cirugia-bariatrica

Cirugía bariátrica: tipos, requisitos y riesgos

Cada vez son más las personas que debido a ciertos problemas de salud o por simple estética quieren adelgazar en cortos períodos de tiempo, pero no lo consiguen a través de una dieta rigurosa o ejercicio físico. Así que para ellas surge la cirugía bariátrica como una decidida opción.

Y es que sabemos que la obesidad es uno de los problemas de salud que se ha incrementado exponencialmente en los últimos tiempos y que desencadena varias afecciones en el individuo. Por consiguiente, en la actualidad se recomienda la implementación de la cirugía bariátrica como una de las posibilidades para atacar el sobrepeso.   

En el siguiente artículo conoceremos un poco más acerca de todo aquello relacionado a esta efectiva forma de perder tallas. De manera particular, abordaremos los diferentes tipos de cirugía disponibles y si posees los requisitos necesarios para llevarla a cabo, pero sobre todo informaremos acerca de los riesgos postoperatorios que pueden surgir. 

¿Qué es la cirugía bariátrica y por qué se realiza?

La cirugía bariátrica, también conocida como la cirugía para perder peso, puede ser entendida como un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo en el sistema digestivo de pacientes con problemas de sobrepeso. Por lo general, involucra el estómago y el intestino delgado.

Su finalidad específica consiste en inducir la pérdida de peso, hecho que no se pudo conseguir de forma ideal: a través de un plan específico alimenticio coordinado con la ejecución de ejercicios periódicos.

Las motivaciones para someterse a este tipo de cirugía van desde fines estéticos, de querer cambiar los hábitos por otros más saludables, hasta la erradicación de diferentes problemas de salud desencadenados por la obesidad y que pueden representar un riesgo mortal para la persona.

Entre esta clase de enfermedades destacan: riesgo por hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares, diferentes tipos de padecimientos cardíacos, diabetes tipo 2, enfermedad del hígado graso no alcohólico, la apnea obstructiva del sueño, artrosis y enfermedades por reflujo gastroesofágico.


Tipos de cirugía bariátrica

tipos-cirugia-bariatrica
Foto: Shutterstock.com

El médico tras un estudio exhaustivo del estado físico, hormonal y psicológico del paciente, podría decantarse entre tres posibilidades de cirugía para perder peso, que detallaremos a continuación:

Bypass gástrico en Y de Roux

Para muchos es quizás el procedimiento más usual en cuanto a bypass gástrico se refiere. En torno a su efecto, el bypass gástrico consigue reducir la cantidad de alimentos que puede ingerir el individuo y, por ende, disminuirá también la absorción de nutrientes.

El procedimiento seguido consiste en que el médico hará una incisión en la parte alta del estómago y la separará del resto (formando un pequeño depósito del tamaño de una nuez). Para más tarde, conectar este depósito creado por el corte con la parte media del intestino delgado.

De esta forma los alimentos no se distribuirán por todo el estómago, sino que llegarán primero al depósito creado y luego irá directamente a esta zona media del intestino. Lo cual menguaría, considerablemente, la ingesta de alimentos y aumentaría la saciedad con muy poco.

Manga gástrica

También conocida como gastrectomía en manga o vertical, es otro de los tipos de cirugía bariátrica para eliminar el sobrepeso, que cada vez cuenta con más adeptos en la actualidad. Ya que puede ser una opción para personas que no tengan un sobrepeso excesivo, lo que es igual a un rango entre 35 y 45 Kg/m2 de Índice de Masa Corporal: 35 < IMC < 45.

En este caso, el médico cirujano procede a extirpar buena parte del estómago, puede ser hasta un 80 % del mismo. Tras ello, el estómago cambiará de condición y aspecto, tomando una forma alargada, como de tubo, rasgo que le da el nombre a este tipo de procedimiento.

Con el anterior proceso se reduce exponencialmente la cantidad de comida que el nuevo depósito, con forma de tubo, puede contener. Igualmente, con la manga gástrica disminuiría de forma efectiva la cantidad de grelina que produce el estómago, también conocida como hormona del hambre.

Por lo general, esta práctica suele ser ventajosa en dos puntos significativos: consigue que el paciente pierda peso sin redireccionar los intestinos (como en el caso anterior) y el tiempo de reposo postoperatorio, con respecto a otros procedimientos, es inferior  pues ya a los dos o tres días puede ser dado de alta el paciente.

Derivación biliopancreática con cruce duodenal

Por último, mencionamos un tipo de cirugía un poco más compleja que las anteriores, ya que consta de dos partes fundamentales.

Con la derivación biliopancreática con cruce duodenal, el cirujano, primeramente, puede llevar a cabo una manga gástrica. Entretanto, en una segunda fase del procedimiento, el médico procederá a realizar una conexión entre el duodeno (conexión inmediata al estómago) y la parte final del intestino.

Con ambos procedimientos se impediría, igualmente, el traslado de los alimentos por buena parte del intestino. No obstante, si ésta es considerada como una de las cirugías más eficaces para perder peso, también hay que decir que suele suponer mayores riesgos. Como por ejemplo, deficiencia generalizada de vitaminas y minerales que, incluso, puedan conducir a casos de desnutrición.

Requisitos de la operación

Es significativo resaltar que no todas las personas con sobrepeso pueden exponerse a esta clase de operaciones. Es una decisión importante y definitiva que debe ser evaluada por diferentes especialistas, no sólo el médico cirujano, sino también el endocrinólogo, psicólogo y nutricionista.

Conjuntamente es preciso contar con otros factores fundamentales, que incluyen la necesidad o motivación personal de cambio en los hábitos: alimenticios y deportivos, así como el correspondiente apoyo familiar.

Por otra parte, según sugiere el portal kidshealth, sólo debería recomendarse esta cirugía a aquellas personas que posean un excesivo sobrepeso que, inclusive, deban bajar por salud al menos 50 kilogramos. Asimismo, será importante reparar en si existen afecciones graves relacionadas con el sobrepeso.

Resulta necesario, además, evaluar y tener en consideración diferentes variables, tales como la edad y el peso del paciente o si el índice de masa corporal es igual o superior a 40 Kg/m2 (obesidad extrema) con leves problemas médicos. Aunque también es posible que se posea un IMC entre 30 y 34 Kg/m2, pero con notables dificultades de salud inherentes a la obesidad.

Por otra parte es necesario valorar si el paciente está en buenas condiciones físicas y emocionales para la cirugía. Dado que a partir de esta revisión podría deducirse su pronta recuperación a corto, mediano y largo plazo.

Finalmente otro de los requisitos exige, sobre todo, en el caso de realizarse una manga gástrica no sufrir de hernia hiatal.

Riesgos de la cirugía bariátrica

Así como la cirugía bariátrica puede ser eficaz y conseguir los resultados esperados si se consideran minuciosamente todos los factores que la atraviesan, un hecho cierto es que también puede desencadenar varios riesgos, que complicarían la salud del paciente.

A propósito de ello el espacio BBC, informa que en una investigación realizada en el Reino Unido con al menos 300 personas sometidas a este tipo de operación, un porcentaje bastante alto afirmó no haber recibido la suficiente información antes de la cirugía, así como después de la misma. Mucho menos, este grupo, contó con un equipo de nutricionistas y psicólogos.

Esto según el reporte llevaría a que al menos 20% de estos pacientes regresaran, por complicaciones, en menos de 6 meses luego de la intervención al hospital. También se encontró que el 35% de los formularios para ejecutar la operación no mencionaban todos los riesgos.

Lo anterior fue de utilidad para incentivar la amplia difusión de todos los peligros a los que se enfrenta la persona cuando decide hacerse este tipo de intervención gástrica.

De hecho, en otro estudio de este tipo realizado por una compañía aseguradora, pero con una muestra mayor (2500 personas) en Estados Unidos, reflejó que al menos 21, 9% de personas sufrió complicaciones la primera semana después de la cirugía bariátrica y un 40 % las padeció en los seis meses siguientes a la intervención.

Los inconvenientes que se pueden presentar en esta clase de cirugías son variados, pero entre los más comunes sobresalen: infecciones, obstrucción intestinal, vómitos, problemas gástricos que incluyen diarrea o inflamación luego de las comidas, hernias, derrames en la incisión realizada, cálculos biliares y en casos extremos neumonía.

Además, otras de las dificultades que puede ocasionar la cirugía bariátrica son: hipoglucemia o nivel bajo de glucosa en sangre; reflujo ácido; desnutrición y aunque sea poco frecuente, también existe la probabilidad de muerte.

En la actualidad la cirugía bariátrica se ha convertido en una de las más eficaces maneras para perder grandes volúmenes de peso en cortos períodos de tiempo. Sin embargo, así como la misma tiene sus ventajas, también posee riesgos de diferente índole que pudiesen menoscabar la salud del paciente.

Es indispensable tomarse el tiempo necesario para optar por la decisión adecuada, a partir de motivaciones personales, apoyo familiar y análisis consensuado de un equipo de especialistas conformado por nutricionistas, endocrinólogos, cirujanos y psicólogos.

Igualmente, son relevantes los cuidados postoperatorios, así como el cambio definitivo de los hábitos alimenticios y de rutinas físicas. Esto último vendría a ser la única forma de garantizar la eficacia que pueda tener la cirugía bariátrica.  

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s