lipoescultura-laser

Lipoescultura láser: precios y riesgos en hombres y mujeres

Lucir una figura sin exceso de material adiposo no sólo es un deseo de quienes aspiran a un espacio en certámenes de belleza. En la actualidad mujeres y hombres optan por la lipoescultura láser como mecanismo para lograr una silueta libre de grasa.

En este escrito ofreceremos datos e información relevante en torno a la lipoescultura sin necesidad de cirugía; mostraremos los riesgos que comporta este tipo de procedimiento así como sus posibles complicaciones. Además, compartiremos algunos costos y comunicaremos ciertas particularidades de la lipoescultura en hombres.

Siempre que haya claridad en torno a las expectativas y a las recomendaciones postoperatorias hechas por el médico especialista la lipoescultura láser es una opción que podría generar bienestar psicológico.  

¿Qué es la lipoescultura sin cirugía?

La lipoescultura sin cirugía es un procedimiento estético que se propone, inicialmente, acabar con la grasa depositada en determinadas regiones del cuerpo: abdomen, brazos, muslos, cintura e incluso en los glúteos, sin la necesidad de ingresar a quirófano y sus implicaciones.

Acompañada, con frecuencia, por complementos como “sin dolor” y “no invasiva”.

Pero más allá de destruir las células grasas reunidas, la lipoescultura persigue como objetivo terminal modelar el cuerpo. Esto puede ser logrado a través de mecanismos como la cavitación y la radiofrecuencia, según lo señalado en novalaser.mx.

En lugar de recurrir a cánulas, como ocurre en otros casos, en la cavitación la grasa no es absorbida sino disuelta o licuada por ultrasonidos para luego ser liberada mediante la orina o el sudor. Por su parte, con la radiofrecuencia la piel se retrae tras el efecto de ondas electromagnéticas, eliminando los depósitos de grasa.

Una vez eliminada la grasa, la región de la que fue exportada será modelada para que finalmente se tonifique. Ya sea mediante masajes o apoyándose en los beneficios del drenaje linfático, el cuerpo paulatinamente irá ganando reafirmación y desaparecerá la celulitis.

Pese a que este tipo de lipoescultura descarta la implementación de largas cánulas para la succión de tejido adiposo exige, igual y necesariamente, la orientación y ejecución de un médico especialista que cuente con la experiencia, los equipos y las instalaciones requeridas.

El hecho de que este procedimiento no amerite de cirugía no excluye la posibilidad de incurrir en riesgos, en dificultades futuras y en obtener resultados negativos como la presencia de nódulos en los muslos, brazos o abdomen.

Lipoescultura láser: claves a tener en cuenta

lipoescultura laser
Foto: Shuterstock.com

Además de la radiofrecuencia y la cavitación, otro mecanismo disponible y habitual para llevar a cabo una lipoescultura es la tecnología láser. También conocida como lipoláser o lipólisis láser, la lipoescultura láser es una técnica que se apoya en haces de luz para destruir depósitos de grasa en algunas regiones corporales.

Tal vez la no presencia de cicatrices ulteriores hace que esta técnica sea percibida como la menos invasiva, por tanto, la más idónea al momento de modelar la figura eliminando tejido adiposo.

No obstante, la cuestionable publicidad de dicha técnica minimiza y, en ocasiones, oculta las posibles complicaciones o efectos colaterales de una inadecuada práctica.

De hecho, tal como indica el diario vanguardia.com, si un procedimiento se caracteriza por demandar precisión, pericia y comprensión profunda del funcionamiento y disposición de las capas dérmicas es, justamente, la liposucción láser.

Razón que exige como condición indefectible que la lipoláser sea llevada a cabo por un experto de comprobada trayectoria.  

Una inapropiada o imprecisa manipulación de los conductores de luz en una lipoescultura asistida con radiación láser, no sólo comprometería la salud de otros órganos sino que daría origen a efectos estéticos equívocos.

Vacíos, nódulos o irregularidades en la epidermis de muslos, glúteos o de cualquier región que haya sido tratada incorrectamente en una lipoláser, serían un ejemplo.

Aunado a lo anterior y dado el manejo de temperaturas elevadas en las lipoesculturas con láser, las quemaduras podrían formar parte de los efectos colaterales.

Con el fin de evitar estas y otras complicaciones, resulta fundamental atender a aspectos como el lugar en que se ejecutará el procedimiento y los equipos requeridos.

Si bien los spa son considerados como los templos de la belleza, el espacio más idóneo para practicarse una lipólisis láser es un centro médico o de salud que cuente con la supervisión y certificación de los organismos competentes. Igualmente es importante velar o enterarse de que los equipos e instrumentos estén en buenas condiciones.

Por último, pese a los conocimientos y buen desempeño de muchos esteticistas o médicos dermatólogos, el profesional mejor capacitado para llevar adelante una lipoescultura láser es un cirujano plástico, reconstructivo y estético.

¿Cuál es el precio de una lipoescultura láser?

El costo de una lipoescultura láser varía en atención a diferentes variables. En primer lugar, el número de zonas en las que la luz hará efecto y que luego serán moldeadas, será determinante a la hora de calcular los honorarios profesionales.

Asimismo, es muy probable que la experiencia más el prestigio derivado de una reconocida trayectoria figuren como indicadores de precios, quizás, elevados en relación con otros.

Y aunque en muchas esferas de la vida la tendencia a decantarse por precios más bajos sea usual, al tratarse de prácticas que involucren la salud y la estética, lo mejor es perseguir la calidad pese al costo del tratamiento.   

Otro criterio que influye en el precio de una lipoláser es el geográfico. Cada país maneja tarifas de acuerdo a su legislación y performance económico. Así, en Argentina una liposucción con láser de abdomen oscila entre 85000 y 150000 pesos argentinos.

La misma región corporal tratada bajo lipólisis en Estados Unidos tiene un costo que puede variar entre 3000 y 7000 dólares, según apunta la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos. En Europa, los precios de la misma práctica oscilan entre 1000 y 6000 euros.  

Como notamos los costos de una lipólisis láser difieren según el especialista, las regiones del cuerpo a tratar, el país; e incluso los precios pueden variar en las ciudades o estados de una nación. Lo que podría estar directamente relacionado con la cantidad de profesionales expertos en lipoescultura con láser presentes en una misma ciudad.

Lipoescultura para hombres

No sólo a las mujeres les preocupa su aspecto físico, cada vez va creciendo la cantidad de hombres que al estar poco satisfechos con algunas partes de su cuerpo toman la decisión de someterse a una lipoescultura láser. Con este procedimiento estético, como sabemos, se puede extraer la grasa sobrante que no pudo ser eliminada mediante rigurosas dietas o arduo ejercicio.

En la población masculina, igualmente, es posible lograr expulsar contenido adiposo de la zona del abdomen, obtener una reducción del tejido adiposo en los glúteos, dar una mejor definición a las piernas e inclusive la lipoescultura sin cirugía podría ser un método eficaz para deshacerse de la papada y de los glúteos adiposos.

Antes de iniciar el procedimiento que no suele llevar mucho tiempo (entre una y dos horas) el médico especialista comenzará por marcar con precisión la región que abordará; ya después de suministrar la anestesia (epidural o general) realizará mínimas incisiones con la finalidad de introducir la solución necesaria para preparar el área.

Una vez dispuesta la zona, se incorpora la radiación láser para seguidamente continuar con la extracción de la grasa. Una vez culminado el proceso, los tejidos de las zonas afectadas serán proclives a la hinchazón, situación que puede durar entre tres y cuatro semanas.

Por lo que, incluso hasta después de este tiempo, suele ser necesario el uso de fajas o vendajes, así como también la implementación de antibióticos para prevenir infecciones y masajes postoperatorios, para mantener la actividad circulatoria.

La recuperación vendrá de forma progresiva y una vez adaptado el cuerpo masculino a su nueva forma ya aparecerán los resultados.

Riesgos y recomendaciones

Pese a que la construcción verbal “sin cirugía” puede reducir nuestros temores y llevarnos a un estado de relajación; en el caso de la lipoescultura sin cirugía o lipólisis láser, la serenidad será necesaria durante el proceso. Los cuidados posteriores al procedimiento, en cambio, precisan de una atención considerable y del seguimiento cabal de las instrucciones emitidas por el especialista.

Como hemos venido asomando, los riesgos que circundan este tipo de prácticas atentan con la salud y la apariencia corporal. Especialmente, las dificultades surgidas durante o después de una lipoescultura sin cirugía pueden obedecer a prácticas o decisiones médicas fallidas durante el procedimiento.

De igual modo, la implementación de anestesia general o local, como se estila en la lipólisis láser, podría ocasionar inconvenientes. Los mismos pueden ser motivados por intoxicación o intolerancia a los compuestos anestésicos, cuya consecuencia es la experimentación de dolor.

Desde el plano estético, una vez llevado a cabo el procedimiento, los resultados inesperados fungen como acusadores de los principales riesgos: hoyuelos o depresiones en los espacios corporales en los que fue practicada la lipoescultura sin cirugía; aparición de nódulos con material adiposo solidificado u obtención de una silueta deforme lejana a los criterios tradicionales de simetría y belleza.  

Por otro lado, las capas de la piel podrían ser objeto de quemaduras, específicamente ante una lipoescultura con láser, dadas las altas temperaturas que amerita la radiación para destruir o derretir las células grasas. Este contenido adiposo, una vez disuelto, será expulsado a través de los fluidos corporales.

Cuando la clandestinidad acompaña a este tipo de procedimiento estético ya es, de por sí, un hecho que comporta amenazas y por ende inseguridades. Esto podría responder a la ambigua preparación del personal que ejecutará la liposucción o a la nula garantía del servicio y equipos.

También y de acuerdo con las particularidades orgánicas y dérmicas de la persona, el surgimiento de infecciones o la acumulación de líquidos debajo de la piel, podrían suponer complicaciones que ameriten nuevas revisiones y administración de fármacos que combatan la infección.     

Toda acción que suponga la manipulación corporal para fines estéticos o de salud debe comenzar con el óptimo desempeño de un profesional altamente competente en el área. Por ello, la primera recomendación invita a la selección atinada del especialista, quien, indagará en las condiciones de salud y responderá las inquietudes del paciente.   

Puede ocurrir que a pesar de que el procedimiento sea llevado a cabo por un excelente profesional si la persona sometida a liposucción sin cirugía no mantiene hábitos alimenticios saludables, los buenos resultados logrados por el experto perderán valor. En tal sentido, evitar las grasas saturadas limitará la formación de nuevos reservorios adiposos.

Además de llevar adelante una alimentación sana, es de suma ayuda realizar ejercicios físicos con frecuencia pues al sudar, las toxinas son liberadas gracias a la acción de las glándulas sudoríparas. Ejercitarse con frecuencia es un regalo para el organismo que se traduce en bienestar integral.

Finalmente, las mujeres embarazas o personas con diabetes o que padezcan afecciones cardiovasculares no se perfilan como candidatas para una liposucción sin cirugía o lipoláser.

Especialistas en lipoescultura láser en México

En lo que sigue compartiremos información sobre diez especialistas en lipoescultura láser, cuyos servicios son ofrecidos en México en el el espacio topdoctors.mx

  • Dra. Diana Patricia López García (Clínica Lomas Altas)
  • Dr. Carlos Adame Salcido (Hospital San José Hermosillo)
  • Dr. Gabriel Mecott Rivera (Monterrey)
  • Dra. Denisse Hernández Cervantes (Hospital Ángeles Roma)
  • Dr. Omar Flores (Centro Médico Puerta de Hierro)
  • Dr. José Leopoldo Rojas Garza (Monterrey)
  • Dr. Gerardo Hernández Sobrino (Huixquilucan de Degollado)
  • Dr. Miguel Soto Miranda (Hospital Ángeles Pedregal)
  • Dr. Christian Morales Orozco (Hospital San Ángel Inn)
  • Dr. Lenin Reyes Ibarra (Hospital Ángeles Morelia)

Ante la decisión de modificar nuestra silueta, una vez agotadas las ventajas ofrecidas por la ejercitación física, la lipoescultura láser se muestra como una posibilidad frecuente en los centros de salud y estéticos actuales. Pero aunque este procedimiento estético se distancie, en la práctica clínica, de la lipoescultura tradicional reclama, igualmente, planificación y ejecución por un profesional experto.

En aras de conservar los positivos y esperados resultados, luego de la lipoescultura láser será muy aconsejable evitar el consumo de alimentos cuyas cantidades de grasas no naturales sean excesivas.

Se suma a ello la necesidad de ingerir abundantes líquidos para así liberar toxinas e impedir que formen nuevos cúmulos adiposos.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s