VIH

VIH: Guía completa de prevención

El VIH es una condición de salud riesgosa, y contagiosa si no tienes un hábito sexual saludable. Cada año mueren millones de personas por esa enfermedad, y otros millones más son contagiados por ella.

Identificar y conocer el VIH a profundidad es necesario en estos tiempos, y la siguiente guía está orientada a suministrarte información crucial sobre esta condición para que estés preparado y evitar cualquier tipo de prejuicio.

¿Qué es el VIH?

Planned Parenthood indica que el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un virus que destruye algunas células del sistema inmune, la defensa del cuerpo contra agentes patógenos. Este ataque al sistema inmunitario te deja más vulnerable a enfermedades y su empeoramiento.

No hay cura para el VIH, una vez contraído se queda en tu cuerpo para siempre. Hay medicamentos que te ayudarán a permanecer saludable y que también reducirán las probabilidades de que contagies a otras personas.

En sí el VIH es el agente que causa el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), por lo que no son lo mismo. Una persona con VIH puede no tener SIDA si no lo desarrolla durante su vida. En otras palabras, el VIH es el contenedor, mientras que el SIDA es su contenido.

¿Cómo se contagia?

El VIH se contagia mediante secreciones vaginales, sangre, leche materna y semen. El virus accede al cuerpo humano mediante cortes y heridas superficiales, y a través de membranas mucosas como las presentes en el interior de la vagina, el recto y en la abertura del pene.

El contagio puede ocurrir por sexo vaginal o anal, compartir agujas y jeringas infectadas, perforaciones corporales, ser punzado por una aguja con sangre infectada, tatuajes, tener heridas o ampollas abiertas que entren en contacto con el virus, y otras maneras.

Un bebé puede contagiarse mientras está en el útero de su madre, en el parto y durante la lactancia. Sin embargo, las embarazadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana pueden tomar medicamentos para reducir las probabilidades de pasar la enfermedad al bebé.

La saliva no es un medio para el VIH, por lo que no puedes contagiarte ni contagiar mediante un beso, compartir alimentos o compartir cubiertos. Tampoco se contagia por contacto físico a menos que sea en las circunstancias detalladas anteriormente.

¿Cómo saber si tengo VIH?

La única forma de estar seguro de tener VIH es a partir de una prueba porque los síntomas pudieran originarse fácilmente en otra patología.

Algunas personas pueden tener signos similares a los de la influenza dos o cuatro semanas después de la infección, pero otras pudieran no sentir nada en esta primera etapa del VIH. En este tiempo, es posible que la infección del VIH no pueda ser detectada, pero igual es contagiosa.

¿Cómo se realiza una prueba?

La prueba para detectar el VIH se realiza en laboratorios, pero también puedes realizarla en la comodidad de tu casa.

Si se realiza en un laboratorio, un especialista tomará una muestra de sangre a partir de la vena de un brazo mediante una aguja pequeña. La sangre será colocada en un tubo de ensayo para su posterior análisis. Es posible que sientas una leve molestia en el brazo, pero nada más.

La prueba de detección en la casa viene con un kit para extraer una muestra de saliva de tu boca o una gota de sangre de la yema de un dedo.

¿Cómo podemos prevenir contagiarnos de VIH?

VIH  virus
Shutterstock.com

Tu pareja debe ser sexualmente responsable si tiene VIH, lo que se traduce en usar protección en cada encuentro sexual o tener encuentros donde no haya penetración.

Por otro lado, evitar la promiscuidad es una medida inteligente porque reducirá el riesgo de tener relaciones sexuales con personas infectadas. En este sentido, los encuentros orgiásticos deben ser evitados si no conoces la condición de todos los participantes.

Usar jeringas o agujas nuevas te protegerá más contra el VIH, así como evitar ser tatuado o perforado con instrumentos infectados. Antes de someterte a cualquier procedimiento, debes recibir garantías de que dichos instrumentos son estériles y completamente seguros.

Claves para prevenir el virus

No hay manera de prevenir el contagio del VIH si no conoces los medios por los que se contagia, ni tampoco las formas en que puedes evitar contraerlo. En este sentido, la información es la clave principal para no sucumbir ante el VIH.

Asistir a espacios de concientización sobre el VIH es muy útil para enterarse de los últimos desarrollos en torno a la enfermedad, así como para refrescar tu conocimiento respecto a sus vías de contacto y métodos de prevención que tienes a tu alcance.

¿Existe una vacuna contra el VIH?

No hay vacuna para tratar a las personas con VIH, ni tampoco vacuna que brinde inmunidad a quienes no han contraído la enfermedad.

Los microbicidas tampoco son eficaces para prevenir la enfermedad, al menos no hasta que la ciencia lo confirme.

¿Qué relación tiene el cáncer con el VIH?

Las personas con VIH tienen un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer que las personas no contagiadas, y eso se debe a que el debilitamiento de las defensas las hace más propensas a sufrir infecciones virales que deriven en cáncer.

Por ejemplo, el Virus del Papiloma Humano tiene mayores posibilidades para desarrollarse con un sistema inmune debilitado. El VPH puede generar algunos cánceres de alto riesgo, como el cáncer de cuello uterino y el cáncer de ano.

Los tipos de cáncer cuyo riesgo aumenta a partir del VIH se conocen como “cánceres que son definidos por el VIH”, o “malignidades influenciadas por el VIH”. Entre estas variantes tenemos el cáncer de cuello uterino, el sarcoma de Kaposi, y el linfoma no Hodgkin de células B.

Las personas con VIH también tienen mayores probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de ano, hígado, pulmón, faringe, y linfoma de Hodgkin. El diagnóstico de cualquiera de estos tipos de cáncer implica también el diagnóstico del SIDA.

Además de tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer, las personas con VIH cuentan también con una mayor mortalidad a raíz del cáncer.

Recibir tratamiento para el VIH es la única forma de convivir con la enfermedad, que será un momento decisivo en tu vida independientemente de cómo la afrontes. Con la información que te hemos brindado, esperamos que tengas una postura mejor informada de la enfermedad, y no dudes en acudir a un médico especialista si sospechas que sufres de esta enfermedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s