dientes amarillos blanqueamiento

¿Cómo blanquear los dientes amarillos desde casa?

Blanquear los dientes es cada vez más, una práctica común. En diferentes escenarios solemos escuchar que la sonrisa constituye el ornamento del rostro, es por ello que procurar una higiene bucal que permita lucir unas encías saludables, pero, sobre todo, una dentadura sana y limpia. 

Tenemos idea de los altos costos de los tratamientos de blanqueamiento profesional, dada su efectividad y duración. No obstante disponemos de alternativas naturales que nos permiten blanquear los dientes con soluciones domésticas y menos abrasivas.

Además de ofrecer algunos remedios caseros para eliminar manchas y ese tono amarillento de los dientes, también ponemos a tu alcance recomendaciones orientadas a impedir que la dentadura adopte una coloración indeseada, responsable de su opacidad.

¿Cómo blanquear los dientes de inmediato?

Cuando la premura nos conduce a realizar acciones que demandan cierto esfuerzo o, peor, exigen someternos a determinados riesgos para conquistar logros, miramos hacia atrás y reflexionamos sobre la importancia de ejecutar las mismas actividades de manera gradual y con resultados óptimos. Pero cuando la prisa nos alcanza no valen los lamentos sino las soluciones.

Conseguir un blanqueamiento inmediato de los dientes es posible a través de diferentes mecanismos. Como imaginarás, recurrir al odontólogo y someterte a un blanqueamiento profesional garantizará una aclaración considerable y rápida de los dientes.

Una de las variables que podrías considerar ante la elección de esta opción sería el factor económico, puesto que, en muchos países todo lo inherente a la rama odontológica suele ser costoso.

Asimismo conviene examinar posibles inconvenientes, como reacciones alérgicas, ante determinados químicos, asunto éste que podría ser previsto por el especialista.

Así cuando las condiciones están dadas, incluyendo las económicas, optar por un tratamiento aclarador con láser garantizaría la rapidez y efectividad en el blanqueamiento dental.

El mismo consiste en la aplicación de un gel (cuidando de cubrir la encía con protectores de goma) que al ponerse en contacto con la luz blanca irradiada ejerce el efecto blanqueador.

Otras posibilidades más económicas, fáciles de implementar y de rápido efecto son el bicarbonato de sodio y el peróxido de hidrógeno. Entre ambos, el bicarbonato goza de una reputación bastante aceptable para el blanqueamiento de los dientes.

Especialmente es su rasgo alcalino y su capacidad para remover bacterias y manchas que hacen del bicarbonato un ingrediente cotizado en la salud bucal. Bastará con mezclar una cucharadita con agua y cepillarte como si fuese pasta dental.

Aunque sus resultados son comprobados e inmediatos, eonline.com aconseja no abusar del bicarbonato de sodio para este fin, dado que podría debilitar el esmalte de los dientes.

La combinación de oxígeno e hidrógeno le dan el nombre más común al peróxido de hidrógeno: agua oxigenada. Este producto con cualidades aclaradoras también es bastante empleado en el blanqueamiento dental. El procedimiento amerita disponer de una pequeña toalla que, una vez empapada en el agua oxigenada, servirá para frotar delicadamente las piezas dentales. Podría ser contraproducente ingerir este líquido.

También puedes ganarle al tiempo y obtener un efector aclarador súbito en los dientes, si te decantas por cremas y tiras blanqueadoras. Generalmente la fabricación de estos productos, de venta libre, contiene peróxido de hidrógeno y otros químicos blanqueadores como el azul covarine.

Las tiras surten efecto al cabo de media hora, tiempo en el que debes retirarlas luego de haberlas dispuesto en ambas hileras de dientes. La crema dental blanqueadora, la usarás como de costumbre, aunque sus efectos no los notarás con inmediatez.  

10 remedios naturales para blanquear los dientes desde casa

dientes amarillos
Créditos foto: Shutterstock.com

Además de proporcionarte nutrientes, muchos de los 10 remedios que proponemos seguidamente cuentan con propiedades que permiten blanquear los dientes. A diferencia de  otros tratamientos que persiguen el mismo fin, estas soluciones naturales resultan accesibles y son, igualmente, efectivas.

1. Crema casera de fresas: puedes triturar varias fresas y agregar una mínima cantidad de agua para cepillar los dientes. De los componentes de esta fruta es el ácido málico el que le aporta sus cualidades blanqueadoras. Masticar esta fruta, rica en fibra y vitamina C también funciona.

2. Masajes con piel de naranja: con el fin de aminorar las manchas dejadas en los dientes, producto de fumar cigarrillo o de degustar bebidas oscuras y dulces en exceso, puedes utilizar la capa intermedia (parte blanca) de la naranja para masajear la dentadura. Este sencillo procedimiento puede ser llevado a cabo antes de cepillarte por las mañanas.

3. Cambur: la cáscara del rey del potasio es muy útil para atenuar la coloración amarillenta de los dientes. Básicamente se trata de frotar suavemente la dentadura con la parte interna de la piel del cambur. 

4. Levadura de cerveza: como sustituto de la tradicional pasta dental, la levadura de cerveza coopera aclarando la dentadura, entre otras razones, por contar con vitaminas del grupo B.

5. Pasta de carbón activado: en virtud de que las bacterias se adhieren al carbón antes que a los dientes, este elemento es aconsejado como blanqueador. Bastará con unirlo con poca agua y embadurnar los dientes con la pasta, transcurridos 5 minutos lava la boca con abundante agua.

6. Vinagre de sidra: después de bebidas oscuras como café o té negro puedes realizar enjuagues con este ingrediente. El vinagre de sidra posee ácido acético y magnesio, componentes recomendados para la higiene bucal.

7. Sal marina: el yodo y los rasgos antisépticos y desinflamatorios de la sal marina, efecto que además favorece la salud de las encías, contribuyen con la aclaración del esmalte. Durante una semana, después del cepillado nocturno, puedes realizar buches o enjuagues, para ello disolverás una cucharada de este tipo de sal en un vaso de agua.

8. Cristal de aloe vera: esta planta milenaria y de variados usos medicinales, cuenta en su amplio reservorio curativo con características para aclarar los dientes. Antes de cepillarte, procurando no ingerirla, podrás acariciar los dientes y encías con el cristal previamente extraído.

9. Limón: específicamente son sus cualidades alcalinas las que menguan las manchas y el sarro de los dientes. En un vaso con agua previamente hervida incorporas el limón para que lo uses como si fuese un enjuague bucal. Es aconsejable echar mano de este remedio una vez a la semana, en la noche.

10. Mezcla de aceite de coco: las características antimicrobianas más el ácido láurico contenido en el aceite de coco, hacen de él un excelente remedio para combatir la placa bacteriana. Este cúmulo de bacterias y azúcar, si no es retirado cabalmente y a tiempo, puede originar coloraciones o manchas dentales, además de caries.

Será preciso que calientes media taza de aceite de coco y agregues media cuchara de bicarbonato de sodio más 5 gotas de hierbabuena. Puedes ungir tu dentadura con la mezcla obtenida y luego enjuagar con agua tibia.  

¿Cómo prevenir los dientes amarillos?

Muchos padecimientos y escenarios desfavorables a la salud pueden ser esquivados si trabajas en la prevención de los mismos. De este conjunto, los dientes amarillos no quedan exentos.  

Así como muchos alimentos otorgan un efecto aclarador a la dentadura, varias bebidas logran el efecto opuesto. De modo que mientras quieras exhibir dientes fuertes y blancos, tendrás que disminuir o regular la ingesta de café, vino tinto y té negro. El estado líquido tiene la capacidad de penetrar más en la naturaleza porosa del esmalte facilitando la emergencia de manchas.

Particularmente son los taninos, esos elementos que brindan el tono amargo al vino, los que motivan el oscurecimiento dental. Dichas sustancias vegetales también están presentes en el té negro.

Por su parte, el café, dadas las proporciones elevadas de cromógenos (compuestos que emiten pigmentación) coopera en el color amarillento de los dientes.

Aunado a estas bebidas, el hábito de fumar cigarrillo representa un porcentaje estimable en cuanto a la pérdida del tono nacarado de las piezas dentales.

Los profundos y nocivos efectos de la nicotina van debilitando el esmalte hasta inducir la pérdida de su coloración natural y haciendo que adopten la desagradable tonalidad ambarina.

Sin embargo, contar con una dentadura libre de matices oscuros no sólo pasa por evitar o regular los hábitos descritos, sino que mantener una adecuada higiene bucal es una importante aliada en la prevención de dientes amarillos.

Esta necesaria costumbre precisa que, por ejemplo, dediques un tiempo prudencial para retirar los residuos de alimentos y que cambies el cepillo cuando notes que sus cerdas ya no limpian de forma competente.  

Cuando de dentadura se trata, blanquear los dientes suele ser una de las mayores preocupaciones de muchas personas. No obstante, lo más conveniente es que la luminosidad que puede desprenderse de unos dientes blancos esté acompañada de una adecuada higiene bucal.

Ya sea para prevenir la placa bacteriana, inflamación de las encías y caries o para atenuar las tonalidades amarillentas y manchas de los dientes, resulta preciso disminuir el consumo de bebidas muy azucaradas, como las gaseosas, aparte del vino tinto, el té negro y el café. Además, si deseamos contar con dientes sanos, fuertes y blancos debemos dejar atrás el pernicioso hábito de fumar.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s