implante-gluteos

Implantes de glúteos: cómo elegir el tamaño y precios

Exhibir unos glúteos que luzcan tonificados y con un volumen que sobresalga de las zonas contiguas supone un atributo de belleza actual para el cuerpo femenino.

Además de la ejercitación física, los implantes de glúteos fungen como opciones, cada vez más frecuentes, para lucir una región glútea más voluminosa, que brinde bienestar a la mujer y llame la atención de los demás.


En este artículo daremos a conocer aspectos relacionados a la utilización de implantes para incrementar la zona glútea: tamaño y tipo de las prótesis, procedimientos clínicos y costos. De igual manera, mostraremos los riesgos y complicaciones que pudiesen surgir ante la incorporación de implantes de glúteos.


¿En qué consiste el implante de glúteos?

La introducción de prótesis en los glúteos para modificar su tamaño y apariencia también es conocida como gluteoplastia.

Específicamente y como es de suponer, el implante de glúteos consiste en la introducción de prótesis o implantes con el fin de incrementar el volumen de dichos músculos.

Pero además de acrecentar el tamaño de los glúteos, con la gluteoplastia también es posible otorgarles mayor definición, tonificación y redondez a estos músculos situados en la parte posterior de los muslos. Aunado a estas características, con los implantes se consiguen unos glúteos no flácidos y levantados.

Este procedimiento propio de la cirugía plástica amerita ser ejecutado bajo anestesia local o general, según criterio del médico. Asimismo, la apreciación del especialista resulta indispensable al momento de elegir el tipo de implante más idóneo en función de las características físicas de cada paciente.  

De allí la necesidad de conversar abiertamente con el especialista y ponerlo al tanto de las expectativas y causas que motivan la gluteoplastia. Y es que pueden ser varios los motivos y candidatas a esta intervención: personas muy delgadas con glúteos muy planos o aquellas pacientes que tras el embarazo o por otra razón han perdido peso de manera considerable.

También suelen recurrir al implante de glúteos personas con sobrepeso. Al respecto, los expertos aconsejan que se logre el peso adecuado para luego sí someterse a la gluteoplastia, dado que, las fluctuaciones de peso podrían influir negativamente en los resultados derivados luego de la implantación de las prótesis de glúteos.

En ocasiones para levantar los glúteos es necesario aumentar el tamaño de los mismos a través de implantes, pues la elevación en sí misma no consigue incrementar su volumen.


¿Cómo elegir el tamaño del implante?

Todo procedimiento que implique la inserción de cualquier cuerpo extraño  precisa asesoría y acompañamiento del especialista, con el fin de elegir la prótesis ideal. El tamaño, la naturaleza del material y el tipo de implante son apenas tres rasgos en los que reparará el experto para dar con la prótesis más idónea.

En la mayoría de los casos los motivos que nos inducen a lograr un efecto de notoriedad se hallan ligados a la voluptuosidad, en consecuencia, podemos correr el riesgo de caer fácilmente en la vanidad. Y es que cuando hay desmesura o exageración en el tamaño de implantes, puede haber resultados estéticos indeseados e incluso grotescos.

A propósito de lo anterior, acota el espacio web Drlalinde, que aunque existen implantes que alcanzan los 690 cc, lo recomendable es optar por los que no superan los 500 cc. Esto obedece a que el músculo en el que se insertará la prótesis no es tan maleable y podría generar efectos con los que la naturalidad se vería disminuida.

El hecho de elegir el tamaño del implante, según aconsejan los cirujanos plásticos especializados en gluteoplastia, está determinado por varias condiciones. La anatomía de la paciente es principal foco de atención: la figura de una mujer con menguada estatura perdería armonía (corporal) si los implantes incorporados fuesen muy grandes, por ejemplo.

Otros aspectos que intervendrán en la selección del tamaño del implante son: la contextura, la configuración muscular, la edad o la decisión de la fémina luego de comparar las plantillas que indican la superficie aproximada del implante y después de habérselas probado, mediante la sujeción de un pantalón licrado.

Antes y después

implante de gluteos antes y despues
Foto: Shutterstock.com


Tipos de prótesis de glúteos

Muchos de los positivos resultados obtenidos a partir de la introducción de prótesis dependen tanto de la correcta praxis médica como de la naturaleza y calidad del implante.

En vista de que el principal propósito de una gluteoplastia es que la zona glútea sea notoria y luzca elevada, no deberá escatimarse en la calidad, por tanto, en el costo, de la prótesis.

De manera especial y con el fin de evitar rupturas o desplazamiento de los implantes, los profesionales del área recomiendan que los mismos sean de procedencia legal. Son de fiar aquellos fabricados por empresas que cuenten con la aprobación y certificación de las entidades encargadas del control de tales accesorios, de acuerdo con las normas de cada país.

Además del tamaño, la forma de los implantes determinarán su tipo. Comúnmente, los implantes para glúteos pueden ser redondos y anatómicos, estos últimos se acercan a la forma natural del músculo y al igual que los de forma redonda tienen en su interior silicona.

Aunque ambos tipos de implantes son capaces de brindar elevación y volumen a los glúteos, son los implantes redondos los que gozan de mayor popularidad, pese a su efecto menos natural en relación con las prótesis anatómicas.

Los implantes redondos también denominados de burbuja, tienen la ventaja de que si giran no habrá cambios sustanciales en la percepción de la región glútea.

Por su parte, los implantes anatómicos sólo presentan redondez en su parte inferior, aspecto que les da naturalidad. Sin embargo, tienen mayor posibilidad de desplazarse y provocar, como es de esperar, distorsiones en la retaguardia. Dicha asimetría requiere en la mayoría de veces una segunda intervención para corregir la postura.

De manera que la paciente junto con el especialista a la hora de elegir el tipo de implante de glúteos debatirán frente a la posibilidad de una nueva intervención o de aceptar un aspecto menos natural.


Precios del aumento de glúteos en México

En México, y en cualquier país, siempre que decidamos poner en marcha procedimientos clínicos relacionados con la cirugía plástica, es importante corroborar que los especialistas formen parte de instituciones que certifiquen su carácter profesional y la legitimidad de prácticas cosméticas y plásticas. Este aspecto podría tener una relación con el costo.

En el caso del país azteca son, al menos, tres entidades las que podríamos consultar: la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER); el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (CMCPER) y la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Además de la salud, que podría ponerse en riesgo si la gluteoplastia es llevada a cabo por personal no capacitado o no adscrito a las instituciones mencionadas, al tratarse de un procedimiento estético los resultados podrían no ser favorables. A su vez, esta fase exploratoria sobre los especialistas más capacitados nos puede dar una idea de los precios del aumento de glúteos en México.

Así, las gluteoplastias en el país norteamericano oscilan desde los $45000 hasta los $155000 como mínimo, dependiendo de la ciudad.  Destacan Baja California en el que un aumento de glúteos con implantes podría costar, mínimamente alrededor de $74000 MXN, el argumento del monto es adjudicado a su naturaleza de estado fronterizo con Estados Unidos.

Tanto la dinámica económica de cada ciudad así como la cantidad de cirujanos capacitados que haya en el lugar influirán en el precio de la gluteoplastia. Pero no olvidemos que lo importante, siempre que se trate de nuestro bienestar, contar con la experiencia de profesionales avalados y reconocidos por su buen desempeño.

Riesgos

Todo procedimiento que amerite incisiones comporta riesgos para la salud. A su vez, tales amenazas podrían acentuarse si son sumadas a los posibles efectos negativos o contraproducentes resultantes de una cirugía plástica mal ejecutada.

Desde el punto de vista de la salud, una de las dificultades más comunes luego de un aumento de glúteos mediante implantes es la cicatrización. Este proceso producto del corte próximo a la hendidura interglútea, podría devenir en infección si no es curada ni reabsorbida por el organismo adecuadamente.

También el uso necesario de anestesia general (sedación) o epidural (también denominada peridural) podría acarrear efectos colaterales. Asimismo, la piel de la zona glútea podría experimentar endurecimiento durante algunos meses.

Por otra parte, la salud psicológica se vería afectada, naturalmente, ante resultados negativos e inesperados. Por ejemplo, uno de los riesgos que mayor preocupación ocasiona en el plano estético es la avería o rompimiento de los implantes. Este indeseable hecho, aunque poco común por la resistencia de la silicona, requiere una segunda intervención.

El desplazamiento de las prótesis, especialmente si se trata de las anatómicas, trae complicaciones. Aparte de exhibir glúteos con distorsiones simétricas, fenómeno que acusa angustia y molestia, es necesario reacomodarlas mediante una nueva incisión.

Por último, tras un incremento de glúteos con la utilización de implantes es posible que el acto de sentarse, en superficies sólidas, durante los días inmediatos al procedimiento conduzca a incomodidad en la región glútea.


Procedimiento de aumento de glúteos

Luego de que el especialista haya examinado las características físicas de la paciente y explorado su historial clínico: afecciones, factores de riesgo o intervenciones previas, planificará la cirugía. Seguidamente, tras haber seleccionado el tipo y el tamaño del implante, el experto procederá a ejecutar la gluteoplastia.

La inserción de los implantes puede llevarse a cabo a través de tres técnicas determinadas por el lugar de la incisión. La medida de los cortes en todos los casos de 5 centímetros.

Así, cuando la prótesis es incorporada debajo del músculo (glúteo) la técnica empleada es submuscular.

Mientras que se procede con la técnica subfascial cuando el implante es introducido sobre el músculo pero debajo del tejido conectivo, esto es, entre ambas partes. Y cuando se elige el interior del músculo como receptáculo de la prótesis, ha sido adoptada la técnica intramuscular.

En atención a las expectativas y condiciones anatómicas de la fémina, el cirujano se decantará por el lugar más apropiado para el corte.

Luego de haber fijado los implantes continuará con la sutura. La misma suele realizarse mediante capas, implementando suturas solubles, o absorbibles, para las regiones más internas y dejando las no solubles para la superficie de la piel.

Además del uso de implantes para incrementar el volumen de los glúteos, otra manera de conseguirlo es aprovechando los beneficios del lipofilling. Este procedimiento consiste en extraer el tejido adiposo de regiones portadoras de dicho material, como el abdomen, para ser transferido a la zona glútea.

Combinar el lipofilling con el empleo de implantes para obtener unos glúteos más tonificados, elevados y de mayor volumen comporta ventajas.

Por una parte, la apariencia de dichos músculos luce más natural dada la función modeladora de la grasa. Y en segundo lugar, con el material adiposo extraído la figura femenina adquiere una mejor silueta.

Sea porque el proceso seguido haya apelado a los implantes y al lipofilling como complemento, o porque las prótesis sean implantadas en la parte superior de los glúteos, para que la gluteoplastia alcance los resultados esperados, los cuidados postoperatorios deben seguir cabalmente las instrucciones del profesional.

Por ejemplo, la práctica de deportes podrá reanudarse al cabo de seis semanas, como tiempo mínimo, después de la operación. También es preciso no olvidar que no deben aplicarse inyecciones intramusculares en la región glútea.

Pese a que los resultados conseguidos mediante el uso de implantes de glúteos suelen extenderse en el tiempo, resulta conveniente no propiciar cambios bruscos de peso, puesto que dichas oscilaciones afectarían los efectos de la gluteoplastia.

Igualmente es muy aconsejable dar con el especialista que más confianza y profesionalismo proyecte. Esta búsqueda no sólo nos alejaría de disgustos e insatisfacciones posteriores sino que nos evitaría complicaciones de salud.

Para terminar, valdría la pena recordar que los procedimientos quirúrgicos inherentes a la belleza, tienen como norte (inicial y tradicionalmente) conseguir armonía, en consecuencia, si optamos por implantes de glúteos cuyo tamaño no guarde proporción con nuestra anatomía desvirtuaremos la misión de la cirugía plástica.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s