bolas de grasa en la cara

¿Por qué me aparecen bolitas de grasa en la cara y cómo quitarlas?

Por ser la piel nuestro órgano más grande y superficial, es natural que todo lo que en ella aparezca nos inquiete, puesto que, es la primera carta de presentación ante los demás. Así, las preocupaciones de índole estética como las bolitas de grasa en la cara podrían robarnos la tranquilidad.

Este es el caso de los llamados quistes de grasa o sebáceos y los quistes de milium, que a pesar de no suponer graves amenazas para la salud cutánea, nos genera incomodidad tenerlos. Estos bultos adiposos se derivan tanto de inflamaciones en los folículos pilosos, de la piel o del cuero cabelludo, como de lesiones dérmicas. 

Si bien se ha vinculado la aparición de estos quistes sebáceos, también denominados lipomas, a factores genéticos y sobrepeso, disponemos para nuestra alegría de métodos sencillos no agresivos y de remedios caseros para exterminar tales bolas grasa en la cara.

Síntomas de los quistes de grasa

De acuerdo con lo expuesto en el espacio sabervivirtv.com, los quistes de grasa no presentan síntomas. No obstante, cuentan en su proceso de emergencia y constitución con características que resulta útil percibirlas, ya sea para eliminarlos de forma doméstica o para informar al dermatólogo si llegaran a complicarse.

Así, uno de los primeros rasgos de estos bultos adiposos es su consistencia maleable, capaz de moverse sin ningún inconveniente ni dolor (salvo escasas excepciones), ante la manipulación con los dedos.

Igualmente es posible reconocerlos porque no tienen lugares fijos donde salir. Pueden aparecer en el cuello, espalda, región trasera e inferior de la cabeza, o nuca, y en contadas ocasiones son muslos y brazos los que lucen estos inofensivos quistes de grasa.

Es bastante probable que haya transcurrido mucho tiempo, incluso años, para percatarnos de la presencia de los lipomas. Su crecimiento es muy pausado y sólo palpándonos con detenimiento por la superficie de la piel podemos notarlos.

Resulta un tanto extraño que haya varios quistes sebáceos a la vez, dado que, suelen formarse de manera aislada y, generalmente, no alcanzan tamaños que superen los 3 centímetros de diámetro.

Pero cuando se trata de salud no debemos descuidarnos y en caso de que un lipoma con grandes dimensiones irrumpa, será preciso consultar al médico, sobre todo, si al tocarlo resulta muy rígido. Puede existir la posibilidad de que sea un liposarcoma o  tumor maligno.  

¿Cómo quitar los quistes sebáceos?

quistes-cara
Shutterstock.com

En vista de que en contadas ocasiones el quiste de grasa produce dolor, hecho que  obedece a la inflamación del folículo piloso que lo aloja, es normal que casi siempre sean criterios estéticos los que nos conduzcan a desvanecerlos.

Un primer mecanismo consiste en emplear calor húmedo, o vaporizaciones. Ante el vapor emanado, la región de la piel donde se encuentra el bulto puede romperse y dar paso al drenaje de la sustancia viscosa. Debemos cerciorarnos de que todo el líquido gelatinoso haya sido evacuado y así evitar un nuevo quiste.

Otra opción, menos recomendada, es pincharlo con una ajuga esterilizada, siempre que la zona haya sido previamente humedecida. Una de las razones por las que este mecanismo no goza de popularidad es porque es preferible que ocurra de manera natural y también  porque el uso de implementos exige esterilización y desinfección.

Pero si el quiste seboso luce grande y aparte produce molestia al tacto, lo más idóneo será extirparlo mediante un procedimiento quirúrgico, llevado a cabo por un especialista.

En caso de  haber inflamación e infección, el dermatólogo valorará la administración de antibióticos días antes de la intervención que normalmente suele ser ambulatoria, por no comportar grandes riesgos. Al igual que en el primer caso el objetivo es drenar.  

Productos para quitar las bolitas de grasa

Si comienzas con un tratamiento, lo principal es que empieces a utilizar protector solar en el rostro especiales para piel grasa La Roche Posay Anthelios ofrece protección 50 para piel grasa, lo que además de cuidar tu piel, evitará que el sol juegue en contra ante tratamientos abrasivos. Puedes adquirirlo aquí con envío gratis.

El tratamiento como tal debe ser recetado por un dermatólogo dependiendo de la gravedad del problema, pero existen jábones base para limpiar tu piel dos veces al día antes y despúes de aplicar el tratamiento indicado:

Y para soluciones de emergencia y tratamiento de efecto localizado, es decir, para quitarnos ese barrito lo antes posible, contamos con los siguientes productos:

A su vez, existen tratamientos reconstructivos que sirven para eliminar las cicatrices y regenerar la piel:

Aunque los tratamientos dermatológicos son los más efectivos a corto plazo, también existen remedios caseros que ameritan mayor constancia y dedicación para lograr los mismos resultados.

Remedios naturales para eliminar estas bolas de grasa

Así como el aloe vera es un confiable aliado para tratar afecciones cutáneas, la miel también ofrece importantes favores a la piel. Para olvidarnos de estas bolas de grasa, podemos preparar una mezcla con una cucharada de miel y otra de harina de trigo.

La misma será untada sobre y alrededor del quiste sebáceo, que será cubierto con una gasa esterilizada durante dos días. Podemos repetir este proceso cada 7 días por 3 semanas.

El aceite de ricino, igualmente, brinda la oportunidad de mitigar paulatinamente el tamaño de los molestos quistes sebáceos, hasta eliminarlos. Bastará con que frotemos el lipoma delicadamente con este aceite, idóneo para el fortalecimiento folicular, durante cinco minutos.

Finalmente, la cúrcuma en conjunción con el aceite de nim se alza como otra opción para destruir los quistes sebáceos. Son los rasgos antiinflamatorios de este aceite más el potencial del condimento asiático para deshidratar los abscesos, los que logran erradicar gradualmente dichos abultamientos.

En este remedio unimos una cucharada de cúrcuma con tres de aceite de nim. La crema resultante la aplicamos sobre el quiste y lo envolvemos con una gasa desinfectada, durante toda una noche. Este proceso ejecutado cada tres días durante dos semanas, arrojará resultados positivos.

Quistes de milium

Identificadas a primera vista como diminutas bolitas blanquecinas, estas mínimas protuberancias se denominan quistes de milium. Suelen emerger en las mejillas, alrededor de los ojos y con menor frecuencia en la frente y regiones genitales masculinas, en el escroto, específicamente.

Así como los sebáceos, los quistes de milium tampoco generan efectos nocivos a la epidermis. Estos últimos aparecen como producto de una obstrucción espontánea en uno de los folículos pilosebáceos, mejor conocidos como poros, por los cuales brota el vello y la grasa cutánea.  

También otras pueden ser las causas de los quistes de milium, como quemaduras o, de acuerdo con lo indicado en dermatologia-bagazgoitia.com, el hecho de haber recibido, prolongadamente, corticoides. Estas sustancias aunque menguan inflamaciones y suplen funciones hormonales, pueden provocar efectos secundarios en la salud.

En los neonatos es habitual apreciar quistes de milium en sus mejillas y en la cavidad oral, particularmente en el paladar. Pero contrario al entorpecimiento de los folículos pilosos de la piel, en este caso, los quistes responden a la inmadurez o fragilidad de dichos conductos sebáceos en los bebés.

¿Cómo eliminarlos?

Aunque la impaciencia nos gane y deseemos desembarazarnos de esos casi imperceptibles quistes es aconsejable esperar a que su grado de maduración consiga su punto máximo, y de este modo puedan explotar y desaparecer por sí solos.

Si aguardamos a que los quistes de milium estén listos para drenar su contenido, bastará con ejercer presión en su entorno para que se vacíen, lo cual evitará la formación de cicatrices, abscesos u otras lesiones dérmicas.

Y cuando las condiciones o necesidades de quien posee este tipo de quistes ameritan otro tipo de mecanismo para su eliminación, los expertos podrán recurrir a rayos láser o electrobisturí. El empleo de esta tecnología no dejará huellas, una vez caída la costra dejada donde habitaba el quiste en cuestión.   

El atasco de los poros puede deberse al exceso de secreción sebácea, por tanto, las pieles grasas constituyen terrenos propicios para la aparición de quistes de milium. Por consiguiente, si bien es preciso manejar modos de quitarlos, prevenirlos no deja de ser preponderante.

Lavar constantemente el rostro, haciendo hincapié en el contorno de los ojos y la frente, además de prescindir de cosméticos que tiendan a cerrar los poros, como los productos oclusivos, permitirá que los quistes de milium no encuentren lugar para emerger. 

Remedios caseros

Del mismo modo que funciona para los quistes sebáceos, los baños de vapor son recomendados para tratar los quistes de milium. El calor húmedo además de optimizar la circulación sanguínea del rostro, abre los poros, lo que a su vez acelera la expulsión de la sustancia albergada en los quistes.

Advierten los recetarios domésticos que los remedios caseros que involucren vaporizaciones ameritan precaución, pues los cambios bruscos de temperatura pueden traer consigo dificultades como parálisis facial. Por tanto, no es aconsejable entrar en contacto inmediato con el aire frío si hemos optado por este remedio.

La piel de la granada, reconocida por sus características antisépticas y desinflamatorias, combinada con miel, también es de provecho para eliminar los quistes de milium. Precisaremos que las tres cáscaras de la fruta estén secas antes de ser trituradas para mezclarlas con una cucharada de miel.

Aplicaremos la pasta obtenida  en el rostro, procurando embadurnar el contorno de los ojos pero con sumo cuidado. Transcurridos 15 minutos retiraremos con abundante agua tibia esta especie de mascarilla y repetimos el remedio una vez por semana durante un mes.

También el vinagre de manzana, cotizado por sus ácidos, puede acabar con estos pequeños quistes. En media taza de agua diluimos una cucharada de vinagre y sumergimos un copo de algodón que pasaremos muy brevemente, no más de 5 segundos, por las regiones castigadas por los quistes de milium. Seguidamente, lavamos la cara con agua.

Presentar quistes sebáceos puede ocasionarnos angustia emocional, especialmente, si esas  bolitas aparecen en el rostro, como ocurre con los quistes de milium. Afortunadamente, en estos escenarios en los que dichos nudos grasos no comprometen la salud, podemos disipar estados emocionales negativos.

Aunque deberías consultar a un dermatólogo antes de iniciar cualquier tratamiento, un primer paso radica en mantener la piel limpia y humectada. Esas desagradables bolas grasa en la cara se esfumarían si no hallaran un espacio favorable, como la piel grasa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s