s