calambres-nocturnos-piernas

¿Por qué ocurren los calambres nocturnos en las piernas?

Los calambres en las piernas que se dan en la noche son diferentes de los calambres comunes, debido a que se presenta entre el 50 y 60% de los adultos, según Intramed. Este problema muscular tiene diversas causas, aunque no se ha concretado exactamente cuál es el problema principal.

En este sentido, los posibles detonantes van desde el uso de medicamentos hasta el exceso de ejercicios o la falta de hidratación. Lo cierto es que este es un problema más común de lo aparente y que suele afectar a personas mayores de 50 años.

Características

Este tipo de calambres son dolorosos y tienen una duración promedio de 9 minutos. Los calambres pueden ser consecutivos con un intervalo de 1 hora. El calambre afecta las pantorrillas, los muslos y los pies.

Los calambres en las piernas pueden hacer que estas se muevan. También se pueden describir como espasmos o entumecimiento de las extremidades. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se trata del síndrome de piernas inquietas.

9 Principales causas de los calambres en las piernas

Las causas para los calambres de piernas nocturnos son diferentes, tomando en cuenta que no se ha hallado una patología concreta, estas son los posibles detonantes de este malestar.

1. Mala postura al dormir: Una postura incómoda al dormir puede ser uno de los causantes de los calambres. Dormir boca abajo hace que los pies queden en una posición más estirada. Cuando esta posición se prolonga, un movimiento puede desencadenar el calambre.

Por eso es recomendable dormir boca arriba o de lado y con las piernas estiradas. Mejorar la postura durante la noche reducirá la incidencia de calambres nocturnos.

2. Falta de nutrientes: La deficiencia de nutrientes como el magnesio, calcio y el potasio contribuyen a mantener la armonía de líquidos tanto en la sangre como en los músculos, de tal manera que exista un equilibrio. Cuando esto no sucede, es decir, cuando no hay suficientes nutrientes, es posible la propensión a calambres.

3. Falta de estiramiento: Para algunos expertos, la vida sedentaria es el mayor causante de este tipo de calambres. Este estilo de vida hace que los músculos y tendones pierdan flexibilidad, lo que provoca los dolores.

4. Bajo consumo de líquidos: Lo que provoca deshidratación. En los cambios de estaciones y en climas cálidos, la hidratación es importante para reponer nutrientes y mantener el equilibrio de electrólitos en el torrente sanguíneo.

5. Ejercicios extremos: El ejercicio intenso provoca sobrecarga y fatiga en los músculos. A pesar de la buena hidratación durante estas sesiones, es posible sufrir de espasmos y calambres debido al exceso de carga. Por eso hay que ser moderados.

6. Estar de pie por mucho tiempo: Estar de pie durante un tiempo prolongado provoca desequilibrio de líquidos, debido a que estos se estancan en la parte inferior. En otras palabras, no circulan bien. Además, los músculos se tensan demasiado, provocando calambres.

7. Medicamentos: Existen medicamentos, como los diuréticos, y algunos para el asma que influyen en los calambres nocturnos. Esto se debe a que probablemente estimulen las neuronas y los receptores motores.

8. Edad: La edad también es un factor determinante. A medida que el cuerpo envejece, se van perdiendo neuronas motoras, lo que perjudica el control de los músculos y las personas son más propensas a sufrir de este problema.

9. Embarazo: Durante la gestación las mujeres son propensas a sufrir de calambres en las piernas. El aumento de peso, la circulación deficiente y la presión del feto en los vasos sanguíneos son los principales causantes de los calambres.

¿Los calambres en las piernas son peligrosos?

calambre-piernas-de-noche
Foto: Shutterstock.com

Los calambres son normales en algunos casos, como en el embarazo. Sin embargo, si son muy frecuentes, es necesario consultar al médico, debido a que podrían ser síntomas de problemas de salud.

Uno de ellos es la diabetes. Por eso es necesario el chequeo médico para descartar una neuropatía diabética. La fatiga muscular es muy común en los deportistas. También puede ser signo de descompensación de electrólitos.

Por eso, si los calambres nocturnos son frecuentes, lo mejor es acudir a un médico para descartar cualquier otro problema de salud, ya que estos son síntomas de alguna otra enfermedad o descompensación.

¿Cómo evitar los calambres?

Para evitarlos o prevenirlos, es necesario tomar medidas básicas para el buen funcionamiento de los músculos. En casos de que sean provocados por exceso de actividad física, lo recomendable es bajar la intensidad y modificar ciertas rutinas y descansar lo suficiente.

En caso de que se produzcan por falta de actividad física, entonces lo mejor sería comenzar a realizar ejercicios, comenzando por aquellos de bajo impacto e ir aumentando poco a poco la intensidad para evitar el efecto contrario al deseado.

En ocasiones, será necesario estirar los músculos y beber más líquidos, sobre todo aquellos que contengan electrólitos. Sin embargo, si los calambres persisten, es necesario consultar a un experto.

Es necesario mantener una buena postura al dormir y dejar el sedentarismo. En el caso de las embarazadas, puedes buscar sugerencias para mitigar los efectos que producen los calambres. En cualquier caso, no es algo que se debe tomar a la ligera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s