vph, virus papiloma humano

VPH: Guía del Virus del Papiloma Humano

El Virus del Papiloma Humano es una ETS muy fácil de contagiar, y eso se debe a que el portador puede no desarrollar síntomas que le indiquen que tiene un virus.

Conocer todo lo referente al VPH es crucial si estás sexualmente activo, y puede que esta guía te brinde información bastante útil respecto a esta enfermedad

¿Qué es el VPH o Virus del Papiloma Humano?

Según Planned Parenthood, el VPH, o Virus del Papiloma Humano, es la denominación que reciben un grupo de virus muy relacionados entre sí. Se calcula que existen más de 200 tipos, de los cuales 40 afectarían los genitales. El VPH es una Enfermedad de Transmisión Sexual, y es incurable.

Se puede clasificar en dos categorías: VPH de bajo riesgo, que no atentan contra salud en tanto solo se manifiestan en verrugas genitales, y VPH de alto riesgo, que son los tipos de la enfermedad que pudieran desembocar en ciertos tipos de cáncer.

¿Cómo se transmite?

El VPH se contagia mediante relaciones sexuales vaginales, anales u orales con personas que tengan el virus. Las relaciones vaginales y anales suelen transmitir el virus con mayor frecuencia que las orales. Puede transmitirse incluso cuando el infectado no tiene síntomas.

Toda persona sexualmente activa está en riesgo de contraer VPH, incluso si solo tiene una pareja sexual. Es posible que manifieste los síntomas años después de haber tenido sexo con el portador original, lo que dificulta precisar cuándo se contagió.

Síntomas del VPH

No es muy frecuente que el Virus del Papiloma Humano desarrolle síntomas, un aspecto que lo hace muy peligroso porque su portador puede contagiar la enfermedad sin siquiera saberlo. Lamentablemente, muchos portadores se enteran al manifestar enfermedades.

Una de las consecuencias más graves del VPH es desarrollar ciertos tipos de cáncer íntimamente relacionados con el tipo de VPH que el paciente haya contraído. El desarrollo de cáncer solo se puede evitar a partir de chequeos regulares que detecten las anormalidades.

Verrugas genitales

Las verrugas genitales son causadas por el VPH, y muchas veces avisan al paciente de que es portador del virus. Generalmente, las verrugas no son un problema de salud más allá de la incomodad y molestia que genere en el paciente.

No todas las verrugas asociadas al VPH son genitales, siendo el VPH de tipo 6 y 11 los que más se vinculan con esa manifestación específica. Las verrugas pueden no ser observadas hasta en las 6 semanas o 6 meses siguientes a la infección.

¿Cómo saber si tengo VPH?

No hay pruebas médicas para determinar la existencia de VPH, ni tampoco exámenes que indiquen en qué sector se encuentra el VPH.

Las pruebas para detectar el cáncer de cuello uterino pueden ser usados para confirmar o negar la existencia de VPH en el cuerpo humano, pero solo están recomendados para mujeres de más de 30 años.

Sin embargo, las mujeres pueden enterarse de que tienen VPH si tienen resultados anormales en la prueba de Papanicolau, un examen para detectar el cáncer de cuello uterino.

La mayoría de las personas pueden desconocer que tienen VPH, y eso se debe a que el virus no siempre manifiesta síntomas en su portador. Las verrugas genitales son un signo casi indudable de que alguien tiene el VPH, pero algunas personas se enterarán si desarrollan enfermedades más graves.

¿Qué relación tiene el VPH con el cáncer?

virus, vph
Shutterstock.com

El VPH de alto riesgo puede aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer porque puede transformar las células normales en células anormales que, con el tiempo, se manifiesten en cáncer.

El VPH genera mayores probabilidades de desarrollar cáncer en el cuerpo de una persona con VIH, y esto se debe a que su sistema inmune debilitado genera mayores posibilidades de que la infección vírica alcance niveles de mayor gravedad.

El virus de papiloma humano de alto riesgo incide principalmente sobre las células del cuello uterino, pero también puede causar cáncer de vagina, ano, vulva, pene, boca y garganta. El cáncer tarda muchos años en aparecer, lo que le da tiempo al paciente de detectar las células anormales y de tratarlas.

No se sabe todavía por qué ciertos infectados con VPH desarrollan células precancerosas o cáncer, pero se sabe que tener otra enfermedad que el organismo esté atacando aumenta las probabilidades de sufrir cáncer cervical.

¿Existe la vacuna contra el VPH?

Hay una vacuna contra el VPH que te brinda protección ante ciertos tipos de la enfermedad. Se le conoce como Gardasil 9, y la vacuna te protege, entre otros tipos, del 16 y 18, que son los causantes del 80% de los casos de cáncer cervical.

Las vacunas contra el VPH se suministran en series de inyecciones. Para las personas entre 14 y 15 años, la vacuna se administra en 3 inyecciones separadas; la segunda se aplica dos meses después de la primera, y la tercera 4 meses después de la segunda.

Las personas entre 9 y 14 años solo necesitan dos inyecciones. La segunda debe aplicarse 6 meses después de la primera. Es recomendable que los niños se vacunen entre los 11 y 12 años de manera que estén protegidos antes de convertirse en personas sexualmente activas.

La vacuna del VPH no surte efecto cuando ya estás infectado, y no produce ningún efecto secundario más allá de dolor y enrojecimiento.

Tratamientos

La gran mayoría de infecciones por VPH desaparecen por sí mismas, y si no es así no hay nada de que preocuparse porque, aunque el virus no tenga cura, sí hay tratamientos para los problemas que él puede causar. Dos tratamientos muy comunes para tratar el VPH son crioterapia y LEEP.

El LEEP es un tratamiento para extirpar células precancerosas presentes en el cuello uterino mediante una corriente eléctrica. El especialista emplea un instrumento con asa de alambre para transmitir la electricidad. El sangrado se puede evitar cauterizando los vasos sanguíneos.

Por su parte, la crioterapia consiste en la aplicación de una sustancia química muy fría para congelar y remover toda malformación. El lugar de las células anormales es ocupado posteriormente por células nuevas y sanas.

Los chequeos regulares son imprescindibles para detectar con la mayor prontitud posible toda anormalidad y poder tratarla para que no desemboque en algo peor. Ante cualquier duda, acude periódicamente a centro especializados para atender tu salud de manera adecuada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s